Las zonas económicas especiales y su impacto en la sostenibilidad de México

¿Qué tan lejos está el Estado de dejar atrás la era del desarrollo y darle paso al posdesarrollo en función de las Zonas Económicas Epseciales?

Fotografía principal: CIEP

El pasado abril fue aprobada por el Congreso la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales (ZEE), una de las apuestas más importantes de la administración peñista en materia económica, cuyo objetivo es impulsar el crecimiento económico y llevar el “desarrollo” a las entidades federativas con mayor incidencia de pobreza. Más allá de analizar los puntos críticos de su éxito o fracaso, este ensayo tiene intención de poner en perspectiva los objetivos de estas zonas y sus críticas dentro del marco de estudios sobre desarrollo, partiendo de la premisa de que, retomando a Gustavo Esteva, nos encontramos al final de un ciclo histórico, evidenciado cada vez más por los movimientos posdesarrollistas, pues “el ‘desarrollo’ sólo significa aceptar una definición universal de la buena vida que, además de inviable, carece por completo de sentido”. Bajo este enfoque, las ZEE son una decisión que apunta en dirección contraria a las demandas de los crecientes movimientos sociales en contra de la implementación de megaproyectos y de defensa del territorio que proliferan en el país.

En América Latina los ochenta son conocidos como la “década perdida”. Casi todos los países de la región siguieron las políticas y prácticas institucionales denominadas “Consenso de Washington”, un conjunto de ideas que gobernara la economía mundial bajo el esquema del modelo neoliberal. (Escobar, 2014). A través del endeudamiento, los Estados pasaron cada vez más a depender de los mercados financieros privados; los países subdesarrollados comenzaron a competir por recursos externos para financiar el crecimiento; la capacidad de inserción internacional fue erigida como el factor principal de dinamización económica, y el discurso de la competitividad legitimó el desempleo e impulsó el trabajo intensificado de los que no perdieron sus empleos (Acselhad, 2006).

zonas-economicas-especiales-mexico
Imagen: Forbes Mexico

Durante los noventas en México se implemento una apertura comercial que destruyó importantes sectores productivos, provocó dependencia alimentaria y concentró en pocas manos los beneficios de la especialización exportadora (López-Bolaños, 2015). Así, se comienza a hablar del necesario fin del desarrollo y empieza a gestarse la noción el posdesarrollo, que apunta a la creación de un espacio/tiempo colectivo donde el “desarrollo” cese de ser el principio que organiza la vida económica y social, ante todo adoptando una actitud hospitalaria a la pluralidad real del mundo (Esteva, 2009; Escobar, 2014). De este modo podría decirse de muchos casos que la conceptualización de alternativas al desarrollo configura el posdesarrollo; es decir, una concientización de que la realidad puede definirse en términos distintos a los del desarrollo y que, por consiguiente, las personas y los grupos sociales pueden actuar sobre la base de esas diferentes definiciones (Escobar, 2005). El ejemplo mexicano por excelencia es el de los zapatistas, quienes llevan más de una veintena de años construyendo “un mundo donde quepan muchos mundos”. No obstante, la noción posdesarrollista se vio opacada por el discurso del desarrollo sostenible promovido por las Naciones Unidas y el Banco Mundial, que lleva a propugnar por un crecimiento sostenido, sin una justificación rigurosa sobre la capacidad del sistema económico para internalizar las condiciones ecológicas y sociales (de sustentabilidad, equidad, justicia y democracia) de este proceso (Leff, 1998). El desarrollo sostenible, junto con una política económica neoliberal, aún es el marco en que se gestan las políticas mexicanas.

zonas-economicas-especiales
Imagen: Vision Peninsular

Las ZEE no son algo nuevo, han pasado más de cincuenta años desde el establecimiento de la primera y desde mediados de los ochentas el número de éstas se incrementa rápidamente, sobretodo en países “en desarrollo” (Farole, 2011). Éstas se establecen para contribuir al “propósito público” a través de la generación de empleo y, en general, a través de la promoción del desarrollo económico (Bhushan-Rawat et al., 2011). En México, Peña Nieto las mencionó por vez primera a finales de 2014 y la ley fue publicada en el Diario Oficial de la Federación en Junio pasado. En ella se define a las ZEE como áreas geográficas delimitadas, sujetas a un régimen especial para realizar, entre otras, actividades de manufactura, agroindustria, procesamiento, transformación y almacenamiento de materias primas e insumos, así como la prestación de servicios de soporte (DOF, 2016). La ley propone, sin profundizar más al respecto, una evaluación estratégica del impacto social y ambiental para garantizar los derechos humanos de los pueblos de influencia, que se integraría en el estudio de prefactibilidad de la zona que deberá ser aprobado por la comisión intersectretarial (presidida por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público). Las zonas incluyen una fuerte inversión en infraestructura, un entorno aduanero especial con acceso a insumos libres de impuestos y aranceles, y una serie de incentivos fiscales (reducción y exoneración de impuestos corporativos) en compañía de un entorno administrativo favorable.

Aquí es importante recalcar que existen distintos ejemplos de fracaso y éxito de estas zonas en el mundo, donde los factores determinantes son el contexto específico en que se introducen, y la eficacia con que se diseñan, implementan y gestionan (Farole, 2011). Uno de los más importantes ejemplos de fracaso es el de India, donde las ZEE están sujetas a un amplio movimiento de resistencia popular, sobre todo de las comunidades directamente afectadas, por dos razones principales (Bhushan-Rawat et al., 2011): la adquisición forzosa de la tierra y sus efectos en las comunidades locales, pues las empresas deben adquirir zonas lo suficientemente grandes en lugares cerca de la infraestructura y los centros urbanos, y a un precio atractivo, y; los impactos ambientales, especialmente por la rapidez de aprobación de las evaluaciones de impacto ambiental. Los mismos autores resaltan que el “interés público” fue utilizado para justificar la adquisición forzosa de terrenos para su uso por empresas privadas,

las ZEE por tanto pueden ser vistas como las últimas de una larga historia de desplazamiento en nombre del desarrollo, con una compensación prescrita totalmente inadecuada para los impactos económicos, sociales y ambientales negativos que crea la pérdida de la tierra.

Estas experiencias ilustran una situación común con el caso mexicano: el desplazamiento y la perdida de tierras. En México hay un largo historial de conflictos por la adquisición de tierras para proyectos federales y del sector privado, y las tensiones gobierno-población son particularmente agudas en los estados en que se planean establecer las primeras ZEE (Michoacán, Guerrero, Veracruz, Oaxaca y Chiapas). Aunado a esto, al menos la mitad de los terrenos necesarios para crear estas zonas no son de propiedad federal y tendrán que ser adquiridos de alguna manera (Gutiérrez-Candiani, 2016).

zonas-economicas-especiales-mexico
Imagen: Daniel Ávila Ruiz

Hay que recordar que el país se encuentra entre los que presentan mayor número de luchas sociales en contra de megaproyectos y en defensa de la naturaleza, de acuerdo al Atlas Global de Justicia Ambiental, el país ocupa el octavo lugar mundial y los conflictos relacionados a la extracción de minerales y materiales para la construcción, el manejo del agua y los conflictos por tierras representan el 66 % del total (EJatlas, 2015), además de los múltiples movimientos locales cobrando vigor. Asimismo, el montaje de una infraestructura de transportes concebida a la luz de la integración al mercado internacional y en la perspectiva de atracción de capitales internacionales sólo le sirve a un modelo de desarrollo volcado a la exportación de recursos naturales y energía (Acselhad, 2006), ámbito en que México destaca, un ejemplo claro está en la industria minera, donde el país es el mayor receptor de empresas transnacionales (principalmente canadienses) y uno de los mayores exportadores de materia prima en este rubro, implementado un extractivismo brutal.

Como colofón habría que preguntarse ¿Qué tan lejos está el Estado de dejar atrás la era del desarrollo y darle paso al posdesarrollo? Parece que en la medida en que el Estado se aferra al desarrollo bajo el precepto neoliberal, las comunidades tenderán a construir cada vez más resistencias al mismo y a solidarizarse con ellas; a generar espacios multiculturales de crítica y a mirar el posdesarrollismo como alternativa necesaria. Para Escobar (2014), esta transición dependerá de cuál visión del mundo prevalezca y hoy en día hay variedad de posiciones disfrazadas buscando el status quo (como el crecimiento verde). El Estado debe ralentizar el proceso de aprobaciones, pues la aplicación efectiva de una política que pretende dinamizar la economía requiere la aprobación de la opinión pública, pero sobretodo, es importante que volteemos hacia los movimientos sociales, pues en ellos emerge el proceso de imaginar alternativas reales al desarrollo.

Autor: Arturo Bravo Calderón

Bibliografía

Acselhad H. 2006. Las políticas ambientales ante las coacciones de la globalización. En H. Alimonda (comp.) Los tormentos de la materia: aportes para una ecología política latinoamericana. Buenos Aires : Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales – CLACSO, 288 p.

Bhushan-Rawat V., Bharath-Bhushan M. y Surepally S. 2011. The impact of special economic zones in India: A case study of Polepally SEZ. The International Land Coalition, cirad, SDF.

DOF 2016. Ley Federal de Zonas Económicas Especiales. Diario Oficial de la Federación.

EJatlas. 2015. Environmental Justice Atlas. http://ejatlas.org/ (consultado en septiembre, 2016).

Escobar, A. 2005. El ‘posdesarrollo’ como concepto y práctica social. En: D, Mato (Ed.), Políticas de economía, ambiente y sociedad en tiempos de globalización (pp. 17-32). Caracas: UCV.

Escobar A. 2014. Sentipensar con la tierra: Nuevas lecturas sobre desarrollo, territorio y diferencia. Medellín: Ediciones UNAULA. 184 p.

Esteva G. 2009. Más allá del desarrollo: la buena vida. Revista América Latina en movimiento, no. 445.

Farole T. 2011. Special Economic Zones: What Have We Learned? Poverty reduction and economic management (PREM) network. September 2011, number 64. The World Bank.

Gutiérrez-Candiani G. 2016. México carece de terrenos para Zonas Económicas Especiales; en El Financiero. http://www.elfinanciero.com.mx/economia/mexico-carece-de-terrenos-para-zonas-economicas-especiales.html (consultado en septiembre, 2016)

Leff E. 1998. Saber ambiental, Sustentabilidad, racionalidad, complejidad, poder. Siglo XXI editores. Centro de Investigaciónes Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades, UNAM. Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, PNUMA. 285 p.

López-Bolaños A.C. 2015. México. La continuidad y profundización del despojo neoliberal. Balance de la economía a partir del tratado de libre comercio de América del Norte (TLCAN) 1994.2014. En L.R. Villagra (coord.). Neoliberalismo en América Latina. Crisis, tendencias y alternativas. CLASCO, 316p.



5 alimentos que la OMS podría prohibir por ser insalubres

Hay publicidad de algunos productos procesados que requiere regular sus ingredientes hacia un mejor perfil nutricional.

En el mercado alimenticio existen numerosos productos que se venden bajo la imagen de ser saludables para la población infantil. Sin embargo, al revisar sus ingredientes, parece ser que están lejos de ser un alimento ideal para niños –ni para adultos–; ya que la mayoría cuenta con cantidades casi desorbitantes de azúcar, grasas, sal u otros químicos tóxicos para la salud. 

Frente a la publicidad de productos malsanos, la OMS incita a regular estos productos sin que las empresas alimenticias evadan las reglas –como reducir el tamaño, no la cantidad de ingredientes–; de lo contrario, consideraría en prohibirlos si no se regula próximamente. De hecho, y de acuerdo con el documental Más allá del peso, grabado en Brasil, hay publicidad de algunos productos procesados que requiere regular sus ingredientes hacia un mejor perfil nutricional. 

Por esta razón, estableció una serie de restricciones, en 17 categorías de alimentos, para lograr regular los alimentos procesados. Principalmente si la composición excede la cantidad de azúcar, sal o grasa marcada por cada 100g de producto, ya que no contarán con el permiso para anunciarse. Estos son algunos de los productos que la OMS prohibiría –pero, continúan emitiéndose a diario–. 

 

Cereales

cereales-insaludabres

La OMS advierte que sólo podrán publicitarse aquellos que aporten a menos de 10g de grasas totales, 15 g de azúcares totales y 1.6g de sal. No obstante, los cereales Kellogg’s y Nestlé han decidido obviar la información nutricional de sus productos web en español. 

 

Comidas precocinadas 

 

hamburguesa procesada

Sólo podrán publicitarse aquellos alimentos que aporten menos de 10g de grasas totales, 4 de grasas saturadas, 10 de azúcares totales, 1 de sal y aportar 225 kcal/100g. La mayoría de este tipo de productos superan la cantidad de sal sugerida entre un 20 y un 70 por ciento, la de grasa por un 42 por ciento y la de calorías por un 75 por ciento. Un ejemplo de ellos son McDonald’s, Burger King, Telepizza y PizzaHut

Helados

helados-holanda-insalubres

Según las recomendaciones de las OMS, no deberían permitirse sus anuncios dirigidos a los niños. Principalmente los helados de Nestlé. 

Zumos y jugos

jugos-del-valle

La mayoría de los zumos y jugos anuncian tener 100 por ciento pulpa ofrutas, sin embargo la mayoría sólo contienen azúcares añadidos y adulcorantes. Entre las bebidas que se desglosan en esta categoría, se encuentran bebidas lácteas, bebidas energéticas y otras bebidas como refrescos, limonadas, naranjadas, bebidas azucaradas, aguas minerales saborizadas y zumos. 

 

Quesos y similares

quesos-procesados

No hay porcentajes salvables ni opción para anunciar productos en esta categorías. Ni siquiera los de Bimbo. La mayoría de los quesos procesados, suben el colesterol y el azúcar hasta tres veces. 

 



¿Buscas razones para conseguir este calendario 2017 de granjeros en Francia? (FOTOS)

Fred Goudon, fotógrafo profesional, regresó con un calendario realmente seductora que pretende llamar la atención hacia una vida ecológica.

¿Cómo promover una vida más ecosustentable? Hay quienes eligen realizar marchas para generar una mayor consciencia ecológica; otros, actividades que reducen la cantidad de contaminación desde el hogar o una dieta especial para evitar el exceso de gas metano en la atmósfera. Y pocos a través del arte. 

Fred Goudon, fotógrafo profesional, regresó con un calendario realmente seductora que pretende llamar la atención hacia una vida ecológica. Con un grupo de granjeros semi-desnudos en Champagne, Picardie, Normandie y Provence –Francia–. Goudon viajó a este país para realizar una serie fotográfica para invitar a una vida más ecológica, cerca de las granjas y la felicidad de la naturaleza.

 


¿Cómo podrá impactarnos el fin de la era de la gasolina en Holanda?

Para los escépticos, la propuesta es inverosímil y podría tener un impacto negativo en la economía del país ya que las inversiones de los grandes fabricantes automovilísticos se reducirían drásticamente.

Tomar medidas adecuadas para el cuidado del medio ambiente requiere de una incidencia política, social y educativa. De hecho, a la hora de proponer políticas públicas sobre los temas muchas veces se ve comprometida la economía de algunas empresas y fábricas, el modus vivendi de los habitantes de un lugar e incluso la educación que se brinda tanto en la escuela como en los hogares. Este conflicto de intereses puede bloquear la posibilidad de proponer y poner en práctica dichas medidas, impactando negativamente a la ecología del planeta. 

No obstante, hay sitios en que deciden arriesgarse pese al conflicto de intereses. Entre ellos se encuentra Holanda, quien pretende poner fin a la era del petróleo a través de numerosas incidencias políticas. Fue la cámara baja del Parlamente que apoyó mayoritariamente una moción de los representantes del Partido del Trabajo para prohibir la venta de vehículos alimentados por combustibles fósiles a partir del 2025. Ahora, sólo falta la ratificación del Senado. 

La prohibición de vehículos alimentados por combustibles, en los que se incluyen los híbridos de bajo consumo, pretende fomentar el uso de automóviles eléctricos y los que se abastecen de hidrógeno. De modo que durante nueve años, el país empezará a adoptar una nueva cultura de movilización, con el fin de reducir uno de los mayores números de acumulación de carbono en la atmósfera en Europa. Esto, de alguna manera, ayudará a aprovechar las fuentes renovables para la generación energética de los autos eléctricos. 

Para los escépticos, la propuesta es inverosímil y podría tener un impacto negativo en la economía del país ya que las inversiones de los grandes fabricantes automovilísticos se reducirían drásticamente. Incluso, para el propio ministro de Economía, Henk Kamp, militante del opositor Partido Popular por la Libertad y la Democracia, la propuesta es “demasiado ambiciosa” estipulando que sólo el 15 por ciento de los automóviles nuevos en el 2025 sean 100 por ciento libres de contaminantes. 

autos-electricos

Sin embargo, la motivación continúa. Para Diederik Samson, líder del Partido del Trabajo, considera sinceramente la factibilidad de la sustentabilidad ambiental al proscribir la comercialización de nuevos autos impulsados por motores de combustión interna desde el 2025. Puntalizó: “Después de ese año seremos libres. Somos ambiciosos, tal vez en otras partes no lo sean tanto”.

Esta medida será muy polémica en los ámbitos público y privado para los próximos meses y años, principalmente para los fabricantes de vehículos eléctricos como Tesla, Chevrolet, Nissan, Toyota, Renault, BMW. De modo que estos constructores tienen alrededor de una década para mejorar el funcionamiento de vehículos ecológicos y fortalecer sus beneficios con los consumidores. Y de esta manera, poner fin a la dependencia del petróleo y sus derivados.

Esta propuesta pretende generar cierta inspiración para que otros sitios comiencen a tomar medidas para proteger al medio ambiente. Quizá empezando con pequeñas acciones, la gente va formando un grupo, éste realiza actividades que generan eco hacia otras comunidades, de ellas hacia llamadas de incidencia política hasta hacerlo una práctica cotidiana. Entre las acciones que puedes comenzar a realizar para reducir la contaminación en el aire son: 

basura_mar

– Afina y da mantenimiento a los automóviles

– Evita quemar basura y llantas, así como el uso de cohetes artificiales

– Evita comprar artículos desechables y plásticos que no son biodegradables.

– Recicla la basura.

– No arrojes basura en la calle, bosques y parques, envuélvela o tápala bien en la casa.

– Usa racionalmente los plaguicidas.

– Evita el consumo de tabaco.

– Cuida los bosques al no provocar incendios ni destruir las zonas verdes de la ciudad.

– Pospón las tareas de jardinería que requieran el uso de herramientas a gasolina en días de alto nivel de de ozono.

– Consume alimentos orgánicos o al menos aquellos no hayan sido sometidos a un uso tan intensivo de agroquímicos. (puedes cultivarlos en tú azotea con composta hecha por ti mismo).

– Restringe la limpieza en seco.

– Evita el uso de pinturas, aceites y solventes en días de alta concentración de ozono.

– Reduce el consumo de electricidad, lo cual contribuirá a disminuir las emanaciones de contaminantes y partículas.

– Prende el carbón de leña con un encendedor eléctrico en vez de hacerlo con combustible líquido.

– Aplica el poder de las 3 Erres: Reduce-Reutiliza-Recicla. Un menor consumo redundará en menor contaminación atmosférica de todo tipo.

– Procura usar transporte público o compartir automóviles con personas que se dirijan al mismo destino –o a uno cercano–. 

– Comienza a ejercitarse usando la bicicleta o caminando para dirigirte a lugares cercanos. 

– Compra de manera inteligente. Lleva bolsas de tela para minimizar el uso de bolsas de plástico; elige productos que cuiden al medio ambiente y sean reciclables; compra pilas recargables para dispositivos de uso frecuente. 



Prueba estas deliciosas recetas vegetarianas para la cena

Estas recetas vegetarianas son ideales para pasar ese tiempo con tu familia.

Fotografía principal: Pinterest

A pesar de las diferencias culturales, la cena resulta ser un momento sagrado en las familias. Es el momento en que toda la familia se reúne alrededor de la mesa para disfrutar, en plena consciencia, de unos platillos que valen la pena para el momento. Si bien es difícil lograr que toda una familia se adapte a una dieta saludable, negociar con un platillo al día puede funcionar –como lo es el de la cena–. Por ello te compartimos una serie de recetas vegetarianas ideales para pasar ese tiempo con tu familia: 

– Aguacate relleno de taboulé o ensalada de jitomate y queso.

aguacate-relleno recetas vegetarianas

Este platillo es ideal para la merienda por su sencillez. Basta con cortar a la mitad el aguacate, retirar su hueso y rellenar el centro taboulé o ensalada de jitomate y queso. Es delicioso y refrescante. 

– Ensalada de vegetales y sazonadores.

ensalada recetas vegetarianas

Incluye espinaca, lechuga romana, rodajas de rábano, pepino, jitomate y perejil. Para el aderezo, mezcla una cucharadita de aceite de oliva y un vinagre de sidra de manzana. 

– Brocheta de verduras.

brocheta-de-verduras recetas vegetarianas

Necesitas: una calabaza pequeña, 2 pimientos verdes, 2 pimientos rojos, 500 g de cebolla morada, 500 g de champiñones, 2 ramitas de romero, 250 ml de aceite de oliva, 8 cucharadas de vinagre balsámico, 3 cucharadas pequeñas de chile en polvo. Método de preparación: Deshoja las ramitas de romero, mezcla con las hojas de aceite de oliva, vinagre balsámico, chile en polvo y deja reposar durante cuatro horas. Continúa cortando en trozos la calabaza, pimientos y cebolla. Lava los champiñones y córtalos a la mitad. Introduce las verduras en la salsa y sumérjalas durante dos horas. Pasado el tiempo, escúrrelas y monta las brochetas. Finalmente ponlas en la parrilla durante 5 minutos. 

– Papas, guisantes y curry.

papas-al-curry-recetas-vegetarianas

Necesitas: 8 patatas medianas, 400 g de garbanzos, 4 jitomates, 2 cebollas, 5 cucharadas de mantequilla clarificada, 4 dientes de ajo, 2 hojas de laurel, una rama de canela, una cucharada de Garam Masala, una cucharada de chili en polvo, media cucharada de cúrcuma, media cucharada de cilantro molido y sal. Método de elaboración: Pela las papas y los jitomates, córtalos en cuadrados. Pica la cebolla y los dientes de ajo, y luego saltéalos en una sartén con mantequilla a fuego lento. Agrega la canela y el laurel a la sartén, aumentando el fuego. Agrega el Garam masala, el chile, la cúrcuma y el cilantro; después de un tiempo, los jitomates y la sal; y finalmente, después de otro tiempo, las papas y los guisantes. Tapa, hierve las verduras vertiendo un vaso de agua caliente en la sartén. Deja a fuego lento durante 15 minutos y listo. 

– Wok vegetal.

wok-vegetales-recetas-vegetarianas-1

Necesitas: 10 g de cacahuetes, 3 cucharadas de azúcar de caña, 200 g de fideos chinos, 200 g de brócoli, 540 g de castañas o nueces enteras, 100 g de brotes de soja, 100 g de mazorcas mini, 200 g de champiñones, 2 cebollas, 2 dientes de ajo, un trozo de jenjibre, 2 cucharadas de aceite de cacahuete, 6-8 cucharadas de salsa de soya. Método de elaboración: Machaca los cacahuates en pedazos más pequeños. Ponlos el fuego en una sartén con el azúcar para caramelizarlos. Limpia y deshoja el brócoli. Pela las nueces. Lava los champiñones y córtalos en pedazos más pequeños. Pela y pica tanto el ajo como la cebolla. Pon aceite en  una sartén, añade el ajo y la cebolla. Una vez dorados, agrega todas las verduras y legumbres durante 10 minutos. Añade los fideos y las nueces sin dejar de agitar. Finalmente, agrega la salsa soya. 



¿Qué cuidados necesitan las plantas que la UNAM promueve como regalos de Navidad?

Entre las plantas en peligro de extinción que formarán parte de esta campaña son en total más de 60 cactáceas y crasuláceas propagadas en el Jardín Botánico del Instituto de Biología.

México es uno de los países más diversos en lo que se refiere a ecosistemas, especies animales y vegetales. Su riqueza ambiental ha puesto en relieve programas de prevención y protección a estas zonas en riesgo, así como campañas en búsqueda de la consciencia social a favor de la ecología mexicana. Entre ellos se encuentra el programa del Centro de Adopción de Plantas Mexicanas en Peligro de Extinción del Jardín Botánico de la Universidad Nacional Autónoma de México –UNAM–, en la CDMX. 

Este centro de adopción de plantas, cuyo objetivo es apoyar y proteger a las plantas en algún peligro, ha anunciado una campaña en que fomenta obsequiar plantas como regalos navideños, y así extender la responsabilidad y conciencia de su protección por parte de la comunidad. 

Entre las plantas en peligro de extinción que formarán parte de esta campaña son en total más de 60 cactáceas y crasuláceas propagadas en el Jardín Botánico del Instituto de Biología. A través de sus semillas o hijuelos, los interesados podrán conseguir estas plantas con cuotas de recuperación accesibles. De modo que estos padres adoptivos se convertirán en actores de la conservación ambiental. 

Para la coordinadora del centro, Linda Balcázar Sol, estas plantas podrán ser un motivo vivo y cambiante para dar alegría, belleza y eternidad, la cual es una experiencia que otros regalos podrían proporcionar. La sede se encuentra en la tienda Tigridia del Jardín Botánico. 

Te compartimos las siguientes recomendaciones para este tipo de plantas: 

– Dado que se trata de una serie de especies nobles, son fáciles de mantener ya que tienen una alta capacidad de adaptación y resistencia al clima de la CDMX; 

– No requieren de grandes cantidades para sobrevivir; 

– Son pequeñas y pueden vivir en cualquier espacio soleado, dentro o fuera de las habitaciones de una casa; 

Conoce estos 6 mitos sobre las plantas interiores

– Considera reutilizar utensilios de cocina como macetas, mira estos ejemplos

– Para la trasplantación necesitas recordar que la maceta requiere un buen drenaje: realiza unos cuantos hoyos en su fondo para evitar encharcamientos, reduciendo el daño en las raíces de las plantas. Rellena los agujeros con pequeños trozos de ladrillo o teja y, eventualmente, cubre  la maceta con una capa de arena, continuando con tierra y composta. Conoce más sobre cómo adecuar las macetas con estos útiles consejos

 

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca