PUBLICIDAD

MEDIO AMBIENTE

El mayor bosque artificial está en China

Preservar las fuentes de oxígeno se ha convertido en un verdadero problema para la humanidad a medida que el calentamiento global avanza sin cesar. El fitoplancton y los bosques son los mayores secuestradores de dióxido de carbono de la atmósfera, que luego nos devuelven en forma de oxígeno, lamentablemente se enfrentan a la tala y la extracción de recursos naturales. Pero en medio de la destrucción, también existen grandes campañas para restaurar el planeta que nos devuelven la esperanza y el bosque artificial de Saihanba en China, es uno de ellos.

Un desierto creado por el hombre

El gigante asiático afronta serios problemas de contaminación del aire por la sobrepoblación y además de que en algún momento de su historia, la explotación de los recursos naturales sobrepasó lo adecuado.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Pero desde hace ya algunas décadas, ha estado implementando un programa de desarrollo ecológico que apuesta por la reforestación de las regiones más afectadas y justamente, Saihanba es uno de los proyectos más ambiciosos que forman parte del programa.

En la región más septentrional de la provincia de Hebei, existe un terreno de más de 92 mil hectáreas que hasta hace unas décadas era un desierto desolado y no precisamente natural. La constante sobreexplotación de la región y las guerras que se libraron sobre él, ocasionaron que pasara de un bosque abundante lleno de biodiversidad, a un llano inhóspito.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Al desaparecer la barrera forestal de los árboles, todo se fue deteriorando cada vez más. Las tormentas de arena se hicieron más frecuentes y la tierra se fue deteriorando hasta quedar infértil. El bosque terminó reducido a cenizas convertidas en un desierto provocado por el hombre.

El resurgimiento del bosque de Saihanba

Desde 1962 se estableció la creación de la Granja Forestal Mecánica Saihanb que encomendó a 369 silvicultores la reforestación del terreno desértico. La tarea no resultó sencilla y de hecho, muchos árboles perecieron en el intento de emerger de nuevo el otora bosque frondoso.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Pero con grandes esfuerzos y tres generaciones más tarde, el bosque finalmente ha logrado prosperar. Pasó de ser un desierto infértil al bosque artificial más grande del mundo, uno de los pulmones importantes de generación de oxígeno para la región asiática.

Se calcula que el bosque Saihanba pasó de tener una cobertura forestal del 11.4% a un frondoso 80%. Un complejo natural que es capaz de purificar un total de 137 millones de metros cúbicos de agua que abastece a las grandes ciudades circundantes. Pero eso no es todo, Saihanba secuestra anualmente 860 mil 300 toneladas de dióxido de carbono y libera 598 mil 400 toneladas de oxígeno.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Es de esperarse que tal prosperidad de vida vegetal de como resultado una gran gama de especies en ella y así ha sido, se calcula de acoge a al menos 300 especies de vertebrados terrestres y peces, además de insectos y una gran biodiversidad de hongos, plantas y árboles. Sin duda, el ecosistema ha resurgido más fuerte que nunca y ahora es el bosque artificial más grande del mundo.

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD