6 básicos para practicantes de meditación

A continuación una guía fácil de usar que integra meditación, budismo, sabiduría y conocimientos sobre el cerebro.

Motivación, diligencia, una meta clara, cachar las expectativas y distracciones, y mantener la postura. Esto es lo que un meditador principiante necesita para empezar a indagar en la meditación

guia-basica-aprender-meditar-meditacion-8

Así como te preparas para una actividad física o algún hobbie, para meditar requieres de herramientas puntuales que te ayudarán a mantener la disciplina y no frustrarte en los inicios.

Según el especialista John Yates, autor del libro The Mind Illuminated: A Complete Meditation Guide Integrating Buddhist Wisdom and Brain Science, estos son los seis principios que debes tomar en cuenta para lograr meditar y sacarle provecho a tu práctica:

 

  1. Enciende tu motivación. Después de ocupar tu lugar en una silla o en un cojín de meditar, recapitula por qué has decidido meditar. Tal vez sea para lograr espacio mental, para mejorar la concentración o para iluminarte.
    guia-basica-aprender-meditar-meditacion-01
    Foto: Sanja Marusic
  2. Ponte metas razonables. No juzgues tus metas como buenas o malas, pero recuerda que tener metas claras da un sentido de dirección; sólo sé realista con lo que te propongas. Al principio tus metas pueden ser simples, como proponerte dejar de fantasear y soñar despierto o tratar de ser más paciente cuando te toca hacer fila.
  3. Vigila tus expectativas. Ten cuidado de aferrarte a conseguir algo o estar haciendo “consumismo espiritual”, pues fácilmente podrías decepcionarte de ti mismo o quedar atrapado en algo que ambicionas. A veces será fácil mantener el foco de atención, pero no esperes grandes progresos cada vez que te sientes a meditar.                                                                           
  4. Actúa con diligencia. Esto quiere decir: pon entusiasmo genuino, ponle corazón a tu práctica en vez de perder el tiempo cabeceando, planeando o soñando despierto. Comprométete. No seas indulgente y mantente decidido a meditar pase lo que pase.
  5. Repasa los distractores. Antes de comenzar repasa, percibe, pregúntate en qué estado de ánimo estás y haz un rápido inventario de tu día y de lo que podría distraerte; reconoce estos pendientes o emociones y, metafóricamente, ponlos a un lado de tu sitio de meditar (a lo mejor no lo consigues, pero tener la intención cuenta). guia-basica-aprender-meditar-meditacion-8
  6. Ajusta y mantén la postura. Observa y ajusta los siguientes aspectos en tu postura:
  • Ajusta tu cojín o accesorios para meditar.
  • El tope de tu cabeza, tu cuello y tu espalda deben estar alineados; no debes reclinarte hacia atrás o adelante, ni irte hacia el lado izquierdo o el derecho, sino estar en el centro. Tus orejas deben estar paralelas a tus hombros.
  • Tu boca debe estar cerrada, tus dientes entreabiertos, tu lengua detrás del paladar.
  • Tu mirada debe estar entreabierta, como si estuvieras leyendo un libro, pero con los ojos enfocados hacia el piso.
  • Respira por la nariz de forma natural, ni más profundo ni más rápido, tal y como sucede en ese momento; sólo vas a atestiguar tu forma de respirar. No se debe sentir como una respiración forzada o controlada.
  • Relájate y disfruta; escanea cualquier tensión en tu cuerpo, pero sobre todo:
  • RESPIRA.

guia-basica-aprender-meditar-meditacion-8

 



7 maneras en que la meditación podría cambiar radicalmente tu vida

El uso de las distintas técnicas que propone la meditación puede impactar de manera inmediata en nuestra psique y cuerpo. Aquí algunos beneficios comprobados por la ciencia.

Hay quienes afirman que aquellos que practican la meditación tienen el poder de la resiliencia a su favor. Es decir, que son capaces de enfrentar con menores obstáculos las situaciones adversas de la vida, como individuos y como colectividad.

Fuerzas como el estrés, la depresión, la ansiedad y la soledad causadas por un ritmo de vida sobreestimulado, o las múltiples problemáticas sociales y culturales que cada día son más desconcertantes en la modernidad… Todos estos factores influyen en nuestra manera de concebir y disfrutar el entorno. En este contexto la meditación ha probado ser esa herramienta para, básicamente, estabilizar nuestro ritmo personal e impedir que estos agentes afecten nuestra paz y salud integral.  

Contrario a lo que muchos piensan, la meditación no es para unos cuantos. Hay diferentes clases para cada ritmo de vida, y en Internet encuentras mucha información si eres principiante. Además, ya no se trata de una compleja técnica para quienes estudian filosofías de Oriente. La meditación es ya una práctica estudiada por la ciencia, y existen numerosas investigaciones que confirman sus efectos positivos para la salud.

A continuación te mostramos siete maneras en que la meditación puede influir positivamente en tu vida, todas avaladas por la ciencia: 

 

Regula tu estado de ánimo

meditación beneficios meditar

En una recopilación de diferentes estudios se señala que la meditación es usada como terapia para tratar la depresión y los trastornos de ansiedad. Se han utilizado desde técnicas muy básicas de respiración, hasta la oración meditativa y el yoga. Otra investigación concluye que la meditación puede ser efectiva para tratar la ansiedad en un grado similar al de la terapia con medicamentos antidepresivos. También se ha probado que reduce el estrés en general y contribuye a regular las emociones y el sentido del yo, debido a que aumenta la concentración de materia gris en el cerebro.

 

Tu mente tiene mayor rendimiento

beneficios-meditacion-consejos-vivir-mejor-relajacion-salud

La meditación mejora el enfoque, la atención, la memoria y la capacidad para trabajar bajo escenarios de estrés. El estudio que prueba esto afirma que con 20 minutos diarios de práctica durante algunas semanas, se pueden observar resultados de hasta 10 veces más habilidad cognitiva en las personas que meditan. Además se ha probado que resulta efectiva para el procesamiento de información y la toma de decisiones. De igual forma, los beneficios de meditar se extienden a la capacidad de fortalecer la inteligencia emocional, esto es, la forma en que valoramos nuestras emociones y las de otros.

 

Reduce el dolor y te hace más fuerte

meditacion razones beneficios

Un experimento cientifico comprobó que la meditación incluso puede ser mejor que la morfina para aliviar el dolor. Por otro lado, también se probó que te hace más resistente al mismo. Esto se analizó mediante una tomografía que detectó que el cerebro de un maestro zen podía recibir el mismo estímulo que una persona que no practicaba meditación y percibía menos dolor. 

 

Estimula tu creatividad

Imagen: Mariano Peccinetti

Se ha demostrado que la meditación de “monitoreo abierto” puede hacer más creativas a las personas. Esto debido a que se trata de una práctica que induce estados de control cognitivo, una especie de atención más amplia, orientada a un mayor rango de estímulos o ideas, que contribuye a generar el pensamiento creativo. 

 

También tiene efectos en tu salud física

Existen múltiples beneficios a la salud física que nos regala la meditación. Por ejemplo, es una gran manera de regular la presión sanguínea y, por ende, reduce el riesgo de enfermedades cardíacas. También puede disminuir la inflamación o los trastornos relacionados a ésta (por ejemplo, los que ocurren en el intestino), previene el asma y la artritis, reduce el riesgo de Alzheimer, ayuda a tratar los síntomas premenstruales y de la menopausia, es un medicamento para tratar la epilepsia y, entre otras cosas, es una gran aliada de la respiración y los beneficios de respirar correctamente. 

 

Te hace consciente de la respiración

beneficios-meditacion-consejos-vivir-mejor-relajacion-salud

El control de la respiración es crucial para estabilizar nuestros sentidos y traer calmar nuestra vida. Uno de los principales ingredientes de la meditación es la correcta respiración; de ahí que funcione como una herramienta eficaz para equilibrar los ritmos cardíacos y oxigenar el cerebro. Además, hacernos conscientes de nuestra respiración –en un mundo con millones de estímulos– es, por sí solo, un acto de evolución logrado.

 

Te da una larga y mejor calidad de vida

Existen datos que sugieren que algunas formas de meditación pueden tener efectos saludables en la longitud de los telómeros (relacionados con la vejez), al reducir el estrés cognitivo y aumentar los estados mentales y hormonales positivos, mismos que contribuyen a su mantenimiento y, por ende, a nuestra longevidad. Por otro lado, el simple hecho de entablar lazos con una disciplina que invita a mejorar tu realidad, promueve un hecho épico: hacerte consciente de que vivir mejor importa. 



La meditación es más fácil si crees que lo es

En el contexto de la meditación, hay que entender que la sencillez es el principio del bienestar.

A pesar de que existen prácticas de meditación ancestrales, enfocadas en la obtención de estados mentales que requieren del dominio de complejas técnicas, este paradigma se ha ido diluyendo gradualmente a favor de la simplicidad. Recordemos que la meditación nos lleva al estado natural de la mente: de calma, quietud, y conexión con la armonía, dejando atrás deseos, miedos y las preocupaciones que estos conllevan.

Generalmente, quizá como inercia cultural, transitamos preocupados por la vida. Una mente preocupada en consecuencia se encuentra intranquila. Para lograr la concentración necesaria para meditar es requerido que aceptemos la simpleza que esta demanda. Dicha sencillez tiene qué ver con ese no preocuparnos ni siquiera, o mejor dicho particularmente, por alcanzarla.

Hasta los practicantes más especializados en meditación coinciden en que todos experimentamos pensamientos durante la misma. El verdadero reto consiste en volver al presente, no solo estar en el presente, así lo afirma el profesor y estudioso Peter Russell. Para él, ese reto en sí mismo constituye un acto meditativo.

Cualquier persona puede disfrutar de las bondades de conseguir una mente en calma. La meditación es un recordatorio de la armonía que existe –previo al intenso bagaje psicosocial que le añadimos–, y a la cual puede accederse sin más requisito alguno que la sencillez –y la humildad implícita en esta cualidad–. Más allá de buscar la iluminación o cualquier otro logro acequible mediante esta práctica, al dotar nuestra mente con calma ella misma guiará tus ejercicios. No le exigas nada, no generes expectativas, simplemente dejate llevar por la simplicidad original que reina en todo. Respira y observa.