PUBLICIDAD

MEDIO AMBIENTE

El agujero en la capa de ozono ha crecido por tercer año consecutivo

El agujero en la capa de ozono que se forma anualmente en la atmósfera sobre la Antártida, ha crecido por tercer año consecutivo. En su pico más grande, el agujero alcanzó 26,4 millones de kilómetros cuadrados, un área más grande que la registrada en 2015. Sin embargo, los científicos parecen no estar preocupados y han dicho que no todo son malas noticias.

Formación de ozono en la atmósfera

El ozono forma parte natural de la atmósfera terrestre, se genera en la capa conocida como estratosfera y está formado por tres moléculas de oxígeno. Constituye una capa muy delgada en el ambiente, pero es de suma importancia ya que es la encargada de absorber la radiación ultravioleta UV más dañina que llega a nosotros desde el Sol.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En ese sentido, la capa de ozono se encarga de mantener la vida en la Tierra intacta, sin que sufra estragos de la potente energía que choca con el planeta a diario, específicamente de la radiación UV.

Las moléculas de ozono se forman en la segunda capa atmosférica conocida como estratosfera que se eleva a unos 14 kilómetros sobre la superficie terrestre y termina a una altura de 29 kilómetros. Entre estas distancias hay una capa muy delgada conocida como capa de ozono por estar formada por este compuesto.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Cuando la radiación ultravioleta choca de lleno con la atmósfera, las moléculas de oxígeno (O2) que están compuestas por dos moléculas de oxígeno, tienden a separarse. Entonces quedan suspendidas en el aire moléculas sueltas de oxígeno que más tarde se unen a las restantes de O2, formando un compuesto de tres moléculas de oxígeno (O3) que recibe el nombre ozono.

Contaminantes que dañan la capa de ozono

En la década de 1980 los científicos descubrieron que la capa de ozono estaba atravesando por un desgaste importante, sobre todo en la región de la Antártida donde se había creado un enorme agujero debido al uso de ciertas sustancias químicas.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Aunque el ozono se genera y luego se destruye de manera natural en la atmósfera, la contaminación proveniente de actividades antropogénicas, hace que sea más rápida la destrucción del ozono, al que no le da tiempo de volver a recuperar sus números necesarios para mantener la Tierra a salvo de los UV.

Las industrias que más dañan a la capa de ozono, son las que utilizan cloro y bromo, como es el caso de los aires acondicionados y algunos sistemas de refrigeración. Las moléculas de cloro que llegan hasta la estratosfera, reaccionan con el ozono y dan como resultado una molécula de monóxido de cloro, que se conforma por una molécula de cloro y una de oxígeno; además, también de la reacción se desprende una molécula de O2. Pero lo más preocupante es que luego el monóxido de cloro vuelve a descomponerse, liberando de nuevo el cloro que vuelve a reaccionar con más moléculas de ozono, volviéndose un círculo vicioso.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Según la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos, un solo átomo de cloro es suficiente para destruir un total de 100 mil moléculas de ozono, antes de que el cloro desaparezca de la atmósfera.

El agujero en la capa de ozono

Aunque desde la década de 1980 se sabe que existe un agujero en la capa de ozono sobre la Antártida, la mayor extensión de este se presentó en 2006, según la NASA. Pero desde entonces se han estado cambiando las leyes para evitar el uso de ciertos contaminantes que dañan profundamente la estratosfera y poco a poco se ha ido logrando cerrar cada vez más el agujero.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Durante 2022 el agujero volvió a aparecer, con un área de 26,4 millones de kilómetros cuadrados que es más grande que el agujero visto en 2015, cuando se mostraron los niveles más bajos de ozono desde 2006. Sin embargo y aunque por tercer año consecutivo el agujero ha crecido, parece que los datos no preocupan demasiado a los científicos, quienes dicen que la tendencia sigue siendo a la baja.

Vista en falso color del ozono total sobre el polo antártico. Los colores morado y azul son donde hay menos ozono, y los amarillos y rojos son donde hay más ozono. Crédito: Centro de Vuelo Espacial Goddard, NASA.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Paul Newman, director científico de la Tierra del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, dice que “la tendencia general [a la baja] es una mejora. Es un poco peor este año porque hizo un poco más de frío”, dijo a AP.

Acorde con Newman, una atmósfera fría es exactamente lo que necesitan las moléculas de cloro para destrozar con mayor rapidez a la capa de ozono. Pero también ha dicho que desde 1980, los acuerdos internacionales han hecho todo lo posible por disminuir la producción de compuestos dañinos para el ozono. Es por esto que poco a poco la capa de ozono ha ido reparándose y se tiene previsto que para 2070, quedé completamente reparada.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD