PUBLICIDAD

MEDIO AMBIENTE

La lujosa cosecha de plumas de eider en Islandia

Cada verano cerca de 400 agricultores islandeses se dan cita en la isla remota de la Bahía de Breidafjordur para hacer una de las cosechas más lujosas y peculiares de todo el mundo, recogen plumas de eider. Un solo kilogramo de estas plumas se vende en varios miles de euros para fabricar ostentosos edredones.

La palabra ‘edredón nos suena bastante familiar pues se le utiliza comúnmente en los hogares, pero pocos saben de dónde proviene realmente el término. Es precisamente de eider’ donde radica la etimología de ‘edredón’ y esto no es casualidad en ningún sentido; este tipo de cobertores o prendas para la cama, inicialmente estaban rellenas de plumas de eider. Hoy en día ya no es así debido a lo costoso del material proveniente de los patos eider que habitan en las aguas del Ártico, en cambio, aquellos que sí tienen relleno de plumas de eider llegan a costar miles de euros.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Los patos eider del Ártico

Los eider son una especie de aves de la familia de las Anátidas que se identifican como patos. Habitan principalmente en las regiones árticas y subárticas, y son conocidos por su suave plumón que las hembras suelen utilizar para recubrir sus nidos en temporada de anidación. Su plumaje suele ser muy fino, a diferencia de otras especies de aves, el plumón de eder es casi como un filamento de algodón, sin una estructura central rígida. Además es un excelente aislante del frío por lo que mantiene a los huevos en la temperatura perfecta pese a que se encuentran en el gélido Ártico.

Son patos muy grandes, ocupan el primer puesto de patos más grandes en Europa y el segundo en Norteamérica. Miden entre 50 y 70 centímetros de largo, con una envergadura de hasta 110 centímetros y los ejemplares más grandes llegan a pesar hasta 3 kilogramos. Se trata de aves asombrosas que presentan un dimorfismo sexual muy marcado, mientras que los machos son blancos con el pecho negro azabache, las hembras son de color pardo oscuro listado.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Pero en el mundo son mayormente conocidos por ser los dadores del suave plumón del que están rellenos los edredones, que se caracteriza por ser un fuerte aislante del frío.

Cosecha de plumas de eider

Cada verano, cuando llega la temporada de anidación de los eider, los agricultores principalmente de Islandia, se dan cita para recolectar plumas de estas aves. Se acercan a las costas donde la especie suele anidar y revisan debajo de las rocas, en la arena o en las hierbas finas para encontrar plumones.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La cosecha de plumas de eider tiene una ventaja enorme por encima de otro tipo de obtención de plumas, y es que en cierto sentido, es una práctica libre de crueldad animal. No se trata de cazar aves para luego despojarlas de sus plumajes, sino de recolectar el plumaje que escapa de los nidos, es decir, las aves no sufren daño alguno. Sin embargo, hay agricultores que se acercan demasiado a los nidos para tomar un porcentaje de ellos y dejar el resto para que cumpla su función de mantener en calor a los huevos.

Se requiere el plumón de 60 nidos para lograr la cosecha de un kilogramo de plumas de eider, y cada edredón a su vez, requiere entre 600 gramos y 1.6 kilogramos de plumón, dependiendo de la calidad de la prenda. Es de esperarse que la cosecha de este recurso natural no supere las 4 toneladas anuales, que es la razón del porqué los edredones son tan costosos.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Según los pobladores, la tradición de cosecha de plumón surgió desde el siglo IX con la llegada de los vikingos a la isla. Actualmente los eider están protegidos en Islandia y se prohibe tanto su caza como la utilización de sus huevos desde 1847.

Los edredones de eider son los más caros del mundo, pero según los fabricantes son preferibles ante cualquier otro tipo de pluma, debido a que no hay crueldad animal de por medio. En cierto sentido, son productos amigables con la naturaleza debido a que es la única pluma en el mundo que se cosecha y no se obtiene de la industria alimentaria.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD