PUBLICIDAD

MEDIO AMBIENTE

El otoño duro menos y llegó tarde por el calentamiento global

Los matices pintorescos que nos ofrecen las estaciones del año se potencializan cuando el otoño hace su entrada triunfante. La naturaleza se tiñe de colores rojizos y los árboles se preparan para enfrentar las heladas de invierno. Es una estación crucial que, aunque marca un deceso en la actividad de los bosques, en realidad está gestando un ciclo de aprovechamiento de nutrientes y crecimiento que se verá reflejado en primavera. Por esta razón es que es sumamente importante para la salud de los bosques. Sin embargo, este año el otoño llegó tarde al hemisferio norte y el calentamiento global parece ser el culpable.

El otoño se está acortando 

El mes de octubre anterior fue según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos, el cuarto octubre más cálido en los últimos 142 años. Un récord que se veía venir luego de los eventos climáticos que se suscitaron alrededor del mundo durante el verano de 2021. El calor se extendió hasta el otoño, ocasionando que los colores característicos de este se retrasaran. Pero la temperatura no es el único factor que incidió en el retraso. Otras consecuencias del cambio climático como las excesivas precipitaciones, sequías, así como la propagación de plagas de insectos, están modificando los paisajes naturales.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El clima del mundo está experimentando cambios relevantes, el calentamiento global ha comenzado a acortar el otoño. Y desde luego que perderse del espectáculo natural de ver caer las hojas de color rojizo y naranja no es la preocupación en cuestión, sino el impacto que tiene en la salud de los bosques. El acortamiento del otoño está interrumpiendo los ciclos anuales de crecimiento y descanso arbóreos.

¿Por qué el otoño es importante para los árboles?

Al igual que los humanos, los árboles son seres de ritmos. La fotosíntesis, por ejemplo, está marcada por el día y la noche, ese constante bucle de luz y oscuridad que presenta variaciones a largo del año. Pero hablando de lapsos más prolongados, durante las estaciones también se presentan patrones de comportamiento en los árboles, donde echan mano de su medio para extraer el mayor beneficio posible.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Durante la primavera y el verano generan una sustancia conocida como clorofila, que es la responsable de dotarlos de su color verde intenso. Esta se encarga de capturar la luz solar para proporcionar de alimento a todo el árbol. Sin embargo, a medida que las noches se hacen más largas en otoño, se detiene la producción de clorofila y el árbol comienza a extraer todos los nutrientes que le restan en sus hojas. Hacen esto tal como un humano iría al supermercado para comprar provisiones para enfrentar el invierno.

Luego mudan de hojas cuando han extraído todos los nutrientes y descansan para volver a florecer en primavera. Pero el cambio climático está perturbando este ciclo, haciendo que el otoño se acorte, lo que está afectando gravemente. La llegada de los colores rojizos a los bosques se está retrasando y a su vez, está acortando el tiempo en que se realiza la muda de hojas. Es decir, no da tiempo a los árboles para recolectar todas las reservas que necesitan para volver a crecer más adelante.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Es un fenómeno que los expertos han detectado en los últimos años. Así que hace falta más investigación para determinar el impacto real en la salud de los bosques. Aunque los investigadores auguran que podría tratarse de un cambio ascendente, que irá acortando más los periodos de otoño cada vez. El calentamiento global ha venido modificando la dinámica terrestre, aunque todavía no seamos capaces de comprender las consecuencias, estas ya son inminentes.

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD