PUBLICIDAD

COSMOS

Por qué todas las lluvias de estrellas tienen un radiante

A menudo cuando buscamos información sobre una lluvia de meteoros, encontraremos sus principales características como nombre, fecha, de qué cometa provienen y el radiante. Generalmente se recomienda voltear a ver el radiante de una constelación específica para observar el espectáculo de lluvias de estrellas, pero, ¿a qué se refiere este término? Y ¿realmente necesitamos ubicarlo para poder ver la lluvia?

¿Qué es una lluvia de estrellas?

La Tierra se encuentra navegando alrededor del Sol con un paso incesante y aunque desde nuestra perspectiva parece que siempre está estática, en realidad se mueve a velocidades muy grandes. Pero el camino alrededor del Sol no es un espacio solitario y llano, sino que está lleno de material galáctico que ha sido depositado ahí por distintos cuerpos como los cometas.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

*Créditos: Jeff Dai.

Pero a su vez estos objetos son helados y polvorientos, por lo que ensucian sus órbitas con sus escombros, ya que van dejando a su paso millones de partículas cósmicas que se desprenden de su superficie. A estas partículas se les conoce como meteoroides y permanecen en ciertas regiones del espacio por donde los cometas han atravesado.

Cuando la Tierra en su recorrido orbital alrededor de su estrella anfitriona, se encuentra con muchos meteoroides, se dice que hay una lluvia de estrellas. El efecto fulgurante es producido cuando los miles de meteoroides entran en contacto con la atmósfera.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Recordemos que nuestro planeta viaja a velocidades vertiginosas, por lo que los meteoroides entran con una gran aceleración en la atmósfera. Esto precisamente es el factor que detona una vaporización violenta del polvo cósmico, generando una luminosidad en el cielo que recibe el nombre de ‘meteoro’. Las lluvias de estrellas, por lo tanto, técnicamente se llama lluvias de meteoros.

¿Qué es el radiante?

Ahora entendemos por qué se generan estas luces asombrosas que parecen escurrir en el cielo, pero esto no nos explica a qué se refiere el radiante. Para comprenderlo, pensemos que cuando la Tierra atraviesa por una corriente de meteoros, es similar a cuando nosotros nos exponemos a una corriente de agua.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Los meteoroides serían en este caso nuestra corriente de agua y estarían a nuestro alrededor. Sin embargo, al tratarse de una corriente pese a que estemos sumergidos en el agua, esta golpea únicamente desde una región específica. En otras palabras, podremos observar el foco desde donde proviene la corriente únicamente si volteamos hacia la dirección correcta, puede ser enfrente, atrás, de un lado, todo depende de nuestra posición y la dirección del agua.

*Credito: Tomas Slovisnsky.

Con la Tierra y la corriente de meteoroides sucede exactamente lo mismo, hay una zona en específico en la bóveda celeste desde donde parecen salir los meteoros y extenderse a lo largo de ella. Pero al igual que como sucede con el agua, no es necesario voltear hacia el radiante para observar las estrellas fugaces, pues básicamente el cielo está inundado de ellas así como nosotros lo estaríamos en el agua.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Todas las lluvias de meteoros tienen un radiante específico, por ejemplo, las Perseidas que son la lluvia de estrellas más grande de todo el año, reciben su nombre precisamente por su radiante que se ubica en la constelación de Perseo. Si volteáramos hacia Perseo en el punto máximo de la lluvia, veríamos cómo los meteoros parecen escurrirse desde este punto y se extienden hacia todo el cielo; eso es justamente lo que es un radiante.

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD