PUBLICIDAD

SCI-INNOVACIÓN

Oumuamua, el intruso interestelar que sigue causando desconcierto

Oumuamua es un objeto interestelar que ha desafiado la comprensión de los astrónomos, Desde el principio dio indicios de no tratarse de un cuerpo común, incluso se le recalificó debido a que primero se pensó que se trataba de un cometa, sin embargo, la falta de coma o cola brillante, hizo que se le reclasificara como un asteroide.

Pero esta no es la única característica extraña de Oumuamua, la principal es que se trata del primer objeto procedente del espacio interestelar que nos visita desde el exterior de la Heliopausa. Es el primer intruso del que tenemos conocimiento, pese a que con anterioridad ya se había augurado que este tipo de objetos existían.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Ya han pasado cinco años desde su descubrimiento, aunque el asombro no ha decrecido en ningún sentido, por el contrario, los astrónomos cada vez están más asombrados por el errante comportamiento del objeto y esperan que ayude a encontrar nuevos intrusos en el Sistema Solar, además de aprender cómo es que una roca de tamaño que alcanza los 200 metros pudo haberse formado y además, cómo es que obtuvo su trayectoria.

El descubrimiento de un visitante del exterior

El ahora clasificado asteroide Oumuamua no es para nada similar a todos los demás asteroides encontrados por las agencias espaciales. Se trata del primer objeto descubierto procedente del exterior de la Heliopausa y por lo tanto, el primer visitante del Sistema Solar desde el espacio interestelar.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Fue descubierto el 19 de octubre de 2017, cuando cruzó cerca de la Tierra para luego abandonar para siempre el Sistema Solar, así como llegó desde el exterior. Fue justamente este acercamiento a la Tierra el que permitió a los investigadores percatarse de que tal cuerpo existía, de no haber sido de esta forma, el intruso espacial habría pasado de largo y los astrónomos seguirían sin descubrir cuerpos del espacio interestelar.

Pero el descubrimiento trajo más cuestionamientos que respuestas, en primer lugar los expertos se preguntan cómo es que estos cuerpos que ahora sabemos que sí existen, obtuvieron su forma. Hay diversas hipótesis al respecto pero todas tienen que ver con un Sistema Solar primigenio, en donde los planetas estaban formándose apenas y fue en este momento en que varias docenas de masas de roca de pequeños cuerpos helados pudieron haber sido expulsados hacia el medio interestelar.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En ese sentido, allá afuera más allá de la Heliopausa que es donde el el campo magnético solar y su influjo de plasma dejan de tener influencias, existirían bastantes rocas a la deriva. Y aunque ya se tenían hipótesis de que esto pudiera suceder, en toda la historia de exploración espacial de la humanidad, tan sólo se han podido descubrir dos objetos intrusos desde el espacio interestelar, uno es Oumuamua y el otro es Borisov.

¿Por qué no se han descubierto más intrusos?

Hay que pensar que el Sistema Solar es una estructura compleja, que al igual que la Tierra, tiene distintas capas que lo recubren. Nosotros estamos en las regiones más cercanas al Sol, pero más allá de Neptuno las cosas comienzan a complicarse.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El Sol arroja una serie de materiales que atraviesan por todo el Sistema Solar, sus vientos que son una plétora de plasma solar e influjo de campo magnético recorren grandes distancias hasta más allá de la órbita de Neptuno y el Cinturón de Kuiper. Pero llega un momento en que tal magnitud en la velocidad de desplazamiento del plasma termina por colapsar y pierde fuerza, este es el límite que llamamos Heliopausa, que marca el comienzo del espacio interestelar, que no hay que confundir con el espacio intergaláctico que es donde termina el Sistema Solar.

Los cuerpos como Oumuamua habitan más allá de la Heliopausa y están distribuidos en todo el campo vasto que rodea al Sol, es por esto que las sondas espaciales y telescopios poco han podido hacer para detectarlos. Oumuamua fue un caso especial al cruzar cerca de la Tierra, sólo por eso se le detectó.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Pero los astrónomos creen que con el avance de la tecnología y ahora con el telescopio James Webb de su lado, la tasa de descubrimiento de rocas intrusas se irá elevando y poco a poco comprendamos más sobre lo que yace en el gélido espacio interestelar.

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD