galaxia medusa

Una galaxia medusa emergió del cosmos con todo y tentáculos

Una galaxia medusa fue vista por el Telescopio Espacial Hubble, emergió de entre los intrincados filamentos de polvo y gas cósmicos en un cúmulo distante.

La NASA comparte la imagen del día del Hubble que representa a una galaxia medusa navegando a 800 millones de años luz de distancia de nuestro Sistema Solar. El hallazgo ayudará a los astrónomos a comprender cómo es que las estrellas se forman en condiciones tan extremas en el espacio profundo.

El Universo profundo es un cúmulo de diversidades cósmicas que se aglomeran en formas inimaginables, gracias a los telescopios espaciales tenemos la posibilidad de admirar las formas etéreas tan inmensas que la estructura mental simplemente no alcanza para comprenderlas objetivamente. Pero sí que podemos echar un vistazo a sus intrincadas formaciones y reavivar la conexión con la inmensidad del todo.

Pinceladas de gas que forman tentáculos

El telescopio espacial Hubble todo el tiempo está vigilando el espacio más allá de los límites del Sistema Solar y de vez en vez, nos regala descubrimientos simplemente sublimes. La última fotografía tomada por el observador astronómico revela una medusa galáctica que emerge de los intrincados filamentos de gas desprendidos de una galaxia distante.

galaxia medusa
Crédito: ESA/Hubble & NASA, M. Gullieuszik and the GASP team

Nombrada como galaxia medusa o JW100 por la NASA, está a una distancia impresionante de 800 millones de años luz de distancia, en la constelación de Pegaso. La agencia espacial de los Estados Unidos compartió la imagen y explicó que las corrientes de gas presentes en el objeto, son partículas de formación de estrellas que gotean del disco galáctico como rayas de pintura fresca.

Este proceso es conocido como ‘desprendimiento de presión ariete’ y se produce cuando las galaxias se encuentran con el gas difuso que impregna los cúmulos, luego a medida que las galaxias se abren paso a través de las millones de partículas de gas, este actúa como viento en contra, eliminando el gas y el polvo inherente a la galaxia, creando las serpentinas pinceladas de colores.

Los filamentos de gas de JW100 parecen tentáculos colgantes y esta es la razón por la que los astrónomos se refieren a ella como una galaxia ‘medusa’. Los demás parches elípticos brillantes que puede apreciar en el fondo de la imagen son otras galaxias que viven en el cúmulo que alberga a la medusa.

La galaxia medusa podría ayudar a entender la formación de estrellas

En la parte superior de la fotografía también puede observar dos manchas brillantes rodeadas por un área notablemente más difusa de luz. Este es el núcleo de IC 5338, la galaxia más brillante de todo el cúmulo, es del tipo elíptica con un halo extendido y es muy probable que con el paso de los millones de años, se vuelva mucho más grande al consumir galaxias más pequeñas y con esto, formar múltiples núcleos más.

galaxia medusa
Crédito: ESA/Hubble & NASA, M. Gullieuszik and the GASP team

La imagen de la galaxia medusa fue tomada gracias a la gran capacidad de la Wide Field Camera 3 del Hubble. Los datos recopilados por el telescopio, forman parte de una secuencia de observaciones diseñadas para explorar la formación de estrellas en los zarcillos de las galaxias medusas. Estos zarcillos representan la formación de estrellas en condiciones sumamente extremas y podrían ayudar a la ciencia a entender mejor el proceso de formación de las gigantes gaseosas en otras partes del Universo profundo.

Total
0
Share