PUBLICIDAD

DESTACADOS

¿Puedes ponerle tu nombre a una estrella o comprar parcelas en la Luna?

Regalar una estrella puede sonar como uno de los mejores detalles que se le puede hacer a un ser amado. Incluso comprar parcelas de tierra en la Luna también suena a una inversión genial, sobre todo pensando en los avances que ha tenido la exploración espacial. Pero, ¿realmente puedes ponerle tu nombre a una estrella o comprar terrenos en la Luna? Tenemos una mala noticia y una buena, bueno más o menos.

Inmortalizar tu nombre en las estrellas

Algunos de los nombres de los objetos astronómicos son en realidad de los más bellos que existen. Sirio, Aldebarán o Bellatrix son tan hermosos que han formado parte de las sagas de fantasía más importantes. Pero, ¿qué hay de nombrar a una estrella? Es decir, deliberadamente darle el nombre que se desea a un cuerpo celeste.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Imagen: NASA

Pese a que existen decenas de compañías en línea que prometen darle el nombre que se elija a una estrella a cambio de grandes cantidades de dinero, esto no tiene validez alguna. Todos los objetos astronómicos reciben su nombre gracias al consenso de expertos que forman parte de la Unión Astronómica Internacional (IUA). Forman parte de un listado de todos los objetos conocidos que ya han sido clasificados. Y aunque existen estrellas con nombres geniales como Betelgeuse, Vega o Altair, han llegado a descubrir tantas de ellas que la mayoría tiene nombres de coordenadas.

Lo que realmente ofrecen estas empresas dedicadas a darle tu nombre a las estrellas, es “un papel caro y una sensación temporal de felicidad”, dice la Unión Astronómica Internacional. Cada una de las empresas tiene su propia base de datos y aunque ahí figura el nombre elegido, no es válido ante la IUA. Sólo queda en la memoria de los compradores, pero no en un registro oficial.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

¿Qué hay de comprar parcelas en la Luna?

La inversión en bienes raíces fuera de este mundo suena a una decisión de magnate, pero ¿es posible? En 1980 Dennis Hope, un empresario con sede en Nevada encontró una laguna en las leyes del Tratado sobre el Espacio Ultraterrestre de la ONU. En él se prohíbe estrictamente a las naciones de la Tierra hacer reclamos territoriales sobre los cuerpos celestes. Sin embargo, no dice nada acerca de empresas privadas.

Hope reclamó los derechos de propiedad de la Luna, Marte, Mercurio y Venus, nada modesto. Así comenzó a vender bienes raíces a través de su empresa Lunar Embassy (Embajada Lunar). Ya ha vendido millones de parcelas cósmicas sin que hasta ahora ningún gobierno se haya atrevido a desafiar su negocio.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Imagen: NASA

El empresario ya ha vendido grandes proporciones de la Luna y los planetas. La mayoría de sus compradores son corporaciones hoteleras de gran proporción. Aunque también ha dicho que hay algunas áreas que no piensa poner a la venta, como el lugar exacto del alunizaje del Apolo y el ‘Rostro de Marte’, ya que "sería irresponsable por parte de la Embajada Lunar, vender estas áreas históricas de interés general", según su sitio web.

De todas formas, en caso de que el hombre pudiera colonizar otros cuerpos celestes, el reclamo de estas propiedades estaría en veremos. Pues la Unión Astronómica Internacional dice que la compra de bienes raíces en otros planetas y la Luna, legalmente no le otorga ningún derecho. “Como el amor verdadero y muchas otras de las mejores cosas de la vida humana, la belleza del cielo nocturno no está a la venta. Pero es gratis para que todos la disfruten”, puede leerse en su sitio web.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
Etiquetas:estrellasluna
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD