El aceite es un recurso útil para la cocina, pues no sólo facilita el proceso sino qur también le da un sabor único al platillo. Sin embargo, en muchas ocasiones se quedan cantidades excesivas dentro de la sartén y tendemos a tirarlas por el drenaje, lo cual afecta a los mantos acuíferos de nuestro planeta, así como a su biodiversidad.

El residuo que deja el aceite de cocina es uno de los principales contaminantes del agua, pues requiere de un proceso complejo de eliminación. De hecho, 1 litro de aceite puede contaminar hasta 1,000 litros de agua, lo cual equivale a lo que bebe en promedio una persona durante 1 año.

Te compartimos las siguientes medidas de prevención que te serán útiles para evitar el desperdicio de aceite y, de ese modo, también podrás contribuir al cuidado del medioambiente:

aceite-usado

– Lleva los residuos al Mercado de Trueque de la Secretaría del Medio Ambiente del Gobierno de la CDMX. Cada segundo domingo de cada mes puedes llevar el aceite, evitando que acabe en tuberías, drenaje y ríos.

– Dona el aceite de cocina. En muchas ciudades se está pidiendo donar el aceite de cocina usado, para convertirlo en biodiésel de combustión más limpia. Este producto es un combustible no tóxico y biodegradable capaz de encender el motor de un auto, lo cual ayuda al medioambiente. Hay lugares de recolección designados donde se puede donar el aceite; basta con realizar una pequeña búsqueda en Internet escribiendo “donación de aceite de cocina –en x ciudad–”.

– Utilízalo para frotar las palas de nieve y ayudará a que la nieve no se pegue.

– Haz una lámpara de aceite, principalmente para cuando hay cortes de energía eléctrica y se está en la oscuridad durante mucho tiempo.

– Lleva grandes cantidades de aceite a un restaurante local, ahí se encargarán de prolongar su vida con el mejor uso.