Tu guía para una vida sostenible y medio ambiente

DART: Los obstáculos de redirigir un asteroide para salvar la Tierra

DART: Los obstáculos de redirigir un asteroide para salvar la Tierra

La misión DART de defensa planetaria, evidencia los grandes obstáculos para redirigir un asteroide y de esta manera, poner a salvo la Tierra de cualquier impacto.

Hay más de 25 millones de asteroides en el Sistema Solar que tienen el poder de crear como mínimo, un desastre similar al evento de Tunguska, si es que se acercaran tanto a nuestro planeta como para colisionar contra él. Es por esto que la NASA ha creado su nueva misión DART que intentará redirigir un asteroide mediante la colisión de una nave propulsada contra el objeto. Sin embargo, las misiones de redirección de asteroides se enfrentan a una gran cantidad de obstáculos y por ahora la única forma de sobrevivir ante un evento de esta naturaleza, es seguir siendo afortunados como hasta ahora.

DART: Los obstáculos de redirigir un asteroide para salvar la Tierra

DART es la misión de redirección de asteroide de la NASA, que está en curso justo ahora y que muy pronto colisionará contra Dimorphos, el satélite natural de un asteroide mucho más grande llamado Dydimos. Pueda verla en vivo, aquí.

La infografía de abajo muestra la órbita actual de Dimorphos alrededor de Dydimos y la órbita que debe alcanzar luego de la colisión de DART. No obstante, el primer obstáculo al que se enfrenta es que la colisión no cause un choque completamente inelástico, como se preve que sea, y entonces la órbita resultante sería muy distinta de las estimaciones. Pero además de la experimentación in situ que está a punto de suceder, la redirección de asteroides se enfrenta a otros obstáculos mucho más grandes.

DART: Los obstáculos de redirigir un asteroide para salvar la Tierra

Obstáculos a los que se enfrenan las misiones de redirección de asteroides

Los astrónomos han catalogado los asteroides que vagan por el Sistema Solar, se cree que existen cerca 100 mil asteroides que podrían representar un peligro amenazante para la Tierra y cuya colisión sería un cataclismo debido a su gran tamaño. Pero no sólo se trata de los grandes asteroides asesinos de civilizaciones completas, sino que también hay cerca de 25 millones de objetos del tamaño de Dimorphos (163 metros de diámetro) en el Sistema Solar.

Muchos de ellos ya son cercanos a nuestro planeta y la mayoría de los que no rondan cerca de nosotros, están a una pequeña ayuda gravitacional de Júpiter para acercarse a nosotros. Como es de esperarse, este tipo de cuerpos no viajan a velocidades a las que estemos acostumbrados a hablar, se mueven muy rápido, cerca de 72 mil kilómetros por hora. Tales velocidades a su vez, son sinónimo de una gran cantidad de energía liberada en caso de colisión, 10 megatones aproximadamente.

DART: Los obstáculos de redirigir un asteroide para salvar la Tierra

Detección temprana de cuerpos peligrosos

Es por esto que la identificación temprana de objetos potencialmente peligrosos para la Tierra, es el obstáculo principal al que se enfrenta la redirección de cuerpos. El problema es que con la cantidad de constelaciones satelitales que rondan sobre la órbita terrestre, la observación astronómica cada vez se vuelve más difícil.

Desde el 2019 ha habido una avalancha de lanzamientos de satélites hacia el espacio, tan sólo Starlink, la compañía de Elon Musk de internet satelital, ha enviado más de 2 mil satélites y según los planes del magnate, la cifra final será de 42 mil de ellos. Esta cantidad de dispositivos es suficiente para causar un obstáculo preocupante en la observación astronómica.

Intervención rápida

Luego de la detección oportuna, el próximo obstáculo estaría dado por la capacidad de velocidad de respuesta ante la intervención contra asteroides. Una alteración en la trayectoria de un asteroide, por muy pequeña que resulte al principio, con el tiempo sería capaz de desviarlo de su camino contra la Tierra. Aunque este desafío viene de la mano con el anterior.

DART: Los obstáculos de redirigir un asteroide para salvar la Tierra

Transferencia de impulso

El problema más grande desde luego que radica en la potencialidad de las misiones para transferir impulso al cuerpo deseado. Si bien la misión DART será la pionera en esta área, hasta que no suceda la colisión no sabremos si realmente logrará un choque inelástico que se caracteriza por la sumatoria de las fuerzas de ambos cuerpos y en ese sentido, lograr la desviación de Dimorphos.

Sin duda se trata de grandes obstáculos para poner a salvo a la Tierra de cualquier asteroide, pero DART marcará un parteaguas para la investigación de defensa planetaria.

*Crédito de imágenes: NASA.

Total
0
Share