PUBLICIDAD

MEDIO AMBIENTE

Árbol de Teneré: el árbol más solitario del mundo

En medio del inhóspito desierto del Sahara en Nigeria, yacía el árbol más aislado del mundo. El pequeño ser arbóreo nombrado como ‘árbol de Teneré’ se elevaba del suelo con su peculiar tronco torcido y su copa, la única fuente de sombra en al menos 250 millas a la redonda. Los viajeros y caravanas que atravesaban el desértico paisaje, lo usaban como punto de referencia. Sin embargo, un mal día un conductor se estampó contra el único obstáculo, matando al árbol.

El desierto del Sahara es el más grande en su tipo y los árboles no son precisamente los seres que más habitan en él. Sin embargo de vez en vez es posible admirar una que otra acacia elevarse del terreno desértico. El árbol más aislado del mundo era una acacia con un tronco torcido y de aspecto enclenque, el único árbol que se erigió en al menos 250 millas a la redonda y que durante 300 años fue el único testimonio de que el desierto fue alguna vez un sitio más verde y fértil.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El árbol de Teneré

Fue tan importante que en 1930 apareció en los mapas oficiales de la campañas militares europeas. El etnólogo francés Henri Lhote lo describió como “una acacia con un tronco degenerativo, enfermo o de aspecto enfermo”, pero que a la vez, poseía bonitas hojas verdes y algunas flores amarillas.

Según las investigaciones en torno al único árbol en esta región del Sahara, mostraron que la acacia había enraizado más allá de los 30 metros de profundidad. Por fuera podría parecer que el árbol de Teneré era enclenque pero la naturaleza no se equivoca y para soportar las crudas condiciones del desierto, por debajo de la tierra el árbol había echado su fuerza por una longitud considerable.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Sin embargo, esto cambió cuando un conductor chocó con el único obstáculo del desierto. El conductor libio que probablemente estaba ebrio, seguía una carretera que trazaba la antigua ruta de la caravana, cuando golpeó de lleno al árbol más aislado del mundo. La pequeña acacia no resistió el golpe y murió, hoy en día ya no es posible mirar su belleza en medio del inhóspito desierto.

Pero la acacia fue tan importante que hoy en día es posible admirar su tronco seco en el Museo Nacional de Níger y se ha creado una escultura de metal en el sitio en el que alguna vez se erigió.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD