6 leyendas indígenas de alrededor del mundo con invaluables lecciones para todos

Quizá haya pocos tesoros más valiosos que la sabiduría que corona estas leyendas.

El mundo alberga a miles de comunidades indígenas. Ellos son los habitantes originarios de los territorios, y guardianes de una portentosa sabiduría ancestral que han transmitido a través de lo que ahora conocemos como leyendas indígenas.

Las leyendas indígenas son canales por los que transita la memoria: se trata de breves narrativas que preservan los tesoros de las diversas culturas, y que reflejan los conocimientos ancestrales que siglos de historia tardaron en crear (y se han negado a desaparecer, pese a las brutales guerras colonialistas y neocolonialistas).

Muchas de estas leyendas indígenas eran transmitidas oralmente. Ahora, gracias al trabajo de recopilación de cientos de personas a lo largo del tiempo, podemos acceder a ellas digitalmente, y descubrir que muchas de sus lecciones siguen siendo igual o más vigentes que antes.

 

Leyendas indígenas del mundo

Aquí te presentamos una recopilación de leyendas indígenas de Centroamérica (náhuatl y maya), Sudamérica (aymara, mapuche, guaraní) y Europa septentrional (inuit), con breves reseñas sobre el significado que de ellas podemos recoger y atesorar.

 

El niño horticultor (náhuatl, México)

Una leyenda sobre la importancia del campo y cómo debemos valorar a quienes lo cultivan hasta el punto de lo sagrado.

leyendas-indigenas-recopilacion-lecciones

Se cuenta que esta era una señora que tuvo un hijo. Cuando nació lloraba mucho, ni siquiera quería mamar, sólo estaba llorando. Su mamá empezó a registrarlo buscando qué podía dolerle y no encontró nada. Entonces ordenó su mamá que se le preparase un atole blanco. En seguida se lo hicieron como había ordenado. Mientras preparaban lo que había de tomar el niño para contentarlo, pues lloraba mucho, la señora madre estaba inquieta. Tan pronto como se coció el atole blanco, en seguida corrió la criada a llevárselo para que lo tomase el niño. Empezaron con mimos para que lo tomase y no quiso; pensaron que   quería que se lo endulzaran. “Que se le endulce” [ordenaron], y se lo endulzaron. Mas tampoco quiso tomarlo. Dijo la criada:
—Iré a hacerle atole de elote.
Se lo preparó y tampoco quiso tomarlo. Y como cada vez lloraba más, temió [la madre] que pudiese morir el niño, [y] ordenó a la criada:
—Anda a llamar a la curandera, que venga a ver al niño que llora tanto y no quiere comer. Salió la mujer en busca de la curandera para que fuese a ver o a curar al niño, que quién sabe qué es lo que tiene que llora tanto. Llegó la mujer a casa de la curandera, saludó, entró y dijo:
—Ya me cansé. Habitamos muy lejos de aquí.
—¿En dónde habita usted?  
—Vivo en casa de una señora que se llama Doña Lagartija y me ordenó que viniese a suplicarle a usted que vaya a curar a su hijo que está enfermo. Si ha de ir usted, que sea desde luego. Espéreme usted. Iremos juntas. Nada más arreglo lo necesario. Puso en su cesto todas las hierbas medicinales y salieron y se fueron. Llegaron a la casa de la señora Lagartija y en cuanto la curandera vio cómo estaba el niño enfermo, preguntóles:  
—¿Qué le dan a tomar?
—No quiere tomar nada; sólo está llorando. Le palpó la boca del estómago; lo tenía muy enjuto, y entonces dijo:
—Traigan un poquito de pulque. [Y en cuanto] empezó a dárselo, se puso contento [el niño]. Antes había visto que tenía pintado sobre su estómago, con sangre, un maguey [y] dijo:
—Mire usted, señora, este maguey que aparece pintado en su estómago quiere decir que deberá criarse con pulque. Mientras crece denle a tomar lo que les he dicho; cuando llegue [a la edad de] 7 años, ya le cambiaremos de alimento. Entretanto vamos a curarlo. Empezó a curarlo. Chupó la sangre sobre el estómago, lo sahumó con hipérico, palma, incienso y otras muchas hierbas medicinales; le untó sobre el estómago sangre de gallo, que con esto se borraría el maguey que tenía pintado el niño; lo sahumó [luego] y así ya no [volvería] a llorar. Desde que lo curó no volvió a llorar, siempre estaba tranquilo; una vez que le daban pulque ya no había que darle otra vez, se dormía y hasta otro día dábanle de beber. [Cuando] cumplió 7 años, de nuevo fue a verlo aquella curandera y tornó a sahumarlo con cedro, incienso e incienso blanco. Cuando terminó, dejó pasar un rato y luego registró [su cuerpo] otra vez, y sobre su espalda encontró pintadas muchas frutitas, y le dijo a su mamá:
—Mire usted, señora, lo que aparece aquí; son muchas frutitas que indican que deberá mantenerse con fruta, y aquí, en la mano derecha, tiene una mazorca, y en la mano izquierda, vea usted, tiene una guía de calabaza con una calabacita, lo que quiere decir que será trabajador cuando sea grande. Ahora denle por alimento fruta únicamente; vayan a cortar de la mejor en la barranca, donde pasan los aires; de ésa es de la que debe comer. Y así fue como los 9 días le lavó la espalda con aquella agua perfumada que habían bendecido los aires. En cuanto lavó a la criatura o, más bien dicho, la bañó la curandera, en seguida se borraron las frutitas que tenía pintadas en la espalda, todo desapareció, y [desde entonces] le llamaban “el niño horticultor”. No había ni un solo campo de labranza, ni un solo solar que no tuviese árboles frutales, y se dice que fue él quien los sembró dondequiera, que sin él no habría ningún árbol frutal. Hombre bendito de los aires, por dondequiera que pasaba todos le hacían reverencia.

 

El lobo Astur (inuit, Groenlandia)

Una sencilla lección de resiliencia y respeto desde las frías estepas de Groenlandia.

leyendas-indigenas-recopilacion-lecciones
Jensine Eckwall

En el principio de los tiempos, Kaila era el dios del cielo por encima de los inmensos bosques y llanuras heladas. Creó al Hombre y a la Mujer. Completamente solos y libres, el hombre y la mujer observaron el mundo a su alrededor. La mujer le pidió a Kaila que poblara la tierra. Kaila le dijo a la Mujer que hiciese un agujero en el hielo, y que sacase del agujero a todos los animales, el último de los cuales fue el caribú (alce).

“El caribú será tu mejor regalo. El te alimentará a ti y tu familia, gracias a sus pieles confeccionaréis ropa y tiendas para abrigaros”, le dijo Kaila a la Mujer.

La Mujer ordenó al caribú que se multiplicara, y habitase los inmensos bosques y llanuras heladas. Así fue. Los caribús se multiplicaron y los Hijos de la Mujer también. Los Hijos de la Mujer cazaban siempre los caribús fuertes y gordos, no deseaban los caribús débiles, porque éstos no tenían buena carne ni tampoco sus pieles eran buenas. Así fueron desapareciendo los caribús fuertes y sanos, aumentando el número de caribús débiles y enfermos. Viendo que sus hijos empezaban a pasar hambre, la Mujer se puso a llorar. Kaila desde el cielo vio sus lágrimas.

“Te di el mejor de los regalos y lo malgastaste, pero como mi generosidad es grande, intentaré ayudarte”, dijo Kaila a la Mujer.

Kaila habló con Amarok, el espíritu de los lobos, que vivía cerca de él en el cielo. Le pidió que enviase lobos a la tierra para que éstos se comieran a los caribús débiles y enfermos. Desde lo alto de la colina, los hombres observaban a los lobos. Después de reunirse en el bosque, la manada de lobos se dirigió sin ruido hacia los caribús que rumiaban tranquilamente. Al ver a los lobos, los caribús se agruparon, formando un círculo protector alrededor de los animales débiles y jóvenes. Los lobos se lanzaron para romper el círculo formado por los caribús y alejar a los más fuertes. Desde aquel día el espíritu de Amarok reina en el Gran Norte.

Los inuit dejan cazar tranquilos a los lobos, porque saben que el caribú nutre al lobo, pero el lobo mantiene la buena salud de los caribús.

 

El nahuel y el hombre perdido (mapuche, Chile)

Animales y humanos son hermanos entre los que puede fluir la empatía y surgir la solidaridad.

leyendas-indigenas-recopilacion-lecciones
Canal Encuentro

–He conocido un hombre que ha venido desde el sur y que me ha contado que el abuelo de su abuelo fue amigo de un tigre.
–¿Amigo de un tigre? ¿Cómo hizo, abuela?
–El amigo de su abuelo era un guerrero mapuche. Una vez al final de una batalla contra los soldados blancos quedó del lado del enemigo. Varios días estuvo escondido entre los pastos sin hacer un solo ruido. Una tarde miró para todas partes y no vio ni soldados mapuches ni guerreros blancos: se había salvado, pero estaba muy lejos de su gente. Caminó todo el día por el desierto y a la noche seguía en tierra extraña. De repente vio dos luces pequeñas. Pensó: “Debe de ser gente que ha prendido fuego” y se alegró. Pero enseguida se dio cuenta de que eran los ojos amarillos de un tigre y los ojos se acercaban. Entonces sintió miedo y tanta soledad que se largó a llorar. Pero el tigre se detuvo y el hombre recordó las historias que le había contado su abuela de cuando la gente y los animales eran amigos.
–Peñí Nahuel –le dijo (que es “hermano tigre” en mapuche)– no me hagas daño.
El tigre lo miró fijo y después hizo un gesto que significaba “Seguime” y el hombre lo siguió.

Caminaron toda la noche y cuando clareó siguieron caminando. Por la noche el tigre le buscó refugio en el hueco de un pehuén mientras él montaba guardia entre las ramas. El tigre cazó para el hombre y comieron compartiendo la comida. Corrieron carreras y se revolcaron en la arena de la orilla de los ríos. El tigre hasta se dejaba acariciar. Una tarde se acercaron a la cordillera. El hombre sintió que el viento traía el humo de las fogatas de su gente. Esa noche durmieron como lo habían hecho durante todo el camino, pero a la mañana el tigre ya no estaba. Y aunque el hombre lo buscó no pudo encontrarlo. “¡Gracias Peñí Nahuel!”. Le gritó al viento que llevó sus palabras hasta los oídos del tigre. Después el hombre caminó y fue a encontrarse con su familia.
–Como vamos a hacer nosotros cuando pare la lluvia, ¿no, abuela?

 

Leyenda de la yerba mate (guaraní, Paraguay)

Porque en el simple acto de compartir una bebida puede consolidarse la comunidad.

leyendas-indigenas-recopilacion-lecciones
Angela Mercedes Corti

Se dice que antes de que Yací bajara, los hombres estaban tan ocupados en sus propios quehaceres que apenas se miraban o conversaban un poco. Yací era inmensa, refulgente, poderosa. Era magia y luz. Porque Yací era la luna, y plantada sobre el firmamento, alumbraba cada noche las copas de los árboles y los caminos, pintaba de color plata el curso de los ríos y revelaba los sonidos, que sigilosos y aterrorizantes, se escondían en la penumbra de la selva. Una mañana Yací bajó a la tierra, acompañada por la nube Araí. Convertidas en muchachas, caminaron por los senderos apartados de la aldea, entre el laberinto de sauces, lapachos, cedros y palmeras. Y entonces, de improviso, se presentó un yaguareté. La mirada tranquila y desafiante. El paso lento y decidido. Las zarpas listas para ser clavadas y las fauces dispuestas a atacar. Pero una flecha atravesó como la luz el corazón de la bestia. Yací y Araí no acababan de entender lo sucedido cuando vieron a un viejo cazador que desde el otro extremo de la selva las saludaba con un gesto amistoso. El hombre dio media vuelta y se retiró en silencio. Aquella noche, mientras dormía en su hamaca bajo la luz de la luna, el viejo cazador tuvo un sueño revelador. Volvió a ver el yaguareté agazapado y la fragilidad de las dos jóveness que había salvado aquella tarde, que esta vez le hablaron:
─Somos Yací y Araí, y queremos recompensarte por lo que has hecho. Mañana cuando despiertes encontrarás en la puerta de tu casa una planta nueva. Su nombre es Caá, y tiene la propiedad de acercar los corazones de los hombres. Para ello, debes tostar y moler sus hojas. Prepara una infusión y compártela con tu gente: es el premio por la amistad que demostraste esta tarde a dos desconocidas.
En efecto, a la mañana siguiente el hombre halló la planta y siguió las instrucciones que en sueños se le habían dado. Colocó la infusión en una calabaza hueca y con una caña fina probó la bebida. Y la compartió. Aquel día los hombres, entre mate y mate, conocieron las horas compartidas y nunca más quisieron volver a estar solos.

 

La leyenda del perro y Kakasbal (maya, sureste de México)

Una lección de fidelidad que podemos aprender de los perros.

leyendas-indigenas-recopilacion-lecciones
Balamoc

Cuenta la leyenda que había un hombre que siempre vivía de mal humor y nunca perdía la ocasión de maltratar a su perro, quien era muy infeliz.

Un espíritu del mal, llamado Kakasbal, observó la situación y detectó que podía sacar mucho provecho de esto y de la rabia que seguramente sentía el perro contra el hombre. Por lo que un día se le apareció al perro y entablaron esta conversación:

Kakasbal: ¿Te veo triste, te sucede algo?

Perro: Cómo no voy a estarlo, si mi amo me pega y me maltrata cada vez que puede.

Kakasbal: Los he estado observando y sé que te trata muy mal. ¿Por qué no lo abandonas?

Perro: Porque él es mi amo y debo serle fiel.

Kakasbal: Pero si necesitas ayuda, yo podría ayudarte a escapar.

Perro: No. Nunca lo abandonaré.

Kakasbal: Pero nunca va a valorar tu fidelidad. Ni si quiera te lo va a agradecer.

Perro: Pero siempre le seré fiel.

Kakasbal continúo insistiendo durante un largo rato, por lo que el perro decidió quitárselo de encima diciéndole:

Perro: Me has convencido. ¿Qué debo hacer?

Kakasbal: Es muy fácil, sólo debes entregarme tu alma.

Perro: ¿Qué obtendré si te la doy?

Kakasbal: Lo que tú desees.

Perro: Entonces quiero que me des un hueso por cada pelo de mi cuerpo.

Kakasbal: Está bien, acepto.

Perro: Entonces empieza a contar.

Kakasbal empezó a contar los pelos del perro pero cuando llego a la cola el perro recordó la fidelidad que debía a su amo y pegó un salto, haciendo que Kakasbal perdiera la cuenta.

Kakasbal: ¿Por qué te mueves?

Perro: Las pulgas hacen que me dé comezón y no puedo dejar de moverme. Vuelve a empezar.

Kakasbal tuvo que empezar una y otra vez, hasta llegar a 100 veces. Al fin, Kakasbal dijo:

No cuento más. Me has engañado, pero me has dado una lección. Ahora sé que es más fácil comprar el alma de un hombre que el alma de un perro.

 

El jichi (culturas nativas de las tierras bajas, Bolivia)

Un mito cuyo trasfondo es el culto al agua y su vital cuidado.

leyendas-indigenas-recopilacion-lecciones
Kathia Recio

Para explicar lo que es el jichi conviene ante todo tomar el sendero que conduce a los tiempos de hace ñaupas y entrar en la cuenta, para este caso parcial, de cómo vivían los antepasados de la estirpe terrícola, antiguos pobladores de la llanura. Gente de parvos menesteres y no mayores alcances, la comarca que les servía de morada no les era muy generosa, ni les brindaba fácilmente todos los bienes necesarios para su subsistencia.

Para hablar del principal de los elementos de vida, el agua no abundaba en la región. En la estación seca se reducía y se presentaban días en que era dificultoso conseguirla. Así en los campos de Grigotá, en la sierra de Chiquitos y en las dilatadas vegas circundantes de ésta.

De ahí que aquellos primitivos aborígenes pusieron delicada atención en conservarla, considerándola como un don de los poderes divinos, y hayan supuesto la existencia de un ser sobrenatural encargado de su guarda. Este ser era el jichi.

Es mito compartido por mojos, chanés y chiquitos que este genius aquae paisano vivía más que todo en los depósitos naturales del líquido elemento. Para tenerle satisfecho y bien aquerenciado había que rendirle culto y tributarle ciertas ofrendas.

Los españoles del reciente aposentamiento en la tierra recogieron la versión y consintieron en el mito, con poco o ningún reparo. Con mayor razón sus descendientes los criollos, tan consustanciados con la tierra madre como los propios aborígenes, y máxime si tienen en las venas algunas gotas de la sangre de éstos.

Como todo ser mítico zoomorfo, el jichi no pertenece a ninguna de las clases y especies conocidas de animales terrestres o acuáticos. Medio culebra y medio saurio, según sostienen los que se precian de entendidos, tiene el cuerpo delgado y oblongo y chato, de apariencia gomosa y color hialino que le hace confundirse con las aguas en cuyo seno mora. Tiene una larga, estrecha y flexible cola que ayuda a los ágiles movimientos y cortas y regordetas extremidades terminadas en uñas unidas por membranas.

Como vive en el fondo de lagunas, charcos y madrejones, es muy rara la vez que se deja ver, y eso muy rápidamente y sólo desde que baja el crepúsculo.

No hay que hacer mal uso de las aguas, ni gastarlas en demasía, porque el jichi se resiente y puede desaparecer. Ítem más: No se debe arrancar las plantas acuáticas que crecen en su morada, de tarope para arriba, ni apartar los granículos de pochi que cubren su superficie. Cuando esto se ha hecho, pese a las prohibiciones tradicionales, el líquido empieza a mermar, y no para hasta agotarse. Ello significa que el jichi se ha marchado.

 

*Imagen principal: Pablo de Bella



Los más inquietantes cortos en línea de la obra de H.P. Lovecraft

El terror se apoderará de ti antes de que te des cuenta.

El miedo a lo desconocido es probablemente el miedo más grande que podemos experimentar. Es la indagación en ese terror el que distingue a la obra de H.P. Lovecraft, cuyos relatos generan un auténtico pavor –quizá porque también nos confrontan con los vericuetos más oscuros de la psique humana.

Curiosamente, Lovecraft sentía cierto desdén hacia el cine; es probable que no viera en el séptimo arte las potencialidades de la literatura. Pero aunque los terroríficos efectos de su narrativa son difíciles de igualar o simular, lo cierto es que algunos han logrado explorar atinadamente el terror lovecraftiano para llevarlo a adaptaciones audiovisuales de gran calidad.

Aquí te presentamos 3 increíbles cortos y un cuento ilustrado, disponibles en línea con subtítulos, que creemos han logrado el cometido de adaptar fielmente la obra de éste inquietante autor.

Harbinger (18+)

Este corto fue elaborado en conjunto por Thunder Studios y Runes; su estilo de thriller psicológico y su perspectiva en primera persona recuerda a los videojuegos de terror más icónicos de los años noventa, y sin duda cumple su cometido: aterrorizar al espectador.

At the Mountains of Madness

Un territorio inexplorado y recóndito como la Antártida es el escenario perfecto para una historia de terror que nos deja helados tras su lectura, como lo es En las montañas de la locura, uno de los más significativos cuentos de H.P. Lovecraft.

Tal narrativa ha sido adaptada en una brillante animación del italiano Michele Botticelli, quien entre otras cosas ha trabajado con el director Tony Kaye.

A Lovecraft Dream

Se trata de otro corto animado de Botticelli. En solo 5 minutos aborda el proceso creativo de Lovecraft, quien es conocido por haberse inspirado en sus sueños –o deberíamos decir, pesadillas–, para escribir sus relatos. El sonido en este corto es magistral: te recomendamos escucharlo con audífonos.

El Viejo Terrible

Un cuento de Lovecraft bellamente ilustrado por el artista Leda, editado en video y narrado por Lynx Tales, y que es sencillamente imperdible. El sonido también es magistral. Un trabajo altamente recomendable.

 



Indígenas toman la iniciativa y se rebelan contra el plástico y la contaminación

Retomando sus tradiciones, estas comunidades nos enseñan formas alternativas de vivir.

A las comunidades indígenas se les ha impuesto una forma de vida: la nuestra. Se trata de una imposición de grandes magnitudes y que abarca muchas dimensiones, desde filosóficas hasta epistémicas, pero que termina impactado moleculares aspectos del día a día.

Uno de ellos es en el de los objetos de uso cotidiano. Desde hace mucho, el plástico ha usurpado el lugar que antes tuvieran otros objetos, utilizados para funciones tan fútiles como envolver las tortillas o tomar agua. Algo sin duda paradójico, pues si algo no existía en la concepción indígena era el mantra moderno de “usar y tirar”.

En la concepción maya, como recoge la poetisa mayense Briceida Cuevas, no hay objetos. Todas las “cosas” tienen vida.

Lo que nosotros llamamos “cosas” son para los indígenas parte de un todo: de la naturaleza. Y son producto de algo vital: el trabajo de mujeres y hombres. Son, en suma, algo vivo desde su génesis, y que se mantiene con vida al estar en continua relación con nosotros y el mundo.

No extraña por ello que comunidades mayas de Guatemala estén poniendo un ejemplo más del buen vivir al rebelarse contra el plástico.

indigenas-plastico-pueblo-guatemala-prohibe

San Pedro la Laguna, municipio al occidente de Guatemala poblado por la etnia Tzutujil, es el primero donde está prohibido el uso de plásticos en el país. Esta legislación comunitaria, llevada adelante por el alcalde Mauricio Méndez, es una excusa para recuperar las practicas ancestrales que el plástico fue dejando tras de si.

Por ejemplo, ahora se usan servilletas con bordados para envolver las tortillas, en lugar de las miles de bolsas plásticas que se utilizaban. De la misma manera, se han sustituido otro tipo de empaques por hojas de plátano.

Esta conciencia indígena contemporánea surge de una cuestión muy concreta: la imposición no logró matar ni a la tradición ni a la cosmovisión.

Los pueblos originarios, como habitantes de la naturaleza, mantienen todavía profundos lazos con ésta, y son más conscientes del daño que el plástico y la contaminación le están provocando –por ejemplo, a sus lagos–. Por eso ahora, como desde hace siglos, los indígenas son los protectores de la biodiversidad.

indigenas-plastico-pueblo-guatemala-prohibe
Lago de Atitlán, San Pedro la Laguna

A San Pedro la Laguna se une Totonicapán, un cantón que recientemente se comprometió a dejar de utilizar plástico y está apoyando la implementación de una Política Ambiental que no se quede sólo en el papel, sino que irradie a las comunidades guatemaltecas y transforme los hábitos de sus habitantes.

Por su parte, el municipio purépecha de Cherán, en México, se convirtió en 2016 en el primer municipio 100% libre de basura, consiguiendo reciclar todos los residuos inorgánicos.

Así, estos pueblos marcan el paso rumbo un mundo libre de plástico pero, además, ponen el ejemplo de que relacionarnos de otra manera con el medio ambiente es posible, no necesariamente innovando, sino volviendo a tradiciones y prácticas ancestrales de infinita sabiduría.

 

*Imágenes: 1) Esteban Biba, edición Ecoosfera; 2) afp; 3) la hora