Cuidar y observar aves: un arte que puedes empezar ahora

Un ejercicio para reconectar con nuestra empatía y conciencia: cuidar y contemplar pájaros.

Contemplar el plumaje multicolor de las aves y escuchar sus cantos es de lo más acogedor que podemos extraer, con los sentidos, de la realidad cotidiana. Pero las aves no son sólo un accesorio, hecho como por capricho de la naturaleza para adornar sus ecosistemas; en realidad, son seres vitales para el equilibrio del medioambiente.

En su libro How to attract, house and feed birds, Walter Schutz subraya el papel de los pájaros en nuestro planeta, algo que todo amante de los pájaros con conciencia ecologista debe saber.

Sin los pájaros, los ciclos de la agricultura presentarían aún mayores dificultades en lo referente a las plagas, pues los pájaros se alimentan de insectos que, de otra forma, invadirían los cultivos. Y sin ellos, la naturaleza perdería el equilibrio de la cadena alimenticia, que brinda a su vez un control respecto al número de animales que habitan en cada ecosistema.

como-cuidar-observar-pajaros-aves casa-medio-ambiente

Lamentablemente, hoy en día los cielos se están quedando vacíos: la población de aves ha disminuido dramáticamente desde hace algunas décadas, debido a deforestación, la contaminación, la caza y la interrupción de las rutas migratorias.

En el mundo hay ya un total de 1,200 especies de aves amenazadas que necesitan de esfuerzos inmediatos para su conservación, mientras que, desafortunadamente, en la lista de animales en peligro de extinción en México podemos encontrar a la guacamaya verde, al quetzal y a varias especies de colibrí. ¿Qué se puede hacer al respecto?

 

Hacks para observar pájaros con ecoconciencia

como-cuidar-observar-pajaros-aves casa-medio-ambiente

Schutz propone que hagamos del cuidado de los pájaros algo más que un pasatiempo, y lo fusionemos con otras acciones de conciencia ecológica. Entre otras cosas, debemos preocuparnos por el estado de nuestro entorno inmediato: asegurarnos de que haya parques adecuados, saber si las áreas naturales están protegidas y si hay grupos de conservación o clubes con los que podamos trabajar.

En nuestro hogar podemos construir comederos y bebederos para aves, que además de hacer el entorno más amigable para ellas las acercará a nuestro hogar para que podamos empezar a observarlas. Para ello es importante acondicionar bien el jardín o el patio para atraer a los pájaros, lo que en realidad no es tan difícil, pues estos nobles seres no son tan exigentes: bastará con que logres replicar un hábitat placentero para ellos.

como-cuidar-observar-pajaros-aves casa-medio-ambiente

Para observar a los pájaros debemos empezar por conseguir algo de equipo básico (con unos buenos binoculares y una libreta bastará). También puedes descargar algunas útiles apps que te ayudarán a identificar distintos pájaros.

Esto puede ayudar a generar cartografías digitales sobre los pájaros de tu ciudad: qué especies la habitan o si algo está perturbando su equilibrio (por ejemplo, los grandes edificios donde miles de aves se estrellan cada año). Así podrás saber cuáles son sus necesidades y qué acciones se deben tomar al respecto.

Incluso puedes llevarlo un paso más allá y salir a entornos naturales cercanos donde puedas monitorear cómo se encuentran ahí las aves, para activar cambios también en estas zonas. Por todo esto es que Schutz advierte que la observación de pájaros puede convertirse en más que un pasatiempo y volverse una decidida acción ecoconsiente, que ayude a las aves –y a nosotros mismos– a sobrevivir.

Así que no lo pienses mucho y dedica un poco de tu tiempo a esta noble labor, que podría hacer la diferencia entre cielos vacíos o cielos repletos de aves surcándolos.



Mira las preciosas fotos de pájaros que concursan en el Bird Photographer of the Year

Este concurso premia cada año a profesionales y amateurs que logran captar la majestuosidad de estos seres emplumados.

Las 10 mil especies de pájaros que hay en el mundo tienen particularidades únicas, pero la mayoría comparten algo: son de una belleza y un misticismo inenarrables. Desde su equilibrada anatomía hasta la tersa perfección de sus plumas y sus exóticos colores, los pájaros son seres que nos invitan a la contemplación.

Por eso, año con año se lleva a cabo el Bird Photographer of the Year, un concurso centrado en la pasión por las aves, así como en el interés por captar no sólo su belleza, sino sus curiosos comportamientos. Este concurso se divide en ocho categorías, que incluyen, entre otros, Mejor Retrato, Atención al detalle, Comportamiento de Aves y Aves en Vuelo.

Para todas las categorías se escogen diversas fotografías, mismas que tanto profesionales como amateurs pueden subir en los sitios organizadores, Nature Photographers Ltd y The British Trust for Ornithology. 

El ganador de esta edición (2018) será anunciado el 20 de agosto, pero mientras puedes contemplar la belleza cotidiana de las aves en esta selección de algunas de las fotos que participan en el concurso.

fotografias-pajaros-concurso-mejores
Kingfisher diving (España), de Mario Cea Sanchez
fotografias-pajaros-concurso-mejores
Alexandrine parakeet standing on swallows nest (Río Chambal, India), de Georgina Steytler
fotografias-pajaros-concurso-mejores
Red-billed oxpecker on an impala (Kruger National Park, Sudáfrica), de Edmund Aylmer
fotografias-pajaros-concurso-mejores
Whooper swans (Janakkala, Finlandia), de Antti Siponen
fotografias-pajaros-concurso-mejores
Pygmy Cormorant (Hungría), de Bence Mate
fotografias-pajaros-concurso-mejores
Sanderling wading birds stop during migration (Asturias, España), de Mario Suárez Porras
fotografias-pajaros-concurso-mejores
Griffon vulture (Alaska), de Pedro Jarque Krebs
fotografias-pajaros-concurso-mejores
Grey heron (Hungría), de Bence Mate
fotografias-pajaros-concurso-mejores
Snowy owl (Canadá), de Markus Varesvuo
fotografias-pajaros-concurso-mejores
Northern gannet with discarded netting in its beak (Heligoland, Alemania), de Petr Bambousek
fotografias-pajaros-concurso-mejores
Canada Goose (Londres, Inglaterra), de Renato Granieri
fotografias-pajaros-concurso-mejores
White-backed vulture (Zimanga, Sudáfrica), de Clint Ralph
fotografias-pajaros-concurso-mejores
Great Grey Owl (Alberta, Canadá), de John Launstein
fotografias-pajaros-concurso-mejores
Dalmatian pelicans (Lago Kerkini, Grecia), de Johan Siggesson
fotografias-pajaros-concurso-mejores
Water rail (Salamanca, España), de Mario Cea
fotografias-pajaros-concurso-mejores
Stellar’s Sea Eagle (Hokkaido, Japón), de Gladys Klip
mejores fotografias pajaros
Blue Tit On Berries (Helsinki, Finlandia), de Markus Varesvuo



La fascinante anatomía de las plumas de las aves

Una obra maestra de la naturaleza, el plumaje de las aves denota no solo una eufórica estética, también una minuciosa funcionalidad.

Desde tiempo remotos la humanidad ha estado fascinada por el vuelo de las aves. Siempre hemos admirado la manera en que realizan sus desplazamientos, sus trayectorias, e incluso hemos asociado la idea de volar con psicopompos y con idea de la libertad. La mitología griega inmortaliza al “hombre alado” a través de Ícaro, Leonardo Da Vinci en varios artefactos para elevarse del suelo, y al fin, en el siglo XX, la humanidad logró despegar, aunque no con alas como se había previsto.

m01-thumb-523x400

La estructura de las alas y las plumas, sin embargo, no han cesado de encender apasionadas discusiones entre los evolucionistas. La discusión se ha centrado especialmente en si la evolución de las aves sucedió en dos secuencias distintas: a) reptil-ave o b) reptil-mamífero, lo cual sigue inconcluso hasta el momento., pero estos son los estudios más exquisitos al respecto:

Charles Darwin dedicó casi cuatro capítulos a descifrar la importancia de las plumas, tanto para descifrar la anatomía de las aves como para comprender su atractivo. El biólogo norteamericano Thor Hanson, en su bellísimo libro Plumas: La Evolución de un Milagro Natural señala que las plumas son estructuras que definen a las aves como tales desde el momento en el que se separaron de los dinosaurios.

Destin, de Smarter Every Day explica el complejo diseño de las plumas al punto que el evolucionismo no acaba de comprenderlo del todo. Nos muestra cómo las plumas se juntan cuando las alas se dirigen hacia abajo al planear, evitando que el aire pase entre ellas. A ese fenómeno se le conoce como fuerza de sustentación, que es producida por la corriente de aire que acaricia las alas. La fuerza o presión del aire es ligeramente mayor en la parte inferior del ala que en la superior.

La intrincada estructura de las plumas es casi mágica, al tener una perfección inusual para el vuelo: son ligeras, fuertes y aerodinámicas. Las aves se elevan incrementando el aire sobre sus alas y pueden permanecer suspendidas en corrientes de aire suficientemente fuertes, maravillando a todos por igual, sin llegar a dilucidar exactamente su funcionamiento.

Feathers_blog_1