Esta raíz, como la cúrcuma, ha sido empleada en la medicina tradicional china durante más de 2,000 años. Sus propiedades terapéuticas son innegables. Aquí algunas de ellas:

Náusea y mareos. El jengibre ayuda a mitigar los síntomas del mareo y de la náusea. Se ha comprobado que esta raíz puede aliviar las molestias de personas que se marean en el mar, e incluso de mujeres embarazadas y pacientes en tratamientos de quimioterapia.

Complicaciones con la diabetes. Algunos estudios han demostrado que el jengibre puede reducir los niveles de proteína en la orina, disminuir la absorción de líquidos y revertir la proteinuria. El jengibre también protege los nervios de los diabéticos y reduce los niveles de grasa en la sangre.

Gripe y catarro. El jengibre es empleado en la medicina tradicional de China para tratar los síntomas de los resfriados, pues actúa como un descongestionante natural y antihistamínico, y además fortalece el sistema inmune.

 

Como consumir jengibre

La manera más fácil de consumirlo es con alimentos o en un brebaje.

Para prepararlo en té, debes pelar la raíz y sólo utilizar la parte amarillenta.

Corta un trozo de unos 5 centímetros de largo y hiérvelo en dos tazas de agua durante 20 minutos.

Antes de beberlo, déjalo enfriar y agrega un poco de jugo de limón y miel para darle un mejor sabor.

El jengibre también se puede consumir en tabletas, pero antes de ingerir grandes cantidades debes consultar a tu médico, ya que puede bajar los niveles de azúcar en la sangre y afectar la presión sanguínea.

Si te gusta cocinar, estas son algunas deliciosas recetas en las que se usa jengibre:

Sopa verde con jengibre

Salsa de curry