Muchos consideran que la vida salvaje es una especie de plaga que acomete en contra de la civilización humana. Desde insectos que creemos que invaden nuestras casas hasta coyotes que cruzan avenidas o animales que son contenidos en zoológicos, el hombre parece ser incapaz de convivir respetuosamente con animales en espacios que hasta hace poco eran salvajes. El resultado de esta falta de respeto ha llevado a la extinción de miles de especies, y al sufrimiento de muchas otras. Afortunadamente, hay grupos e individuos que intentan contrarrestar esta situación al proteger, cuidar y adoptar a animales enfermos.

Mike Trowler es uno de ellos. Este ingeniero retirado vive en Inglaterra en una gran casa con un enorme patio, el cual ha adaptado para poder tener varios corrales donde cuida zorros y tejones enfermos o lastimados. Mike adoptó por primera vez a un zorro hace 7 años. El vulpino, que Trowley llamó Cropper, vivió con él 6 años hasta que murió en 2007. Cropper vivía dentro de la casa con Trowler, e incluso salía a pasear con él.

Este video muestra la relación entre Cropper y Trowler:

Después de que Cropper murió, Trowler continuó con su labor al rescatar animales heridos y cachorros de zorro. En cuanto los cachorros crecen, los regresa al bosque: algunos de ellos vuelven al jardín por las noches para ser alimentados, pero muchos más encuentran territorios nuevos para comenzar su vida salvaje.

Actualmente el inglés vive con Jack, otro zorro que adoptó en condiciones similares a las de Cropper. Trowler baña a Jack en el fregadero y lo saca a pasear:

Aunque no todos queremos adoptar un animal salvaje, ya que rara vez es una situación ideal para los animales o los seres humanos, la labor de Trowler es admirable. Su deseo de cuidar animales y ayudarlos es inspirador y nos recuerda que todos somos capaces de cuidar a la naturaleza, y que al hacerlo podemos aprender mucho del mundo que nos rodea.