Banksy llega siempre a donde no lo invitan. Este mes no fue la excepción: el artista apareció en Venecia para revelar una obra nueva al público. En el marco de la exposición de la Bienal de Venecia, que reúne lo mejor del arte internacional, Banksy aprovechó para plantear una obra que sólo podría lucir en las calles.

Quizá en contraste con la elegancia y buen gusto asociadas a la Bienal, Banksy escogió un puesto callejero para montar su obra, que tituló Venecia al óleo. El artista acomodó nueve pinturas para revelar una sola imagen masiva a los transeúntes. En ella, un crucero cubre por completo la ciudad de Venecia. Sus movimientos llamaron la atención de la policía, quien terminó por echarlo del sitio.

En la obra, unos pequeños personajes en góndola parecen huir con miedo del enorme monstruo que bloquea la vista de una de las ciudades más bellas del mundo. La imagen parece criticar el turismo de masas desalmado y mecánico que inunda a la ciudad de Venecia cada vez con más frecuencia. 

Una sola imagen deriva en cientos de significados. Al ver esta obra de Banksy, pensamos en los preocupantes efectos del turismo económico que no conoce límites, incluidos los estragos al medioambiente. El artista, cuya identidad permanece en secreto, también tomó en cuenta a aquellos extranjeros que no son tan bienvenidos en Europa: los migrantes.

Antes de desaparecer de nuevo, Banksy dejó una última provocación. El muro de un canal en Venecia ahora tiene un grafiti con un niño migrante que pide socorro.

Te dejamos el video que el propio artista compartió en su Instagram, el cual ya tiene más de 2 millones de reproducciones: