PUBLICIDAD

MEDIO AMBIENTE

Un techo solar podría ser lo ideal para producir agua potable

Pese a que la modernidad apunta hacia lo recursos naturales más sofisticados como la extracción de litio y combustibles fósiles, lo cierto es que todavía existen comunidades donde ni siquiera se cuenta con el recurso más vital para la supervivencia; el agua potable. Por esta razón, el arquitecto Henry Glogau ha diseñado un eco invento de gran interés, una tecnología que aprovecha el proceso de desalinización de agua de mar y la energía solar para generar luz y además brindar agua potable a comunidades que carecen de ella.

Glogau es un arquitecto del departamento de innovación de la Real Academia Danesa de Bellas Artes que está altamente comprometido con la evolución de ideas que tiren hacia la sostenibilidad y que ayuden a la humanidad a minar los efectos del calentamiento global. Es por esto que su mayor preocupación es que el desarrollo de sus artefactos de innovación, sean concordantes con las comunidades donde se instalarán.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Bajo un contexto donde la urbanización ha creado una complejidad de desafíos para los más desafortunados que terminan por instalarse en asentamientos informales, Glogau tomó como punto geográfico a Chile que actualmente tiene un total 110 mil familias viviendo en este tipo de asentamiento donde no tienen acceso a servicios como la energía eléctrica ni agua potable.

Un techo que genera agua potable

Para subsanar este tipo de necesidades, creó una tecnología sencilla y asequible para obtener agua potable. Se trata de un tragaluz de desalinización solar llamado Solar Desalination Skylight que se coloca en el techo de la casa y a través del cual se puede obtener energía eléctrica y agua potable.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El arquitecto invirtió sus esfuerzos para que la tecnología fuera fácil de crear y además se mantuviera de forma autosustentable y autónomo. Funciona a través de 12 baterías como fuente de energía que ponen en funcionamiento el tragaluz durante la noche mediante una reacción química de desalinización de agua de mar. De esta forma se obtiene agua potable y a la vez, la sal extraída del proceso se transforma para recargar las pilas de nueva cuenta.

Se trata de un artefacto que genera luz y agua potable de forma completamente sostenible y que no requiere ningún tipo de artefacto exterior para funcionar. En palabras del propio Henry, este es un “enfoque holístico para proporcionar agua, luz y energía a los asentamientos informales costeros de Chile”. Pero además, aprovecha lo que la naturaleza brinda a las comunidades de aquella región, pues el “diseño utiliza la abundancia de energía solar y agua de mar de Chile para crear el tragaluz de desalinización solar, que emite luz natural difusa, produce agua potable y utiliza salmuera sobrante para la creación de energía”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

De la mano de la arquitectura, la ciencia y la preocupación medioambiental es posible generar grandes cambios. Es momento de cambiar apuntar hacia proyectos autosustentables y sostenibles que finalmente nos posibiliten transformar nuestra relación con el planeta.

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD