6 sorprendentes ideas de diseños arquitectónicos ecosustentables

En México va incrementando la consciencia entorno a la arquitectura verde.

La arquitectura ecosustentable es una ola de diseños urbanos ambientalmente conscientes que buscan optimizar los recursos naturales y los sistemas de edificación que minimicen el impacto ambiental. Para cumplir con este fin, es importante tomar en consideración las siguientes nociones:

– Las condiciones climáticas, la hidrografía y los ecosistemas del entorno para obtener el máximo rendimiento con el menor impacto;

– la eficacia y moderación en el uso de materiales de construcción, priorizando los de bajo contenido energético

la reducción del consumo de energía para calefacción, refrigeración, iluminación y otros equipamientos, cubriendo el resto de la demanda con fuentes de energía renovables; 

– la minimización del balance energético global de la edificación durante las fases de diseño, construcción y utilización y final de vida útil. 

La realidad es que la mezcla entre la funcionalidad ecológica y el diseño moderno no ha sido nada sencilla de realizar, principalmente a la hora de valorar las necesidades de la región –de acuerdo con el clima y el ecosistema–, considerar las fuentes de energía renovables y agua, evitar riesgos para la salud, usar materiales obtenidos de materias primas generadas localmente y materiales reciclables, y gestionar ecológicamente los desechos. Sin embargo, desde la antigüedad, hay lugares que se han dedicado a la arquitectura ecosustentable. 

En México va incrementando la consciencia entorno a la arquitectura verde. Principalmente en regiones como en Mérida, en donde se ha implementado calentadores solares, llaves ahorradoras de agua y aisladores térmicos para techos; o Guadalajara, en donde se han empezado a construir edificios sustentables con “azoteas verdes”, impermeabilización ecológica, calentadores solares, sistemas fotovoltaico para la iluminación, dispositivos ahorradores de agua, llaves automáticas, mingitorios secos, captación de aguas fluviales, materiales constructivos de la región, muebles de cartón y macetas de fibra de coco. 

Para conocer más proyectos arquitectónicos de esta ola ambientalmente consciente, te presentamos la siguiente lista: 

 

Sisaket, en Tailandia. 

En 1984, un grupo de monjes pidieron a los locales llevar botellas de cervezas para reciclarlas y crear con ellas un templo. De acuerdo Atlas Obscura, el “Templo de un millón de botellas” está construido por botellas recicladas –desde el crematorio, áreas de dormir y baños–. 

Million Bottle Temple, Tailandia, arquitectura ecosustentable Million Bottle Temple, Tailandia, arquitectura ecosustentable

Barcos terrestres –earthships–.

Si bien sus diseños empezaron en Taos, Nuevo México, por el arquitecto Michael Reynolds, los barcos terrestres comenzaron a expandirse a lo largo del planeta. Estos hogares futuristas están hechos con materiales sustentables: llantas, botellas con cemento, paja y barro, etcétera. 

arquitectura ecosustentable, barcos terrestres, earthships

arquitectura ecosustentable, barcos terrestres, earthships

Sonoma County, en California. 

Construido con pacas de pajas y jardines sustentables, este sitio es una de las construcciones ecosustentables más representativas del estado. 

sonoma county

 

Biblioteca Comunitaria de Bishan, en Singapur.

Este sitio aprovecha la luz sola reduciendo el gasto en energía eléctrica, pues permite el paso de la luz natural a la zona más transitada. Cuenta con numerosos tragaluces, celosías y vidrios de colores, transformando la luz del día en una gran variedad de tonos. El proyecto estuvo estuvo a cargo de la firma Look Architects. 

Biblioteca Comunitaria de Bishan, arquitectura ecologica

 

Casas de paja, en Huixquilucan –México–. 

Estas casas son consideradas como una opción amigable con el planeta por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales del gobierno federal. Aquí, los arquitectos y albañiles utilizan materiales de construcción como paja, adobe, heces de ganado, madera y barro. Tienen, además, sistema de recolección de agua de lluvia y de drenaje. 

casas de paja huixquilucan, arquitectura ecosustentable

Hospital Bioclimático, en Susques –Argentina–

Se trata de uno de los primeros hospitales bioclimáticos de Sudamérica, el cual fue construido con materiales de la región para crear innovaciones de tecnología moderna –como calefacción y páneles de energía solar–. La construcción se llevó a cabo por el Instituto de Investigación en Energías No Convencionales –INENCO– de Argentina. 

Hospital Bioclimatico de Argentina, Susques, arquitectura ecosustentable

 



El hombre que transformó una cueva en su íntimo hogar

Una fusión de bella estridencia orgánica es lo que Angelo Mastroprieto hizo con sus propias manos.

Los casos de personas que han encontrado en la naturaleza su verdadero hogar son muchas. El acto de volverse primitivo, es decir, de regresar al origen que es la naturaleza, siempre habrá de valorarse como un acto heroico y ejemplar para la sociedad en curso. La historia del hombre que hoy habita una cueva no solo prueba lo anterior, sino que demuestra que vivir entre la naturaleza es viable, y se puede hacer con verdadero estilo. 

Angelo Mastropietro se hace llamar el hombre-cueva (o el cavernícola moderno). Él vive ahora en una especie de gruta donde, con sus propias manos (y un presupuesto de cien mil euros), construyó una hermosa casa en las profundidades del bosque Wyre. Según se dice, este onírico ecosistema llego a inspirar a personajes como J.R.R Tolkien, quien a su vez ha influido en destacados arquitectos que hoy día construyen casas sustentables).

personas-viven-en-naturaleza-arquitectura-sustentable-organica-hombre-transforma-cueva-en-casa-angelo-mastropietro

La historia de Mastropietro es poco menos que asombrosa. La esclerosis múltiple que padeció en 2007, parece haber sido uno de los catalizadores para que una antigua cueva de 250 mil millones de años en Worcestershire, Reino Unido, se convirtiera en su nuevo hogar. Para cambiar su estilo de vida y ayudar a su salud, Mastroprieto no sólo invirtió dinero, sino más de mil horas excavando, cortando y rompiendo piedra (entre 70 y 80 toneladas), con la cual además hizo la terraza de cien metros cuadrados. La casa-cueva cuenta tanto con la simplicidad de una cabaña inmersa en la naturaleza, como con algunos imprescindibles de la modernidad (por ejemplo wi-fi). Los materiales usados en su realización la hacen fusionarse orgánicamente (y tal vez mágicamente) con el entorno. 

casa-cueva-sustentable-vivir-naturaleza-hombre-construye-hogar-cueva-reino-unido-4

Acciones como ésta no sólo cuestionan nuestro actual estilo de vida y sus problemáticas en torno a nuestra salud, también le imprimen soluciones. Es cierto que no todos podemos darnos el lujo que se dio Mastropietro, ni fugarnos a la naturaleza como lo hacen muchos y muchas. Pero sin duda es una praxis inspiradora que nos puede ayudar a reflexionar hacia dónde se está moviendo orgánicamente el mundo, según sus necesidades.  

casa-cueva-sustentable-vivir-naturaleza-hombre-construye-hogar-cueva-reino-unido-3

Empezar quizás, por vivir una vida más orgánica dentro de las ciudades, para relajar nuestros estilos de vida, podría ser otra opción. Tener un jardín, revolucionar nuestra forma de comer o viajar más seguido hacia la naturaleza también son grandes comienzos. Pero habrá que tener en mente que, todo empieza, como en el caso de Mastropietro, con la inspiración, a lo que debe seguir una firme convicción por llevarlo acabo.

 

 



¿La alteración en el genoma de las plantas brindará estabilidad a la agricultura ecosustentable?

Para Tester, usar tierras arenosas, agua de mar y una revolución en el genoma de las plantas, ayudará a desarrollar nuevas técnicas que contribuyan a una nueva agricultura global y ecosustentable.

“Imagina un escenario en donde los campos de cultivo, de cebada, quinoa o arroz, puedan crecer en condiciones similares a las de un desierto, con poca calidad de suelo o tierras marginales y estériles”, son las palabras de Mark Tester, profesor de Ciencia de las plantas. Su visión es brindar un futuro estable y comprometedor a la agricultura ecosustentable mediante cultivo básico, irrigado con agua salobre, y así producir la suficiente cantidad de alimentos nutritivos para la población mundial. 

Tester, con la pasión de mejorar el planeta, diseñó y creó el Plan Accelerator en la Universidad de Adelaide en Australia, la cual facilita a los científicos tanto a crecer y observar miles de especies vegetales tomando en consideración los factores genéticos y ambientales que puedan influir la productividad y la salud. Mediante el uso de tecnologías genómicas y genéticas, Tester busca manipular sus genes para proveerles la habilidad de proliferar en zonas marginales con poca condición salina. 

Actualmente se dedica a tres áreas principales para alcanzar su objetivo:  

Primero, deseamos incrementar la tolerancia a la salinidad de zonas de cultivo comunes y difíciles. Por ejemplo, recientemente identificamos un loci –lugar geométrico– genético clave que es responsable del aumento a la tolerancia de sal en diferentes cadenas de cebada y arroz. Segundo, deseamos domesticar a las plantas tolerantes a la sal para que proliferen y se reproduzcan en campos altos aún con condiciones extremas. Recientamente pudimos encontrar la primera secuencia de alta calidad del genoma de la quinoa; y nuestros resultados nos ayudaron a comprender cómo las plantas crecen, maduran y producen semillas, permitiéndonos crear una planta de quinoa altamente productiva y resiliente.

Una vez que se logren estos dos objetivos, Tester planea continuar con un cultivo de irrigación con agua parcialmente desalinada a un costo económicamente viable: “Mucha de la comida del mundo se produce actualmente mediante la irrigación de agua fresca. Esto es completamente poco sustentable, principalmente porque brinda mayores retos ante el cambio climático y el calentamiento de la Tierra. Esta confianza en la irrigación es un gigante durmiente en un cuarto. Es indispensable que trabajemos en una solución para esto.”

Para Tester, usar tierras arenosas, agua de mar y una revolución en el genoma de las plantas, ayudará a desarrollar nuevas técnicas que contribuyan a una nueva agricultura global y ecosustentable.