Medio ambiente
Sci-innovación
Cosmos
Natura
Beneficios D
Orbe cultural
Ecotech
Noticias
Hazlo fácil

MEDIO AMBIENTE

Científicos descubren un bosque en un sumidero entre montañas en China

Por: Ecoo sfera16 de mayo de 2022

Resulta impresionante imaginar la completud del planeta Tierra y pensar en todas aquellas formaciones que por alguna u otra razón pasan desapercibidas, pero que gracias a la convergencia de distintos elementos y situaciones, van moldeándose como si de arte se tratara. Pero resulta todavía más asombroso cuando nos percatamos de que la vida es capaz de surgir en cualquier rincón de estas formaciones, dándole un toque todavía más mágico. Uno de los secretos de nuestro planeta que acaba de ser desvelado, es un sumidero kárstico de tamaños colosales, que alberga a un bosque en medio de las profundidades de la tierra.

Un bosque en medio de cavernas

En la región autónoma de Guangxi Zhuang, cerca de Ping’e en China, se ha encontrado un paisaje fuera de serie. Un sumidero que alcanza los 192 metros de profundidad y que se extiende a lo largo de más de 300 metros, con una anchura de 150 metros. Pero lo más impresionante es que dentro de él, la vida ha encontrado las formas para sobrevivir, creando un bosque mágico en las entrañas del suelo kárstico del país asiático.

Un equipo de espeleólogos descendió con rappel a través de las paredes del sumidero. Descubrieron que existen tres entradas distintas a la caverna que se encuentra en el abismo de la formación geológica. Pero además, encontraron árboles antiguos de hasta 40 metros de altura, que filtran sus ramas por los bordes del sumidero hacia las secciones más iluminadas.

Es por esto que los expertos creen que no resultaría extraño que aquel bosque milenario en las profundidades del sumidero, albergue a especies que nunca antes se han visto en otras regiones del planeta. Un descubrimiento que sin duda abre la comprensión que tenemos sobre nuestra burbuja biológica y que nos recuerda que todavía faltan muchas secretos terrestres por desvelar.

Rompecabezas geológico

La constitución de nuestro planeta es un rompecabezas enorme que poco a poco se ido armando gracias a los geólogos y espeleólogos. El suelo se compone de diversos minerales y otros elementos que dependen en gran medida de la historia geológica de la región donde se les encuentra. El ejemplo más destacado de América es la Península de Yucatán, cuyo suelo está determinado por la colisión del asteroide que causó la extinción de los dinosaurios hace 65 millones de años. Mismo que ahora nos regala un suelo poroso y calizo que permitió la formación de los cenotes.

Pero alrededor del mundo existen otras muchas formaciones que siguen asombrando a los exploradores. De hecho, alrededor del 20% de la masa terrestre del mundo está constituida por suelos kársticos o pseudokársticos, que son relieves originados por la descomposición de minerales que se encuentran cerca de la superficie, cuando entran en contacto con la atmósfera. Estos grandes laboratorios geológicos naturales dan lugar a diversos relieves en todo el mundo.

¿Cómo se formó el bosque en el sumidero de China?

China alberga una topografía kárstica, lo que significa que sus suelos son propensos a la formación de sumideros de dramáticas profundidades, que dan vida a paisajes que parecen estar fuera de este mundo.

Cuando un suelo tiene una composición kárstica, significa que los minerales en él entrarán en descomposición cerca de la superficie terrestre, al hacer contacto con la atmósfera. Un fenómeno que se conoce como meteorización química. Además, el agua de lluvia que es ligeramente ácida, recoge dióxido de carbono a medida que fluye por el suelo, volviéndose más ácida todavía.

Luego la lluvia se precipita hacia las cavidades interiores del suelo kárstico y a medida que fluye por ellas, las va ensanchando más y más gracias a la disolución del lecho rocoso. Así se van formando cavernas que rayan en lo asombroso y cuando el techo de alguna de ellas ya no soporta más, colapsa dando vida a los sumideros.


Recomendados: Enlaces promovidos por Taboola: