Los antioxidantes son sustancias que protegen las células contra los efectos de los radicales libres, los cuales son producidos cuando el cuerpo degrada los alimentos o está expuesto a la radiación o al tabaco, por lo que fungen como factores indispensables para prevenir enfermedades cardíacas y cáncer, entre otros.

La vitamina A, C y E, el selenio, el licopeno, la luteína y el beta caroteno son algunas de las sustancias que cuentan con antioxidantes. Se encuentran en frutas, vegetales, granos, algunas carnes, aves y pescados e inclusive, en especias: 

Orégano. Es una fuente rica en polifenoles, los cuales neutralizan los radicales libres conformados por la constante exposición al Sol y a agentes microbiológicos. De ese modo, el orégano optimiza el funcionamiento del sistema inmune, reduciendo la inflamación celular, creando un balance entre los buenos y malos microbios que viven en los tractos intestinales.

Romero. Además de ser un ingrediente esencial para los platillos espectaculares, esta especia ayuda a neutralizar los radicales libres generados por agentes ambientales, tales como la contaminación. Pruébalo en vegetales y carnes marinadas, o rocíalo en el pescado recién asado. Úsalo como saborizante para tu limonada o tu té.

Tomillo. Es una especie muy popular del Mediterráneo. Es extremadamente versátil, por lo que tiene diferentes fines, como el cuidado de las heridas y de la piel. Ideal para usarse en la salsa de las ensaladas, sopas, estofados, platillos con base en el huevo, pasta, salsas o pan de ajo.

Cúrcuma. Esta especia se asocia con la cocina india, usándose en vegetales, carne, pescado, huevos o lentejas.

Salvia. Agrega esta especia a platillos con papas dulces, papas blancas, vegetales de invierno y rutabagas.