¿Qué cosa hiciste o harás hoy que te hace feliz? Si no pudiste encontrar algo, entonces es posible que estés atado a la rutina. En el contexto de la vida moderna se nos olvida que la felicidad debe estar por encima de la productividad y el ajetreo, o al menos ese era el consejo de Hermann Hesse.

Algunos prefieren culpar a Internet por la corrosiva compulsión de hacer a costa de ser. Pero más allá de echarle la culpa a algo o alguien, debemos entender que la causa principal de nuestra falta de felicidad se encuentra en nosotros mismos. A través de nuestras intenciones construimos la estructura básica de la vida; entonces, ¿cuál es tu intención?

felicidad-hermann-hesse-consejos

Antes de que contestes, necesitamos dar un recorrido por un fascinante ensayo escrito por Hermann Hesse en el que habla sobre “las pequeñas alegrías”. Es posible que este texto jamás pierda su magia. ¿Por qué? Porque el ser humano ocasionalmente necesita ser salvado de la rutina. Toma este momento como una oportunidad única y necesaria: si llegó a ti, será mejor aprovecharla.

También en Ecoosfera: ¿Procrastinando? Toma estas clases de felicidad online gratuitas, cortesía de Yale

 

Sumidos en la rutina y el deseo de alegría

Hace más de 1 siglo, justo antes de que el torbellino actual de urgencias mundiales comenzara, Hesse escribió:

Grandes masas de personas en estos días viven sus vidas en un estupor aburrido y sin amor. Las personas sensibles encuentran opresiva y dolorosa nuestra forma no artística de existencia, y se apartan de la vista… Creo que lo que nos falta es alegría. El ardor que una conciencia elevada le imparte a la vida, la concepción de la vida como algo feliz, como una fiesta…

Pero el alto valor que se le da a cada minuto de tiempo, la idea de la prisa-prisa como el objetivo más importante de la vida, es el enemigo más peligroso de la alegría.

Con estas palabras, Hermann Hesse describió exactamente lo que muchas personas sienten el día de hoy. La vida en constante prisa ha acabado con las escasas formas de divertirnos que teníamos antes.

felicidad-vida-disfrutar-consejos

 

¿Cómo recuperar las alegrías añoradas por Hermann Hesse?

No existe una solución mágica para el aburrimiento (de lo contrario, la vida sería otra). Sin embargo, Hesse ofrece una alternativa para recuperar la felicidad individual, y eso es más viable que querer arreglar el mundo. Hesse propone el disfrute moderado. Por ejemplo, si estás acostumbrado a mirar las redes sociales cada 30 minutos, espera 1 o 2 horas para hacerlo. Si eres capaz de hacer eso y concentrar tu energía en otra cosa, serás un ganador.

El objetivo es encontrar una recompensa en ese pequeño sacrifico, hallar el tiempo y el placer de hacer algo distinto. Eso es lo que separa a las personas que viven una sensación de plenitud de aquellas que viven insatisfechas. Según Hesse:

La capacidad de apreciar la “pequeña alegría” está íntimamente relacionada con el hábito de la moderación. Porque esta capacidad, originalmente natural de todo hombre, presupone ciertas cosas que en la vida diaria moderna se han oscurecido, principalmente la alegría.

Es común que las alegrías pasen desapercibidas. No obstante, yacen generosamente en la rutina, esperando a que alguien las note. Pon atención a los pequeños placeres, al contacto con la naturaleza, a cantar en la ducha o respirar antes de salir de casa.

El secreto está en los sentidos; aclarar la vista, estar dispuestos a eliminar la fatiga, saborear los bocados, disfrutar de la noche y de cada momento. Sólo no olvides hacerlo con moderación, como recomienda Hermann Hesse. En ti está la capacidad de recuperar el asombro y la fascinación por la vida: ¿estás dispuesto a despertar?

felicidad-consejos-rutina-aburrimiento-herman-hesse

 

Sigue leyendo: Una playlist para administrar dosis de felicidad a tu día