PUBLICIDAD

DESTACADOS

El eclipse que comprobó la Teoría de la Relatividad General de Einstein

Hace ya más de un siglo, un experimento que involucró un eclipse solar y la observación del Sol, comprobó la Teoría de la Relatividad General de Einstein. El Universo se mantiene en funcionamiento gracias a fuerzas que hasta hace unas décadas representaban un misterio para la humanidad. Todavía hoy en día con los avances y la comprensión de la dinámica cósmica, es posible que existan fuerzas que no hemos podido comprobar. 

Rompiendo la física moderna 

Muchos consideran a Sir. Isaac Newton como el padre de la mecánica moderna. Admirado por muchos, sus aportes han inspirado a los más grandes pensadores a sumergirse en los caminos de la ciencia. Desarrolló la teoría gracias a la cual por más de 300 años la humanidad pudo comprender la fuerza de gravedad. Que podríamos decir que en realidad no existe, es una ilusión.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La Ley de la Gravitación Universal de Newton explica los fenómenos de interacción de cuerpos para describir los movimientos de los objetos con masa. Así gracias a ella pudimos comprender la interacción de objetos con grandes masas, como los aviones y la incidencia que la gravedad tiene sobre ellos. No obstante, cuando estas interacciones cruzan el límite de la velocidad de la luz, la fuerza de gravedad descrita por Newton se ve en aprietos.  

Teoría General de la Relatividad

En 1915, un físico alemán lanzó la teoría más subversiva de todas las hasta ahora presentadas. La Teoría General de la Relatividad, le dio un revés al entendimiento de la gravedad. Confirmó que al ser una fuerza universal, la gravedad debía ser vista desde un enfoque cósmico, fuera de los límites de nuestro planeta. Básicamente lo que le mostró al mundo, echó abajo todo lo que conocíamos sobre gravedad.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Albert Einstein nos abrió la comprensión de lo que ahora conocemos como espacio-tiempo, una estructura universal que puede curvarse por la masa de los objetos que habitan sobre él. Así, pasamos de creer que la Tierra se mueve sin parar alrededor del Sol porque no existe una fuerza que inmute su inercia, a comprender que en realidad esto se debe a la gran masa solar, capaz de curvar el espacio-tiempo y como resultado la Tierra gira en torno a él. En otras palabras, no existen fuerzas gravitacionales entre objetos, es más bien la masa capaz de curvar el espacio-tiempo, que a su vez moldea el Universo como si se tratase de plastilina.

En el momento en que la Teoría de la Relatividad vino a romper con lo conocido, entraron más factores en la ecuación. La luz pasó a ocupar un lugar especial en el entendimiento de la física. Según Einstein, en un tiempo-espacio curvado por la masa (o energía), la trayectoria de la luz también se verá afectada y seguirá la forma curvada. Por lo tanto, los fotones creados por las estrellas, siguen trayectorias afectadas por la masa.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Imagina que tienes una tela sumamente delgada y tensada por todos los bordes. Si colocamos un objeto pesado al centro, lo que sucederá es que la tela se hundirá donde se ubica este. Cualquier nuevo objeto que coloquemos sobre ella, tendrá un comportamiento afectado por la curvatura que generó el objeto más pesado al centro. Más o menos así es como funciona el espacio-tiempo, que análogamente sería la tela.

Siguiendo la explicación de Einstein, la luz se adecua al tiempo-espacio, por lo que, si imaginamos un rayo de luz atravesar por la tela, su desplazamiento no debería ser recto, sino que se adaptaría a la superficie curvada.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Un eclipse comprobó la Teoría General de la Relatividad 

Desde luego que una teoría tan rompedora como la de Einstein despertó controversias en la comunidad científica que hasta entonces se apegaba a la fuerza de gravedad descrita por Newton. Por ello, un físico inglés de nombre Arthur Eddington, ideó un experimento para comprobar la Teoría de la Relatividad General de Einstein.

[caption id="attachment_102938" align="aligncenter" width="954"]

Albert Einstein y Arthur Eddington[/caption]

Siguiendo la lógica del físico alemán, Eddington pensó que la luz debería curvarse en gran medida como para ser perceptible desde la Tierra, si esta pasara cerca de un objeto de masa muy grande. Entonces pensó que la luz de las estrellas debería curvarse cuando pasa muy cerca del Sol.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La idea estaba cimentada, no obstante, faltaban las condiciones óptimas como para comprobarlo. ¿Cómo puedes observar la luz que cruza cerca del Sol si la propia luz de este, ciega todo lo demás ante nuestra vista? La respuesta con la que dio fue muy simple; un eclipse solar. La cuestión está en que no todos los días ocurre un fenómeno de este tipo, además observarlo con gran resolución depende de las condiciones climáticas y geográficas.

Eddington sorteó una serie de peripecias para llevar a cabo su experimento que no resultó fácil de aplicar. Pero finalmente, el 29 de mayo de 1919, durante un eclipse solar visto desde una isla en África, se pudo comprobar la Teoría de la Relatividad Genera.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Durante el eclipse, Eddington comprobó que la posición de las estrellas de la constelación de Tauro situadas justo al lado del Sol, presentaron una variación sumamente pequeña acorde con los mapas estelares. Así quedó comprobado que la masa del Sol curva el espacio-tiempo y que la trayectoria de la luz se ve afectada por esto.

Sigue leyendo: Apuntes sobre la cosmovisión de la felicidad de Einstein

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD