Medio ambiente
Sci-innovación
Cosmos
Natura
Beneficios D
Orbe cultural
Ecotech
Noticias
Hazlo fácil

MEDIO AMBIENTE

El Cráter de Chicxulub, el reinicio masivo del planeta

Por: Ecoo sfera1 de febrero de 2022

A mediados de la década de los 80, un grupo de arqueólogos notaron un formación extraña en la península de Yucatán. La forma circular casi perfecta que se percibía en las imágenes satelitales dejó impresionados a los investigadores que desconocían la procedencia de tal fenómeno. Y es que no se trataba de cualquier forma circular, sino una que tenía al menos 180 kilómetros de diámetro. Entonces lo supieron, se trataba de las reminiscencias dejadas por el impacto de un meteorito. El mismo que provocaría la extinción de los dinosaurios y que ahora conocemos como el cráter de Chicxulub.

Las piezas del rompecabezas

Antes de esta hallazgo se sabía de la desaparición de los dinosaurios pero las explicaciones sobre las causas no estaban claras. La idea de un asteroide gigante ya había cruzado por las mentes de Luis y Walter Álvarez. Físico y geólogo respectivamente y también padre e hijo. Sin embargo, a principios de los años 80 la idea sonó completamente descabellada para la comunidad científica, que desechó de inmediato esta posibilidad.

No fue hasta el Simposio Latinoamericano de Sensoramiento Remoto celebrado en Acapulco, México en 1988 cuando las piezas del rompecabezas finalmente se unieron para dar una explicación a la extinción masiva. En la conferencia se mostraron las imágenes satelitales de una gran circunferencia cercana a Mérida y las ciudades portuarias de Sisal y Progreso en Yucatán. Los ponentes no sabía de qué se trataba pero en el público se encontraba una joven geóloga de la NASA que colocó la última pieza del rompecabezas que poco a poco fueron armando distintos estudiosos de forma independiente y sin saberlo.

Adriana Ocampo posibilitó que los estudios anteriores cobraran sentido. Tales como las observaciones de Glen Penfield y Alan Hildebrand que sobrevolaron la zona en la década de los 70 y reportaron una formación geológica desconocida en la zona. Sin embargo, no se pudo comprobar que se trataba de un cráter de impacto hasta que Ocampo al observar las imágenes satelitales, de inmediato supo que estaba ante un gran descubrimiento.

De la extinción al resurgimiento

Gracias a Ocampo hoy en día sabemos del impacto de un asteroide de 12 km de diámetro, que atravesó la atmósfera terrestre hace al menos 65 millones de años. El impacto fue tal que acabó con los dinosaurios y provocó la última extinción masiva hace 66 millones de años. Aunque todavía se desconocen las causas del porqué la mayoría de mamíferos, tortugas, cocodrilos, salamandras y ranas sobrevivieron a tal desastre.

El cráter de Chicxulub como se le ha nombrado en honor a la región homónima que lo acoge, es un fenómeno único en el mundo. La mayoría de él yace debajo de las aguas del Caribe y ha posibilitado la formación de roca porosa en el subsuelo de toda la península. Es por esto que ahí se pueden encontrar los ríos fantasmas llamados cenotes. Que son formaciones de agua dulce que corren por debajo de la tierra y emergen en forma de pequeños lagos de agua cristalina únicos en el mundo.

Imagen: Cenote en Yucatán

El cráter Chicxulub es un recordatorio del poderío del cosmos y cómo la naturaleza utiliza el caos para resurgir de entre las cenizas. El impacto del asteroide representó el reinicio del planeta y gracias a esto, hoy en día el lugar está lleno de riqueza.


Recomendados: Enlaces promovidos por MGID: