El 6 y 9 de agosto de 1945, Estados Unidos lanzó sobre Hiroshima y Nagasaki dos bombas atómicas que destrozaron miles de kilómetros a la redonda. Los cálculos más optimistas sugieren que para diciembre de ese mismo año, como consecuencia de ambas detonaciones, la pérdida de vidas ascendía a 110 mil personas. Sin embargo, se dice que la cifra pudo haber alcanzado el doble. El hecho es que la bomba atómica dejó una marca en la historia de la humanidad que no debería repetirse. Podría pensarse que el tiempo ayudaría a olvidarlo, no obstante, conocer esta historia nos permite recordar el alcance y efectos de la bomba atómica sobre la humanidad y el por qué no debería repetirse. 

little boy bomba atómica
Little Boy, bomba lanzada sobre Hiroshima.

¿Qué es una bomba atómica?

La bomba atómica o bomba de fisión, es un arma basada en la energía nuclear, aunque no hay que confundirla con la bomba nuclear o termonuclear. La bomba atómica funciona con el principio de fisión, mientras que la bomba nuclear utiliza la fusión nuclear. Lo cierto es que ambas desencadenan una repentina liberación de energía que termina en un inmenso poder destructivo.  

La primera bomba atómica la desarrolló Estados Unidos y la detonó en una prueba nombrada Trinity, el 16 de julio de 1945. Se trató de la primera explosión de una bomba atómica en el mundo y el camino hacia las explosiones que más tarde ocurrieron en Hiroshima y Nagasaki el 6 y 9 de agosto de 1945, por parte de Estados Unidos.

bomba atómica
Fat Man, bomba atómica lanzada sobre Nagasaki.

¿Cómo funciona una bomba atómica?

Para comprender el funcionamiento de la bomba atómica, antes hay que entender algunos conceptos básicos relacionados con la física, principalmente con la energía. Probablemente al físico que más se le asocie con la creación de la bomba atómica sea a Albert Einstein, pese a que el creador de la Teoría de la Relatividad General nada tuvo que ver con ello. Pero se le considera como un eslabón primordial en la creación de la bomba atómica gracias a la formulación de su famosa ecuación E=mc2.

En esta sencilla ecuación se esconden los principios fundamentales del comportamiento de los átomos y la relación de su masa con la energía. En otras palabras, describe a la perfección los procesos de la energía nuclear. Si experimentalmente se pesa cualquier átomo y luego se mide su masa, podemos darnos cuenta de que existe una ligera diferencia en los resultados. Esa diferencia de energía es a lo que se llama energía nuclear, la misma que se encarga de mantener las partículas subatómicas en su lugar y les brinda estabilidad.

Pero E=mc ², que dice que la energía de cuerpo (E) es igual a su masa (m), multiplicada por la constante de velocidad de la luz al cuadrado, nos vino a enseñar que, si de por sí la velocidad de la luz ya es una cifra un tanto exorbitante, ahora elevada exponencialmente y multiplicada por la masa, darán como resultado una cantidad enorme de energía. En otras palabras, con esta famosa ecuación de Einstein, se descubrió que si se logra transformar un cuerpo por más pequeño que fuese, totalmente en energía, esta será de una gran magnitud.

Uranio-235 y plutonio-239

Pero regresando a la bomba atómica y acorde con la Atomic Heritage Foundation, este artefacto está constituido a base de isótopos de uranio-235 o plutonio-239. Estos elementos son muy inestables y, por lo tanto, se someten fácilmente a la fisión. La fisión nuclear ocurre cuando un neutrón golpea el núcleo de cualquiera de los átomos circundantes del mismo elemento, es decir a los isótopos en este caso de uranio o plutonio. A su vez esto ocasiona que el núcleo se divida en fragmentos, lo que hace que se libere una enorme cantidad de energía.

hongo causado por bomba atómica

En ese sentido, el proceso de fisión se vuelve autosostenible a medida que los neutrones producidos por la división del átomo, golpean los núcleos cercanos produciendo más fisión. A esto se le conoce como reacción en cadena y es lo que causa una explosión atómica. Así es como funciona una bomba atómica. 

Todos sabemos que la energía es poder. El mismo universo es la prueba de que la interacción entre energías y otros elementos causan fenómenos impactantes e incluso el nacimiento de astros. En la Tierra, el ser humano es, hasta ahora, el único ser capaz de moldear este poder. Lamentablemente, la investigación sobre el fantástico comportamiento de la energía se transformó en Fat Boy, la bomba atómica liberada sobre Nagasaki el 9 de agosto de 1945, la cual equivalió a la energía de 21 mil toneladas de TNT y acabó con miles de vidas. 

Ahora, unos años después, lo único que nos queda es reflexionar sobre los usos que le otorgamos a las maravillas del universo y el planeta. Es mágico pensar que convivimos con procesos físicos y elementales extraordinarios, pero se convierte en un viaje irónico y doloroso utilizar esos descubrimientos para la autodestrucción.