Las “niñas sumangali” de India, las manos que cosen la moda barata americana

La reportera Dana Liebelson viajó a la India en busca de información acerca de quién fabricaba su ropa. Encontró la historia de las “niñas sumangali”.

“Sumangali” es una palabra hindú que significa “mujer casada”. Refiere a una forma de trabajo infantil que, aunque prohibido, es practicado en India, particularmente en la industria textil de Tamil Nadu. En este sistema se contrata a una niña por tres o cinco años, durante los cuales ella gana un salario y después se le paga una suma total para pagar por un dote. En la India una mujer es auspiciosa porque está casada. De no estar casada en sus veintes, es rechazada por su comunidad y su familia. Para poder casarse, una mujer debe tener al menos tres soberanos de oro británicos, el equivalente de alrededor de $1,200 dólares americanos. Las familias promedio de Tamil Nadu ganan poco más de $400 dólares al año.

Este sistema de explotación comienza con un reclutador visitando la casa de potenciales trabajadoras, que casi siempre son mujeres muy jóvenes y pobres. Ahí convencen a los padres y les ofrecen beneficios falsos como más dinero, aire acondicionado, tiempo para estudiar, la posibilidad de casarse cuando terminen el contrato. Todas las fábricas de este estado trabajan para compañías como Walmart, H&M, Gap, Abercrombie, Mothercare y otras compañías de moda barata, y el 80% emplea a niñas sumangali. Así, la próxima vez que veamos “hecho en India” en la etiqueta de nuestros pantalones, lo más seguro es que esté hecha por las manos de niñas sumangali bajo condiciones deplorables por decir lo menos.

La reportera Dana Liebelson viajó a Tamil Nadu este año y regresó con una historia devastadora sobre lo que sucede con las “niñas sumangali”. Allá tuvo la oportunidad de entrevistar a varias de ellas después de haber trabajado años en alguna de las fabricas de textiles del estado. La mayoría habían trabajado de 12 a 20 horas al día los siete días de la semana; vivido en “hoteles” que alojan a 12 niñas y sus hijos por cuarto; habían sido abusadas verbal o sexualmente por sus supervisores; se les había pagado menos de la mitad de lo que prometieron los empleadores en el contrato.

“No encontrarás un manufacturero de ropa occidental que apruebe abiertamente del trabajo sumangali”, apunta Liebelson, “pero tomar medidas al respecto es otra cosa. Ello es porque las cadenas de abastecimiento son vastas, confusas y complejas. La camiseta hindú promedio comienza en un campo de algodón en estados del oeste como Gujarat y Maharashtra, donde pelotas acolchadas del tamaño de una ciruela son cosechadas por trabajadores que generalmente provienen de castas bajas. De ahí, las bolas son enviadas en camiones a fábricas y vendidas a fábricas de hilado, donde máquinas (como la que cortó la mano de Arunda [una de las niñas sumangali que entrevistó]) procesan las bolas crudas en hilo. Después trabajadores tejen el hilo en tiras, las pintan y las mandan a fábricas que hacen el proceso final”.

15mar_TIPAJHI-W_MA_1397201g

Dana Liebelson intentó llegar a una de estas fábricas pero fue violentada por algunos hombres que le pidieron que borrara las fotografías que tomó del lugar, y la fueron a buscar al hotel donde se había quedado para amenazarla con llevarla a la cárcel por tratar de meterse donde nadie la había llamado. “traté de ver se dónde provenía mi camiseta, y la fábrica mandó mafiosos a buscarme”. Su artículo es una llamada de atención para las compañías de ropa que manufacturan en India, donde casi seguramente (aunque no lo sepan, o no quieran saberlo) están explotando a niñas con la promesa de que pueden casarse algún día, y una llamada de atención a todos nosotros que compramos ropa bonita y barata sin saber las historias que llevan detrás y sin saber que estamos contribuyendo a un sistema podrido de abuso y de mentiras.



Cancelan película de DreamWorks por maltrato animal (VIDEO)

En el video, rodado en noviembre de 2015, aparece cómo un pastor alemán resiste con todas sus fuerzas, clavando sus garras en el piso, para evitar entrar a la corriente de aguas turbulentas.

Hace unos días se viralizó un video en donde mostraba cómo, durante el rodaje, se obligaba a un perro a saltar en contra de su voluntad a una corriente de aguas turbulentas. Esto desató la furia tanto de numerosos seguidores como de asociaciones protectoras de animales. 

En el video, rodado en noviembre de 2015, aparece cómo un pastor alemán resiste con todas sus fuerzas, clavando sus garras en el piso, para evitar entrar a la corriente de aguas turbulentas. Y aunque los animales que aparecen en películas están entrenados para realizar sus papeles, este video muestra la predominancia de la ambición sobre el bienestar de un animal. 

 

Frente a esto, dos entrenadores se encargaron de ir a rescatar al perro; pero no fue suficiente: ahora PETA ha convocado un boicot para cancelar la película. Y parece que lo ha logrado. El estreno estaba programado para este fin de semana en Los Ángeles, en EE.UU.; sin embargo Universal y Amblin Entertainment han optado por cancelarla ya que “no quieren que nada obscurezca esta película que celebra la relación entre humanos y animales.”

La productora Amblin Entertainment afirmó que Hércules, el pastor alemán, “no había sido obligado a rodar” y que el equipo “esperaba que estuviera preparado” para grabar la escena. Pero… Es importante recalcar que todos los animales ruedan contra su voluntad, pese a estar entrenados para ello. Además, durante el rodaje estuvo presente la American Humane Association –AHA–, organización no gubernamental encargada de monitorear el trato que reciben los animales en las producciones cinematográficas y otorgar –o denegar– la etiqueta “Ningún animal resultó herido en el rodaje de esta película”; pero la asociación es reconocida por la cantidad de animales que mueren o desaparecen bajo su tutela. Según el periódico web Sin Embargo, “el 99.98 por ciento de las películas que se ruedan obtienen su sello de garantía. Esta también la tuvo. AHA ha dicho que han cesado al representante en cuestión, pero no se ha publicado su nombre ni hay pruebas de su cese.”. 

Un ejemplo contundente de estos hechos es la serie Lucky con Dustin Hoffman de la HBO, la cual fue cancelada cuando TMZ PETA difundieron fotos de caballos muertos: su protagonista, Real Awesome Jet, había sufrido tantos golpes en la cabeza al grado de tenerlo que sacrificar. En sí, en la mayoría de sus películas se realizan muertes innecesarias que pasan desapercibidas. 


Seamos adultos con educación ambiental de calidad

Es momento de dejar atrás las clases de ciencias naturales básicas y poder desempeñar roles profesionales para el desarrollo de un estilo vida sustentable en el trabajo, la política, cultura, etc. Pasar de la teoría a la práctica.

Hasta hace pocos años hablar la educación ambiental era considerada un área de estudio que podías encontrar medianamente explicada en la currícula escolar dentro de las materias de ciencias naturales, o geografía, un poco más en civismo e incluso biología. Sin embargo, en ningún caso se le prestaba la suficiente atención e importancia que merece el tema que aborda y no solamente por parte de los niños, sino en la cotidianidad de los adultos.

Casi como si fuera un cliché, la educación ambiental se considera como un conjunto de dinámicas de juegos y manualidades que enseñan a los niños a cuidar el medio ambiente. Pero en realidad es una disciplina metodológica que brinda las herramientas, conocimientos y refuerza habilidades para que todas las personas, sin importar su edad, conozcan cuáles son las maneras en las que pueden contribuir a un desarrollo sustentable de la sociedad.

La educación ambiental va más allá de buscar concientizar a las personas sobre las problemáticas de nuestro planeta, sino que se enfoca en generar cambios e iniciar acciones reales, con resultados tangibles, a nivel individual, comunitario e incluso gubernamental.

Ahora, esta disciplina es más importante que nunca, especialmente enfocada a las personas adultas, porque debido al avance acelerado de los daños ambientales que estamos sufriendo, no podemos esperar a que las nuevas generaciones estén listas para incidir un cambio. Es hoy cuando debemos empezar a implementar soluciones. Somos los adultos de hoy quienes tenemos la responsabilidad de cuidar nuestro entorno y además de brindar educación ambiental a los más pequeño, pero ¿Cómo lo haremos si como adultos nos resistimos a ser educados?

Necesitamos adultos preparados para afrontar las crisis ambientales en el aspecto económico, que construyan nuevos modelos de desarrollo que busquen la sostenibilidad y sustentabilidad, en incluso que se implementen proyectos que reviertan los impactos negativos que estamos generando día con día. Por ello, la educación ambiental no debe ser sólo para los niños, sino para los adultos que pueden implementar medidas correctivas en este momento.

Si bien es cierto que la sensibilización y concientización son eje trasversal de la educación ambiental, los adultos debemos ir un paso más allá y comenzar a profesionalizarnos en materia ambiental. Sin importar tu desempeños personal o profesional, tus gustos, aficiones o hobbies, todos somos responsables del cuidado del medio ambiente y desde la trinchera de cada uno se puede hacer algo para asegurar su estabilidad.

Cuando alguien desea incrementar sus conocimientos, mejorar su habilidades o conocer nuevas técnicas, por ejemplo, se toman cursos o talleres. Lo mismo sucede con quienes estén interesados en cuidar el medio ambiente. Algunas veces no basta con regar una planta o ver una película, es necesario comenzar a educarnos en temas ambientales para poder realizar aportaciones significativas y con resultados tangibles.

Es momento de dejar atrás las clases de ciencias naturales básicas y poder desempeñar roles profesionales para el desarrollo de un estilo vida sustentable en el trabajo, la política, cultura, etc. Pasar de la teoría a la práctica.

Es cierto que no puedes cuidar lo que no amas y parte fundamental de esta premisa parte del desinterés de las personas por convivir con espacios naturales e incluso de simplemente querer participar en la cuidado de la naturaleza.

No necesitamos vivir rodeados de árboles o estar en medio de un bosque para aprender a cuidar nuestro entorno. Cuidar el medio ambiente es una tarea cotidiana que podemos hacer en cualquier lugar.

Por ello, hoy toma más importancia que las personas adultas puedan prepararse y recibir educación ambiental que les permita crecer personal y comunitariamente en un entorno saludable.

Algunas veces las soluciones están tan cerca que no las vemos, pero te invitamos a abrir tu computadora y buscar talleres en línea, consultorías, cursos y convenciones que puedan mejorar tu educación ambiental para que tú te conviertas en un embajador por el cuidado del medio ambiente.

Deja atrás las creencias donde se adjudica a las nuevas generaciones la responsabilidad de revertir el daño que estamos haciendo ahora y comienza asumir tu compromiso ambiental de una manera más profesional y especializada.

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic



Impresionante video muestra cómo la minería ilegal de oro está devastando la Amazonía

Estudios del Instituto Carnegie de Ciencias de Stanford y del Ministerio de Medio Ambiente peruano (MINAM) muestran el impacto ambiental que la explotación minera en la zona ha acabado con considerables recursos de la Amazonía.

En 1993, la banda inglesa de música neoclásica dark wave, Dead Can Dance, compuso la canción de “Tell me more about the forest”, explicaban la facultad natural de la tierra en proporcionarnos a los humanos su perla más hermosa, sólo si nosotros le regresábamos sus diamantes al tratarla bien. Esta metáfora nos recuerda la necesidad tanto de la Madre Naturaleza como del ser humano para vivir en armonía de respeto y cariño.

Sin embargo, no importa cuántas veces tratemos de hacer un llamado de atención a la explotación de los recursos naturales de nuestro planeta, la mezcla entre la necesidad de alimentos y de ambición ejerce una lucha constante contra la naturaleza. Si bien se han impuesto medidas civiles para dejar de abusar descaradamente de distintas floras y faunas en todo el mundo, aún falta por lograr el equilibrio de estas sobredemandas de ambos lados. Por ejemplo, la Amazonía, aquella vasta selva tropical de la parte central y septentrional de Sudamérica,  ahora es víctima de la sobreexplotación de minerales.

En 2011, esta selva fue declarada como una de las siete maravillas del mundo, ya que su extensión comprende desde Brasil, Perú, Colombia, Bolivia, Ecuador, Guyana, Venezuela y Surinam; además que se destaca por ser una de las regiones con mayor biodiversidad en el planeta. De acuerdo con los investigadores del Instituto Carnegie de Ciencias de Stanford y del Ministerio de Medio Ambiente peruano (MINAM), en una sola hectárea de la región hay más de 300 especies de árboles, las poblaciones de depredadores como los jaguares y primates son consideradas como las principales en todo el mundo, y también las reservas de carbono superan las 100 toneladas por hectárea.

Desgraciadamene, la Amazonía peruana ha empezado a tener estragos: extensas áreas de bosques tropicales han sido aniquiladas, los riachuelos se han convertido en cenagales, los arroyos se han teñido de un color rojizo para transportar toxinas y metales hacia diferentes pueblso y aldeas. Estudios señalan que esta superficie ocupada por la explotación minera en búsqueda de oro no sólo ha aumentado en un 400% entre 1999 y 2012, sino también que la tasa de deforestación se ha triplicado.

 

MINAM considera que el creciente impacto en el medio ambiente se acentuó en 2008, cuando la crisis económica en Perú provocó un auge en el comercio del oro. Esta problemática también incluye problemas de índole social como crimen, paupérrimas condiciones laborales, trata de personas y prostitución. Razón por la cual, este Ministerio del Ambiente de Perú y el Instituto Carnegie se han unido para estudiar y hacer un seguimiento en esta crisis ambiental. Sus últimos resultados se han publicado en la revista “PNAS”.

¿Cómo se realizaron el estudio?

El equipo utilizó el Observatorio Aéreo Carnegie (CAO, por sus siglas en inglés), un avión especializado en la monitorización con sensores de láser ópticos y químicos, y también el Sistema de Mapeo Aéreo Taxonómico (AToMS, por sus siglas en inglés). Estos elementos les permitieron crear mapas tridimensionales de alta resolución acerca de la estructura de la vegetación.

Los científicos esperan determinar no sólo las diversas especies en el ambiente, sino también la manera en que el mismo escosistema está respondiendo a la sequía del año pasado (la cual fue registrada como la peor en la Amazonía), a la deforestación y la degradación mineral.  Para ello, era necesario considerar que:

El oro extraído que subyace en la selva supone una amenaza para la biodiversidad y para el carbono secuestrado en las plantas y los suelos que cubren los depósitos. […]  Los sensores del CAO nos proporcionan una información detallada sobre los patrones de degradación que son específicos a la minería del oro; y lo hacen casi a tiempo real. […] Detectan extracciones de oro ilegales en la parte este de las estribaciones de los Andes (donde hay menos visibilidad) y también para detectar residuos químicos (sobre todo la presencia de metales pesados) en las aguas.

Entre otros resultados, el estudio mostró una fuerte proliferación en la explotación clandestina de minerales de la zona. Esta actividad ilegal constituye 51% del comercio total de la región, lo que provoca un impacto ambiental equiparable a las tres grandes minas de Perú, también conocido como Madre de Dios. No obstante, “la tasa de incremento y los impactos ecológicos siguen siendo poco conocidos y subestimados”.

Entre las soluciones propuestas por los investigadores se encuentran mejorar la legislación para proteger las selvas tropicales y los cursos de agua, ejercer un mayor control en el comercio de oro en los mercados financieros, profundizar en las investigaciones de campo, entre otros. No obstante, las poblaciones de la Amazonía siguen siendo afectadas por esta actividad ilegal que, al final, es consumida por diferentes personas de otras partes del mundo, excentas de sus consecuencias negativas. ¿Ustedes qué opinan al respecto?



Un recorrido virtual por las fuerzas globales que crean una camiseta

“Dinero planetario hace una camiseta” decidió, no sólo hacer una camiseta desde cero, sino rastrear todo el procedimiento y acompañar a la camiseta alrededor del mundo durante su fabricación.

Las historias detrás de la ropa que llevamos puesta no son muy populares, la mayoría de las personas prefieren no dedicar tiempo a leer acerca de esto porque es largo y casi siempre desalentador. Es por ello que Planet Money de NPR decidió mostrar en lugar de decir.

El fascinante proyecto multimedia que armaron trata acerca de las cadenas de abastecimiento que se dedican a fabricar nuestras prendas baratas. En lugar de contarnos acerca de las condiciones en fábricas, el equipo de NPR hizo algo más simple: decidió hacer una camiseta e, inteligentemente, utilizar las preventas para financiar a 10 periodistas que rastrearon la camiseta en su viaje desde su comienzo, en una granja de algodón en EU, y luego a darle la vuelta al mundo para regresar a EU.

mrmVcSRMbFc8mPqJlI5i4mZ3I_C0-mLxJl6RbtKXxEIgKtbjie4-XDsC5YPBcT1ce-JGwUdFywHjV8hKrC2-Mg=w426-h240-n

Por medio de imágenes, video, texto y gráficas, “Dinero planetario hace una camiseta” contó la historia de la camiseta en una amigable aplicación web. Aprendemos acerca de la automatización de las máquinas, la ingeniería genética de semillas, el poquísimo dinero que cuesta la mano de obra en Indonesia –donde mujeres trabajan demasiadas horas por un sueldo ridículo–, la industria de traslados en contenedores, y el dinero que cuesta todo el trabajo y el viaje alrededor del mundo por cada camiseta: 10 centavos de dólar.

Vale la pena ver la serie completa, que está muy bien realizada, y no te tomará más de 15 o 20 minutos. Te hará pensar dos veces acerca de lo que conlleva comprar la vestimenta que usas. La pieza, sin embargo, no es moralista. Es sólo una historia que te abre los ojos a entender las implicaciones e historias detrás de las decisiones que tomamos acerca de lo que compramos y la demandas de producto que generamos.



Protesta contra Adidas justo en medio de los Juegos Olímpicos (VIDEO)

Video critica las condiciones laborales de Adidas enfrente de 80 mil espectadores de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

El grupo War on Want encontró un escenario ideal para mostrar al mundo su protesta: las paredes de un edificio, la tarde de un domingo y 80,000 espectadores que salían de la prueba final de los 100 metros planos para hombres.

Cuando el público emergió del Olympic Park, se topó con un video que critica a la supuesta explotación laboral de Adidas, que emplea a 775,000 trabajadores en 1,200 fábricas y 65 países.

“Adidas está haciendo millones, mientras los trabajadores que confeccionan sus ropas deben saltarse comidas para salir adelante”, dice Murray Worthy, uno de los integrantes de War on Want. “Esto es explotación. A Adidas no le convendría hacerlo en el Reino Unido, y no debería hacerlo en ningún lugar”.

 

[Inhabitat]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca