¿Cuántos pozos de Fracking hay en México y en dónde están?

Desde 2003 existen al menos 924 pozos ya funcionando en este país.

El Fracking se ha convertido en las últimas décadas en una de las técnicas de extracción de hidrocarburos más peligrosas. En países como Francia, Alemania, Bulgaria e Irlanda se ha prohibido esta técnica para extraer gas shale  por sus implicaciones en la formación de sismos, la detección de cancerígenos en la mezcla que se aplica para quebrar las capas del suelo, y la contaminación del agua circundante, entre otros motivos. 

En México la Reforma Energética recién aprobada promueve la extracción de gas shale por medio del Fracking. Por ello organizaciones sociales han estado denunciando las nefastas implicaciones de esta técnica, como la Alianza Mexicana contra el Fracking. 

Por las descomunales cantidades de agua usadas en el Fracking, este líquido es uno de los recursos naturales más afectados por esta práctica; por lo que se trata además de una amenaza para la salud, y la seguridad alimentaria y de consumo de la población.

La Alianza Mexicana contra el Fracking dio a conocer recientemente que desde 2003, años antes de la Reforma Energética, ya habían sido perforado al menos 924 pozos.

 

¿Dónde se encuentran?

Coahuila (47 pozos)

Nuevo León (182 pozos) 

Puebla (233 pozos) 

Tabasco (13 pozos) 

Tamaulipas (100 pozos)  

Veracruz (349 pozos)

También en Ecoosfera: Focos Rojos: las zonas que más afectará el Fracking en México.



Coca Cola, Pepsi Cola y Danone están acabando con el agua de México

Las empresas internacionales con sedes en México, tales como Coca Cola, Pepsi Cola, Danone y muchas  mineras, gozan de concesiones que les permiten realizar la extracción y la privatización del líquido vital del país. Esto pone en peligro tanto a la biodiversidad como a las comunidades de cada región mexicana, pues las multinacionales violan el derecho humano […]

Las empresas internacionales con sedes en México, tales como Coca Cola, Pepsi Cola, Danone y muchas  mineras, gozan de concesiones que les permiten realizar la extracción y la privatización del líquido vital del país. Esto pone en peligro tanto a la biodiversidad como a las comunidades de cada región mexicana, pues las multinacionales violan el derecho humano al agua al acaparar el 82 por ciento del valor del marcado en términos de ventas totales. 

De acuerdo con un informe presentado a Léo Heller, relator especial sobre el derecho humano al agua potable y saneamiento de la Organización de las Naciones Unidas –ONU–, existen 101 organizaciones que acaparan dichas ganancias a partir del agua, las cuales “no son reguladas ni fiscalizadas adecuadamente, además de que las concesiones son absolutamente ridículas en relación con las ganancias.”

Por ejemplo, Coca Cola Femsa paga anualmente alrededor de 2 600 pesos por cada una de las seis concesiones de explotación de aguas subterráneas, y con una ganancia de 32 500 millones de pesos. Otro ejemplo es la industria minera que extrae casi 437 millones de metros cúbicos de agua –cantidad con la cual se cubren las necesidades de toda la población de Baja California Sur, Colima, Campeche y Nayarit–. Sin olvidar que desde la publicación de la reforma constitucional en materia energética en el 2013, las actividades de exploración y explotación tanto de petróleo como de hidrocarburos  tienen “preferencia sobre cualquier otra que implique el aprovechamiento de la superficie y del subsuelo”. 

La obstaculización para el cumplimiento del derecho humano al agua implica, de acuerdo con el Informe sobre las violaciones a los derechos humanos al agua y saneamiento, se debe principalmente por el fracking de cada región: “[Se] destaca por la afectación en términos de disponibilidad, accesibilidad, asequibilidad y calidad del agua, factores indispensables para el cumplimiento del derecho humano al agua” en el marco jurídico, el proceso de privatización, las implicaciones de los megaproyectos y la criminalización de comunidades y personas que defienden sus tierras y el agua. Se indica también que: 

Las empresas mineras gozan de privilegios fiscales incomparables que han permitido que los recursos naturales de la nación beneficien a unos cuantos, y con las reformas a las leyes minera y energética se les otorga carácter de ‘industria de utilidad pública’, con lo que la exploración y extracción de recursos son de interés nacional y orden público, priorizando este uso por encima de cualquier otro.



Celebridades deshacen con argumentos al fracking en México (VIDEO)

Ser un experto para intuir que el fracking es injustificable no es necesario; acá más pruebas de por qué y una campaña para frenarlo.

Foto:redpolitica.mx

Cuando se conoce, incluso superfluamente, de qué y cómo va la técnica del fracking para extraer gas, intuitivamente la reacción es un rechazo. Primero porque extraer ese gas es continuar con una lógica anti sustentable de extracción de hidrocarburos, cuando evidentemente, deberíamos ya estar concentrados en las energías verdes.

Suena además a catástrofe el romper, literalmente, las capas del subsuelo con tóxicos y monumentales cantidades de agua…Antes, ya habíamos retomado la opinión de algunos expertos de la Alianza Mexicana contra el Fracking sobre los 3 principales consecuencias nocivas como resultado de esta práctica.

Ahora, esta misma red de personajes y organizaciones sintetiza en un video y con la narración de Rubén Albarrán, Lumi Cavazos y Julieta Venegas cómo es que el fracking, prohibido en otros sitios como Nueva York, Francia y Bulgaria, es una aberración para el medio ambiente, la salud e incluso la economía a largo plazo.

Tóxicos, cantidades descomunales de agua, 500 toneladas de químicos tóxicos inyectados al suelo, elementos radioactivos y metales pesados liberados desde el subsuelo (parte de este flujo es evaporado, liberando cancerígenos en el aire; otra parte “la desaparecen”). No existen realmente plantas capaces de eliminar la radioactividad y hasta el 80% de estos residuos pueden quedar bajo tierra contaminando los mantos friáticos de manera irreversible; también contamina el aire, la tierra, el ganado.

Si te suena, aquí puedes firmar para que los legisladores elaboren una ley que prohiba el fracking. Recuerda que las campañas digitales sí sirven, aquí 3 ejemplos de victorias ambientalistas alcanzadas en México con este método.