PUBLICIDAD

MEDIO AMBIENTE

Nieva microplásticos en la Antártida (confirma el ciclo del plástico)

La Antártida es el espacio de tierra firme más recóndito que existe en la Tierra, se encuentra completamente deshabitado y sus condiciones son crudas que hasta hace unas décadas se pensaba que no podía existir vida en ella. Pero nada de esto ha servido para mantener su prístina nieve libre de los contaminantes humanos. Recientemente una investigación encontró que en los microplásticos se han infiltrado en la nieve de la Antártida, causando preocupación sobre las consecuencias.

Esta es la primera vez que los científicos han encontrado microplásticos en la nieve recién caída de la superficie terrestre y más precisamente, la primera vez que se encuentran en la Antártida. Con anterioridad ya se habían encontrado partículas microplásticas en otras regiones del mundo como la cima del Monte Everest, sin embargo, este se encuentra más cercano a los asentamientos humanos. En cambio, la Antártida está completamente deshabitada y sólo recibe a investigadores y un promedio de 74 mil turistas anuales.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Es por esta razón que los científicos se preguntan cuáles fueron las vías para que el plástico llegara hasta la prístina nieve antártica. Si bien existe la posibilidad de que las actividades humanas que se llevan a cabo en aquella región, puedan haber desprendido partículas de este tipo, también existe la posibilidad y de hecho es la más alta, de que el contaminante llegara a través de la atmósfera.

Concentraciones de microplásticos más altas de lo esperado

El estudio realizado por la Universidad de Canterbury, recolectó muestras de nieve provenientes de la plataforma de hielo llamada Ross, que es la más grande de la Antártida. El objetivo era determinar si los microplásticos habían logrado infiltrarse al solitario continente, lamentablemente confirmaron que este tipo de partículas fueron transferidas de la atmósfera a la nieve. Hasta entonces no existía evidencia de que Antártida estuviera contaminada con microplásticos.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

“Fuimos optimistas de que no encontraría ningún microplástico en un lugar tan prístino y remoto. Es increíblemente triste, pero encontrar microplásticos en la nieve antártica fresca destaca el alcance de la contaminación plástica incluso en las regiones más remotas del mundo”, explica Alex Aves, autor principal de la investigación. “A partir de los estudios publicados en los últimos años, hemos aprendido que en todos los lugares donde buscamos microplásticos en el aire, los encontramos”.

*Concentraciones de microplásticos (MP; en partículas L−1) en cada sitio de muestreo en la región de la Isla Ross. Los recuadros brindan una descripción general de la ubicación de los sitios de muestreo en la Antártida. Créditos: Alex Aves.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Según el análisis de Aves, existe un promedio de 29 partículas microplásticas por cada litro de nieve antártica o por lo menos, nieve de la plataforma Ross. Esta es una concentración más alta de la que se ha registrado en las corrientes marinas reportadas previamente en el mar de Ross. El investigador también dijo que se encontraron hasta 13 tipos diferentes de plásticos, siendo el más común el PET que es el que se utiliza para fabricar botellas de plástico y que también está presente en la ropa.

Preocupación por las consecuencias

Los resultados de la investigación de suma preocupación, pues es bien sabido que los microplásticos afectan gravemente a los ecosistemas y los seres vivos que habitan en ellos. Además, también se sabe que este tipo de partículas son capaces de atrapar la radiación solar, fomentando con esto el calentamiento localizado en las regiones donde se encuentra presentes.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El aumento de temperaturas per se ya es una alerta, pero que se suscite en la Antártida es todavía más alarmante pues aquí se encuentran las cantidades de hielo marino más grandes del planeta. Si llegaran a derretirse ocasionarían una reacción en cadena que afectaría a toda la vida del planeta.

Con esto se confirma que los microplásticos se esparcen a través de todo el planeta en un ciclo parecido al del agua o el carbón. Investigaciones han encontrado estas partículas dañinas en lo recóndito de la Antártida, en lo alto del Monte Everest, en las abejas e incluso en la sangre humana. Datos que nos ponen a pensar qué estamos haciendo con el planeta.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Referencias: Aves, A. First evidence of microplastics in Antarctic snow. The Cryosphere, DOI

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD