Los animales de la noche y el encanto que despertaron en Baudelaire

Hasta a uno de los poetas más hastiados de la historia, la naturaleza le llevó al asombro, siempre.

Se dicen muchas cosas de Charles Baudelaire. Apodado como parte de los Poetas Malditos, causó la polémica que él buscaba. Se dice que él acuñó el concepto de modernidad (por la celeridad y lo efímero de la vida en las ciudades) y también que fue el emblema de la decadencia en una época decadente (refirió numerosas veces la palabra esplín, aludiendo a la melancolía que da hastío). Pocas veces, en contraste, se habla de la fascinación que sintió por los animales nocturnos con los que se identificó, naturalmente. 

En Las Flores del Mal, su serie de poemas más controversiales, y sus más conocidos, dedicó algunos a su fascinación por estos seres que le llevaron a hallar en ellos a personas que le eran familiares o esencias que él mismo llevaba en su interior, o, al menos así nos lo hace sentir. 

Charles Baudelaire

 

Los búhos y los gatos (cuando son silvestres predomina su vida nocturna), son los emblemas de su encanto por la noche, por su oscuridad, por su misterio:

Los gatos 

Los amantes fervientes y los sabios austeros

adoran por igual, en su estación madura,

al orgullo de casa, la fuerza y la dulzura

de los gatos, tal ellos sedentarios, frioleros.

Amigos de la ciencia y la sensualidad,

al horror de tinieblas y al silencio se guían;

los fúnebres corceles del Erebo serían,

si pudieran al látigo ceder su majestad.

Adoptan cuando sueñan las nobles actitudes

de alargadas esfinges, que en vastas latitudes

solitarias se duermen en un sueño inmutable;

Mágicas chispas yerguen sus espaldas tranquilas,

y partículas de oro, como arena agradable,

estrellan vagamente sus místicas pupilas de místicos.

 

Los Búhos

En los tejos que les cobijan

están los búhos alineados,

dioses ajenos que disparan

su roja mirada. Meditan.

Sin moverse se quedarán

hasta esa hora melancólica

en que, empujando al sol oblicuo,

al fin se instalen las tinieblas.

Al sabio enseña su actitud

que en este mundo hay que temer

el movimiento y el tumulto;

el que se embriaga de una sombra

que pasa, siempre es castigado

pues deseó cambiar de sitio.

 

El Gato

Ven, bello gato, a mi amoroso pecho;

Retén las uñas de tu pata,

Y deja que me hunda en tus ojos hermosos

Mezcla de ágata y metal.

Mientras mis dedos peinan suavemente

Tu cabeza y tu lomo elástico,

Mientras mi mano de placer se embriaga

Al palpar tu cuerpo eléctrico,

A mi señora creo ver. Su mirada

Como la tuya, amable bestia,

Profunda y fría, hiere cual dardo,

Y, de los pies a la cabeza,

Un sutil aire, un peligroso aroma,

Bogan en torno a su tostado cuerpo.

Twitter del autor: @AnaPauladelaTD

Autor: Ana Paula de la Torre
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional


10 cosas que pensar sobre el comercial que encendió el debate sobre la masculinidad tóxica (y que los machos odian)

Un comercial de rasuradoras encendió las redes sociales por enmarcar el debate actual sobre violencias de género de una forma provocadora y emotiva.

Las marcas comerciales son las primeras en ser señaladas en redes sociales cuando sus campañas de publicidad caen en estereotipos machistas. Pero el caso del nuevo anuncio de Gillette, “We Believe: The Best a Man Can Get”, es interesante porque parece aportar nuevas perspectivas al debate público acerca del papel de los hombres en la violencia de género (y a la vez cumple el objetivo de un comercial: promocionar el rostro rasurado de los hombres que aparecen).

Desde su estreno el lunes pasado, el video ha acumulado más de 6.5 millones de vistas en YouTube, y otras tantas en Twitter y Facebook, pero también 400 mil dislikes. Se entiende por qué: el anuncio toca fibras sensibles tanto de quienes critican la atmósfera comercial (señalando la cultura de violación imperante), así como de quienes sienten que ataca la masculinidad, el “orgullo de ser hombres”, o a los hombres en general.

Una conclusión obvia es que el anuncio logró su objetivo: hacer que la gente hable al respecto y que los productos de la marca se posicionen en la mente de los consumidores.

Pero más allá de la estrategia comercial, es interesante destacar algunos momentos del video, así como las airadas reacciones de grupos de hombres ofendidos que incluso amenazan con boicotear a la marca de productos de limpieza masculina (comprando otras marcas, lo que en suma no suena tanto como un boicot).

Aquí van 10 puntos sobre el comercial de Gillette que pueden rescatarse para pensar la masculinidad tóxica

1. ¿Qué ven los hombres al mirarse en el espejo?

El anuncio comienza con una serie de hombres adultos mirándose al espejo mientras se escuchan noticias acerca del movimiento #MeToo, el cual señaló a numerosos acosadores y depredadores sexuales de Hollywood como el productor Harvey Weinstein, el comediante Louis C.K. y el actor Kevin Spacey. Durante esos días, muchos utilizaron el hashtag #NotAllMen (“no todos los hombres”) para deslindarse de tales comportamientos.

2. La publicidad ha cambiado y la visión de la masculinidad también

Un comercial de Gillette de los 90s sirve de telón de fondo para ver a un adolescente que escapa de un grupo de bullies. El rostro rasurado y la mujer fatal que lo acaricia parecen simbolizar que la marca es consciente de que no se puede seguir perpetuando la comunicación que utiliza mujeres como adornos en la publicidad dirigida a los hombres. Los tiempos han cambiado, pero en cuanto a la violencia, lo único que ha cambiado puede ser que ahora estamos listos (o al menos mejor preparados) e informados para hablar de ella.

3. La violencia contra los hombres la ejercen… otros hombres

Después vemos a una madre que trata de consolar a su hijo por mensajes homófobos de ciberacoso. La masculinidad está en crisis, pero no es porque los hombres hablen de sus sentimientos o sean más sensibles, sino porque están matándose unos a otros, u orillándose al suicidio. Un estudio entre adolescentes ingleses mostró que los hombres pasan hasta ocho horas al día bajo amenaza de ciberacoso. Pero en el mismo estudio, un tercio de los hombres (de entre 18 y 24 años) afirmaron haber molestado a otros hombres a causa de su orientación sexual, su apariencia física, o afectado la reputación de otros conscientemente. 

Lee también: La legendaria pasarela de Victoria’s Secret está en extinción (y esto es un triunfo para las mujeres)

4. El género no es el sexo asignado: hombres y mujeres aprendemos del entorno

Luego, vemos a tres adolescentes viendo televisión en cuya pantalla se hace un repaso exprés de distintos estereotipos sociales de hombres y mujeres: las mujeres son jerarquizadas según su juventud y atractivo físico, mientras los hombres despliegan rudeza y agresividad, tanto física como psicológica. El mensaje es que la violencia de género también está motivada por los contenidos que observamos desde pequeños en los medios (sugiriendo que comerciales como este pueden cambiar esas percepciones, lo que solo podremos saber en el futuro). Como si fuera un jurado durante un juicio, una audiencia se ríe de un programa en vivo, lo que muestra cómo la violencia se normaliza y se vuelve “inofensiva”.

5. El medio social alienta las conductas tóxicas

Un hombre que interrumpe a su colega en una reunión ejecutiva, un grupo de padres que observa pelear a dos niños sin intervenir, y una serie de presentadores de noticias hablando sobre casos de violencia sexual parece sugerir que esas “inofensivas” violencias tienen consecuencias en el mundo real. La misma audiencia que vimos riendo sobre chistes machistas se muestra incrédula e indignada frente a la violencia (la doble moral de los espectadores). Esto también sugiere que el mensaje del comercial va dirigido a un público que hace las veces de juez (y tal vez por eso los machos “políticamente incorrectos” se sienten tan juzgados, al grado de buscar “defender” la frágil masculinidad atacando a otrxs).

 

6. ¿Cuál es el papel de los hombres para combatir la violencia de género?

El actor y exjugador de futbol americano Terry Crews fue durante muchos años la imagen del macho supremo de la marca de desodorantes Old Spice. Luego, durante los meses del #MeToo, habló públicamente durante la firma de la Ley de los Sobrevivientes de Violencia Sexual sobre cómo él mismo fue atacado sexualmente por otros hombres durante su carrera. La violencia sexual, dijo, no es un asunto de deseo ni de “urgencias biológicas”, sino de dejar claro el poder de unos sobre otros. El comercial de Gillette incluye el segmento de su mensaje en el cual dice la frase “Necesitamos hacer responsables a los hombres”, lo que funciona como un slogan subyacente.

ted-crews-masculinidad-toxica
Ted Crews conmocionó al mundo cuando dio testimonio de haber sido víctima de violencia sexual, a pesar de ser un ícono masculino.

7. Social Justice Warriors

Desde hace años, el término “social justice warriors” (luchadores de la justicia social, o “SJW”) se utiliza peyorativamente en Internet para burlarse de quienes señalan distintos tipos de violencia. Tal vez este segmento del anuncio (alrededor del minuto 1:00) sea el que más enciende a los machos de Internet, porque parece decirles “lo que deben hacer”: no mostrar a las mujeres como objetos sexuales y tratarlas con decencia, romper los pactos patriarcales no fomentando el acoso callejero, intervenir en situaciones de desigualdad y, en general, tratar de ser un buen ejemplo para los niños.

8. La masculinidad tóxica se aprende (y no hay producto que puedas comprar para evitarla, salvo tal vez, un libro)

El anuncio parece dirigirse sobre todo a padres o a hombres que buscan ser padres en el futuro. Esto significa que los gestos asociados a la masculinidad, como rasurarse o encender el carbón para una parrillada, a menudo se asocian a la relación entre padres e hijos (varones). El anuncio funciona, para bien y para mal, apelando a la memoria infantil e infantilizada de los machos, ya sea llamándolos a cambiar radicalmente sus conductas, o reviviendo heridas asociadas a la paternidad. En el fondo (aunque eso tal vez sería tema de un artículo muy distinto) lo que molesta a los machos sobre este tipo de temas es que ven atacada la idea de masculinidad que les fue enseñada desde pequeños; de ahí la virulencia de sus ataques. Esta idea de masculinidad, además, es defendida tanto por hombres como mujeres en las redes.

 

9. El espejo como símbolo de las pantallas

Otro mensaje sutil del comercial es que lo que vemos en las pantallas de nuestros teléfonos celulares es equivalente a lo que vemos en el espejo: rostros de personas, con historias y problemas, con oportunidades de cambiar y con renuencia para hacerlo. Las violencias (incluso las domésticas) no siempre están escondidas: muchas veces están a la vista de todos.

Pero cada hombre, al final del día (o al inicio, como cuando es hora de afeitarse), debe hacerse responsable de sus actos y verse a sí mismo en el espejo, de manera metafórica. El problema de fondo es que las desigualdades sistémicas que oprimen a muchos hombres y mujeres no se terminarán con simples actos de buena voluntad: son tendencias de la sociedad que se sostienen en dinámicas económicas, como las que hacen que en México, en promedio, un hombre gane 12% más que una mujer por realizar el mismo trabajo. Afortunadamente, hay leyes como las de Islandia que comienzan a modificar, al menos en parte, estas dinámicas. 

10. Los hombres necesitan su propio movimiento

Algo muy destacable del anuncio de Gillette es que, pese a los comentarios de los machos ofendidos, en realidad no utiliza terminología de la teoría feminista. Los responsables de publicidad de la marca deben estar al tanto de que los consumidores de hoy están muy al tanto del discurso que las marcas aportan a la conversación sobre este tipo de temas; sin embargo, el tino de la campaña, y tal vez también su fracaso, consiste en que no les dice a los hombres qué hacer, sino simplemente les pide ser la mejor versión de sí mismos. Por desgracia, hace falta mucho más que eso para acabar con los alarmantes índices de violencia y desigualdad que se viven en público y en privado (en Internet y fuera también).

 

A pesar de que la campaña ha recibido en este par de días muchos comentarios negativos, e incluso supuestos llamados a no comprar las marcas asociadas a Procter & Gamble (propietaria de Gillette), es muy posible que el furor baje después de unos días, como suele ser con este tipo de temas. Sin embargo, es importante que los hombres asuman al menos parte del mensaje: los hombres no son los enemigos por excelencia, pero estadísticamente, los hombres cometen más violencias que las mujeres, ya sea sexuales, económicas o de otro tipo.

Lee también: En Islandia ya es un delito que las mujeres ganen menos que los hombres

Cambiar nuestras percepciones sobre lo que significa ser hombres en el mundo actual requiere de cambios profundos en las dinámicas de poder, y sí, también en la forma en la que enseñemos a las próximas generaciones a no reproducir patrones que afectan y hacen más difícil la vida tanto de hombres como de mujeres. Un comercial no terminará con las violencias cometidas por los hombres (a lo más, es muestra de que las marcas buscan vender lo más posible y ofender lo menos posible), pero tal vez pueda generar un buen debate, al menos mientras dura la ola.



10 cuentos esenciales para inculcar en tus hijos el amor a los animales

La conciencia más profunda puede cultivarse desde las actividades más sencillas.

Las redes sociales son una muestra de cómo la conciencia sobre los derechos de los animales ha ido creciendo en las últimas décadas. Más allá de una búsqueda evidente por comer más sano, también en el terreno de los animales las campañas para su respeto son más populares.

Lo anterior es afortunado, pues esto mismo genera cultura, aunque es verdad que la cultura más arraigada inicia en casa.

Hoy te presentamos un compendio de libros imprescindibles para que tus hijos crezcan su conciencia sobre el bienestar de los animales como parte de un todo que merece respeto básico. La selección ha sido hecha por Historias Vegetarianas y entre princesas, caballeros, animales, granjas, bosque encantados y reinos lejanos, estas historias nos dejan lecciones mucho más arraigadas.

 

1. El cuento de Ferdinando, de Munro Leaf

Es un cuento que nos habla de la naturaleza instintiva asociada a Ferdinando, un toro salvaje que, sin embargo, nunca ha pensado en atacar a nadie.

cuentos infantiles animales

2. Dilo por mí, de Rocío Buzo

Cuando Oil, de 9 años, un día comía en casa de sus abuelos un filete, este último comenzó a cantar una canción que les cambiaría la vida para siempre.

cuentos infantiles animales

3. El sapito vegetariano, de Ana María Romero Yebra

La historia del sapito que por cuenta propia decidió que no comería más animales.

Screen Shot 2016-02-14 at 10.57.25 AM

4. El pez que sonreía, de Jimmy Liao

Un hombre camino al trabajo siempre pasaba por un acuario. Ahí vivía un simpático pez que siempre le sonreía. Un día decidió comprarlo…

Screen Shot 2016-02-14 at 11.06.25 AM

5. Adiós Manoplas, de Benjamin Chaud

La historia de un conejo que era el mejor amigo de un niño. Luego ese niño decide abandonarlo…

Screen Shot 2016-02-14 at 11.07.41 AM

6. El destino de Cartucho, de Ana Sánchez Rodríguez

Es un perro de caza, ¡aunque no se identifica con nada de eso!

Screen Shot 2016-02-14 at 11.08.21 AM

7. Como tú, de Guido van Genechten

Este libro nos habla de la gran similitud de los animales con nosotros. ¡Te sorprenderás!

Screen Shot 2016-02-14 at 11

8. Palabras de Caramelo, de Gonzalo Moure

Un niño sordo es un gran sabio de las emociones, tanto así, que es capaz de comunicarse como nadie con su camello Caramelo. Un día, cuando crece, se entera de que quieren sacrificarlo, y entonces huye con él…

Screen Shot 2016-02-14 at 11

9. Los animales también lloran: Historias sobre el abandono, de Raúl Mérida y Pablo Santana

Un libro para recordar que un animal no es un juguete.

Screen Shot 2016-02-14 at 11.19.36 AM

10. Platero y yo de Juan Ramón Jiménez, contado a los niños, de Rosa Navarro Durán

El enternecedor libro que cuenta con admiración las particularidades bellas de un burro.

Platero