Seamos adultos con educación ambiental de calidad

Es momento de dejar atrás las clases de ciencias naturales básicas y poder desempeñar roles profesionales para el desarrollo de un estilo vida sustentable en el trabajo, la política, cultura, etc. Pasar de la teoría a la práctica.

Hasta hace pocos años hablar la educación ambiental era considerada un área de estudio que podías encontrar medianamente explicada en la currícula escolar dentro de las materias de ciencias naturales, o geografía, un poco más en civismo e incluso biología. Sin embargo, en ningún caso se le prestaba la suficiente atención e importancia que merece el tema que aborda y no solamente por parte de los niños, sino en la cotidianidad de los adultos.

Casi como si fuera un cliché, la educación ambiental se considera como un conjunto de dinámicas de juegos y manualidades que enseñan a los niños a cuidar el medio ambiente. Pero en realidad es una disciplina metodológica que brinda las herramientas, conocimientos y refuerza habilidades para que todas las personas, sin importar su edad, conozcan cuáles son las maneras en las que pueden contribuir a un desarrollo sustentable de la sociedad.

La educación ambiental va más allá de buscar concientizar a las personas sobre las problemáticas de nuestro planeta, sino que se enfoca en generar cambios e iniciar acciones reales, con resultados tangibles, a nivel individual, comunitario e incluso gubernamental.

Ahora, esta disciplina es más importante que nunca, especialmente enfocada a las personas adultas, porque debido al avance acelerado de los daños ambientales que estamos sufriendo, no podemos esperar a que las nuevas generaciones estén listas para incidir un cambio. Es hoy cuando debemos empezar a implementar soluciones. Somos los adultos de hoy quienes tenemos la responsabilidad de cuidar nuestro entorno y además de brindar educación ambiental a los más pequeño, pero ¿Cómo lo haremos si como adultos nos resistimos a ser educados?

Necesitamos adultos preparados para afrontar las crisis ambientales en el aspecto económico, que construyan nuevos modelos de desarrollo que busquen la sostenibilidad y sustentabilidad, en incluso que se implementen proyectos que reviertan los impactos negativos que estamos generando día con día. Por ello, la educación ambiental no debe ser sólo para los niños, sino para los adultos que pueden implementar medidas correctivas en este momento.

Si bien es cierto que la sensibilización y concientización son eje trasversal de la educación ambiental, los adultos debemos ir un paso más allá y comenzar a profesionalizarnos en materia ambiental. Sin importar tu desempeños personal o profesional, tus gustos, aficiones o hobbies, todos somos responsables del cuidado del medio ambiente y desde la trinchera de cada uno se puede hacer algo para asegurar su estabilidad.

Cuando alguien desea incrementar sus conocimientos, mejorar su habilidades o conocer nuevas técnicas, por ejemplo, se toman cursos o talleres. Lo mismo sucede con quienes estén interesados en cuidar el medio ambiente. Algunas veces no basta con regar una planta o ver una película, es necesario comenzar a educarnos en temas ambientales para poder realizar aportaciones significativas y con resultados tangibles.

Es momento de dejar atrás las clases de ciencias naturales básicas y poder desempeñar roles profesionales para el desarrollo de un estilo vida sustentable en el trabajo, la política, cultura, etc. Pasar de la teoría a la práctica.

Es cierto que no puedes cuidar lo que no amas y parte fundamental de esta premisa parte del desinterés de las personas por convivir con espacios naturales e incluso de simplemente querer participar en la cuidado de la naturaleza.

No necesitamos vivir rodeados de árboles o estar en medio de un bosque para aprender a cuidar nuestro entorno. Cuidar el medio ambiente es una tarea cotidiana que podemos hacer en cualquier lugar.

Por ello, hoy toma más importancia que las personas adultas puedan prepararse y recibir educación ambiental que les permita crecer personal y comunitariamente en un entorno saludable.

Algunas veces las soluciones están tan cerca que no las vemos, pero te invitamos a abrir tu computadora y buscar talleres en línea, consultorías, cursos y convenciones que puedan mejorar tu educación ambiental para que tú te conviertas en un embajador por el cuidado del medio ambiente.

Deja atrás las creencias donde se adjudica a las nuevas generaciones la responsabilidad de revertir el daño que estamos haciendo ahora y comienza asumir tu compromiso ambiental de una manera más profesional y especializada.

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic



Estas serán las consecuencias de las decisiones de Trump frente al cambio climático

Para Trump, “mi administración ponga fin a la guerra del crudo”.

Durante su candidatura, el actual presidente de EE.UU., Donald Trump, aseguró que el cambio climático se trataba sólo un invento de China para ganar potencial financiero y económico. En ese entonces generó una oleada de malos presentimientos sobre su periodo presidencial; y ahora ha causado un torbellino de pánico tras firmar una orden ejecutiva eliminando la mayoría de las regulaciones establecidas por el expresidente Barack Obama cuyos objetivos eran reducir los efectos del cambio climático. 

Para Trump, esta medida ayudaría a poner un fin a “la guerra del crudo” y a “las regulaciones que bloquean numerosos puestos laborales”; así como a suspender más de la mitad de las medidas que ayudaban a reducir las consecuencias ambientales por el alto consumo del pretróleo. Esto, en sus palabras, hará que “mi administración ponga fin a la guerra del crudo”. 

 

Entre las regulaciones eliminadas se encuentran: la salida de EE.UU. del acuerdo de París –firmado en diciembre 2015–, la recesión del plan Clean Power –el cual regulaba las emisiones de carbono del país por medio del petróleo, carbón y gas–, entre otros. El objetivo es no sólo dejar de consumir crudo importado, también promover la producción energética de EE.UU. En palabras de Trump, “La antigua administración devaluaba a los trabajadores por sus pólizas. Ahora nosotros podemos proteger el medio ambiente mientras se provee ofertas laborales a las personas.”

El impacto de esta decisión es, en otras palabras, un intento de cambiar tanto práctica como filosóficamente la narrativa de EE.UU. en torno del cambio climático. Si bien la idea es proveer una oferta laboral en la industria de petróleo y gas, comenta el especialista en medio ambiente de la BBC, Matt McGrath, la realidad es que esta medida sólo ofrecerá trabajo a los abogados. 

McGrath agrega que la nueva administración dejará que la industria de gas y petróleo tengan reglas menos restrictivas en torno a las emisiones de metano, y por tanto una mayor libertad para cometer numerosos y cada vez más graves ecocidios. En otras palabras, esta decisión ignora la ley y la realidad científica que ha evidenciado las consecuencias del calentamiento global. 

Más en Ecoosfera: 

Cambio climático incrementa número de guerras, estudio confirma

Estos son los 5 lugares más afectados por el cambio climático

El impacto del cambio climático ha llegado hasta nuestros genes

 

 

 

 



Este perro callejero diario le entrega regalos a la mujer que le da de comer (VIDEO)

Tua Plu es un perro callejero que cada día lleva regalos a Orawan Kaewla-iat, una mujer tailandesa que suele dar de comer a perros en condición de calle.

El vínculo entre humanos y animales puede ser realmente especial, principalmente cuando carga emociones profundas como la gratitud y el cariño. Incluso sorprende en ocasiones cuando los animales tienen muestras de agradecimiento que apropiamos exclusivos de los humanos. Pero la realidad es que el afecto tiene maneras de sobrevivir pese a las fronteras de las especies. 

Un ejemplo de ello es Tua Plu, un perro callejero que cada día lleva regalos a Orawan Kaewla-iat, una mujer tailandesa que suele dar de comer a perros en condición de calle. Tua Plu llega cada día con un objeto en su hocico –muchas veces hojas o piezas de papel– para dárselo a Kaewla-iat, quien le da de comer a él y a su madre.

¿Es este la quintaesencia de la humanidad que reside en cualquier especie del planeta? Quizá este video pueda dar la respuesta: 

 


¿Qué sucede con las mariposas monarca en México?

Es necesaria la organización entre ejidatarios como instituciones con un objeto en particular que es la conservación del fenómeno migratorio de la mariposa monarca.

Autor: María Fernanda Medina Velázquez

Piedra Herrada se encuentra ubicado en San Mateo Almomoloa, del Municipio de Temascaltepec, Estado de México, forma parte de la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca que abarca parte del Estado de México y Michoacán (CONANP, 2001). El régimen de propiedad es ejidal, esta situación genera un reto para la conservación de los bosques de oyamel por la coordinación entre ejidatarios e instituciones; de acuerdo con Brenner (2009) el reto es coordinar a los actores, intereses y conflictos, al ser los ejidatarios los dueños del predio tienen la necesidad de aprovechar los recursos tanto maderables como no maderables así como sus tierras, desencadenando cambios de usos de suelo donde el impacto es al deterioro ambiental.

En el presente ensayo tiene como objetivo relacionar la conservación de la Mariposa Monarca con el desarrollo sustentable de la comunidad de Piedra Herrada desde el punto de vista de gobernanza ambiental, que de acuerdo con Hufty (2008) se asocia a los acuerdos formales e informales en el ámbito normativo para solucionar problemas, donde no solo interviene el gobierno para dirigir a la sociedad, si no es un enfoque integrador donde interactúan todos los actores. Se realizó una visita al paraje Piedra Herrada el 9 de enero 2017 con la finalidad de conocer la situación socio-ambiental a través de entrevistas informales a los guías, los cuales son ejidatarios, con base en ello se realizó un análisis para concluir si la gobernanza es aplicada en la conservación de la Mariposa Monarca que a su vez se traduce en desarrollo sustentable en el paraje Piedra Herrada en Temascaltepec, Estado de México.

Fotografía de WWF
Fotografía de WWF

Durante décadas existe la preocupación por el ambiente, este tema ha logrado ser de carácter global formalizándolo con diversas reuniones internacionales, México fue cede en el 2010 para la Conferencia de la ONU sobre el cambio Climático en Cancún; a pesar de esta preocupación internacional y nacional no se ha logrado compaginar esfuerzos para llegar a una conservación ambiental y por lo tanto un desarrollo sustentable. Generalmente se entiende que la conservación ambiental va dirigida a recursos naturales y biodiversidad; sin embargo, va más allá de temáticas ambientales, no es posible hablar de conservación si no se involucran aspectos sociales, culturales, políticos y económicos.

En 1986 fue decretando el hábitat de la Mariposa Monarca como Reserva de la Biosfera (RB) (SEMARNAT, 2017), el objetivo es conservar el fenómeno migratorio de la Mariposa Monarca, Piedra Herrada comprende 100 hectáreas (Velázquez, 2006) siendo un punto de interés por diversas instituciones para impulsar la economía de la mano con el desarrollo sustentable para minimizar impactos ambientales, puesto que los habitantes de Piedra Herrada presenta problemas económicos y por ello tienen la necesidad de hacer uso de los recursos naturales que presenta el ejido.

El ejido al estar dentro del polígono de la RB implica una limitación del uso tradicional de los recursos naturales; Cárdenas (2009) menciona en el dilema de los prisioneros que las instituciones utilizan reglas como prohibiciones o impuestos, por consecuencia el individuo decide no cooperar; dentro de este análisis situamos los conflictos que se enfrentaron los ejidatarios de Piedra Herrada, primero por qué no se tenían el conocimiento que sus tierras se encuentran dentro de un área natural protegida, esta situación les implica restricciones para el uso de los recursos naturales y por lo tanto genera conflictos sociales al no comprender el porqué de las restricciones.

Durante la entrevista, el guía menciona que hace aproximadamente 25 años los pobladores se introducían al bosque para cuidar el ganado percatándose que existían colonias de mariposas que solo aparecían en una temporada y desaparecían posteriormente este fenómeno se repetía año con año atribuyéndole su estancia en el sitio como místico, la comunidad argumentaba que eran las almas de sus ancestros que año con año los visitaban; sin embargo, desconocían los beneficios que trae consigo que sus bosques sean elegidos por esta especie.

Con el pasar de los años llegaban visitantes de otros estados y países preguntando donde se encontraban las colonias de la mariposa, en ocasiones pagaban a las personas que los llevaran hasta donde se encontraran; la situación económica de los habitantes de Piedra Herrada era complicada puesto que las vías de comunicación eran carreteras de terracerías y los servicios de transporte públicos no eran frecuentes, complicando el traslado a otros lugares como Valle de Bravo o la ciudad de Toluca donde eran los destinos para trabajar o estudiar; la necesidad de buscar sustento para su familia los obligaba a hacer uso de sus terrenos deforestándolos para realizar agricultura.

Ante este escenario es necesaria la organización entre ejidatarios como instituciones con un objeto en particular que es la conservación del fenómeno migratorio de la mariposa monarca, considerando que la gobernanza se ha “convertido en una herramienta sociopolítica en la gestión ambiental” (Alfie, 2013), cuya base es la participación de la comunidad con instituciones para lograr el objeto principal; aproximadamente hace 10 años fue cuando se comenzaron a realizar redes de trabajo principalmente con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), de acuerdo con el guía los primeros años fueron complicados porque no todos los ejidatarios estaban de acuerdo con conservar el bosque cuando tenían la necesidad de ejercer actividades agrícolas.

Los primeros esfuerzos de conservación el bosque se complicaron por la organización de la comunidad; sin embargo, poco a poco se ha logrado una organización colectiva, Cárdenas (2009) menciona que los intereses e incentivos individuales con los colectivos es la suma de las decisiones individuales, generando una solución individual y socialmente deseable para los involucrados; para optimizar la conservación se sumaron organizaciones como Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) donde su papel es el monitoreo de la mariposa monarca sobre los bosques de oyamel en toda la RB, de igual forma han brindado herramientas para que la comunidad pueda obtener un beneficio económico bajo un esquema de desarrollo sustentable que busca estrategias y medidas socio-ambientales balanceadas en este caso el turismo desempeña un papel importante en el desarrollo económico de la comunidad de Piedra Herrada.

En conclusión Piedra herrada ha logrado avances durante los últimos años, han consolidado estrategias a favor de la conservación de una especie, la cual implica mantener un ecosistema que brinda refugio a otras especies de flora y fauna, generando servicios ambientales y económicos. La gobernanza de acuerdo con Hufty (2008) se puede relacionar con la dinámica social ya que desde los ejidatarios hasta las instituciones tienen el mismo objetivo, una de las mayores motivaciones es lograr un desarrollo sustentable, la infraestructura que utilizan en Piedra Herrada está diseñada para que el impacto al ambiente no sea agresivo, aportando una sensación al turista como parte de la naturaleza, aún falta trabajo pero concluyo que Piedra Herrada es un ejemplo de trabajo en conjunto donde los actores fijaron un objetivo y están participando para conseguirlo, la mariposa monarca es vista como un impulso económico para los ejidatarios y ellos trabajan para mantener su hábitat donde habitan otras especies son beneficiadas.



Detrás del desarrollo sustentable de la isla Holbox

La población local, académicos y diversas ONG ambientales reconocen que la biodiversidad de la isla está en riesgo debido a la modernización sustentable que le asecha.

Autora: Pacheco González María Fernanda

La isla Holbox, forma parte del Área de Protección de Flora y Fauna Yum Balam (APFFYB), ubicada en el extremo norte del estado de Quintana Roo, decretada el 6 de junio de 1994 (CONANP, 2016). Es uno de los lugares en México con una gran belleza escénica, debido a la basta cantidad de biodiversidad que se alberga dentro de este territorio. Este sitio ha llamado la atención en los últimos años de muchos inversionistas nacionales y extranjeros, ya que representa una mina de oro verde para megaproyectos turísticos, los cuales pretenden ser amigables con el medio ambiente. Las principales actividades turísticas que se realizan en Holbox son; nado con el tiburón ballena, snorkel, pesca deportiva, bioluminiscencia, entre otras. Al ubicarnos dentro de un Área Natural Protegida (ANP) se deben de tomar ciertas medidas para la conservación de los ecosistemas marinos y terrestres, es por ello que es necesario ordenar el turismo, ya que como lo menciona López (2016) las actividades acuáticas recreativas son una de las principales amenazas para los recursos naturales.

Una de las cosas más relevantes del sitio es que han pasado 22 años desde su decreto y aún no cuenta con un programa de manejo, el cual se entiende como un instrumento rector de planeación, donde se regula la zonificación y estrategias de conservación que se llevaran a cabo dentro del ANP (Brañes, 2000). Esto preocupa a la población local, académicos y diversas ONG ambientales, ya que reconocen que la biodiversidad de la isla está en riesgo debido a la modernización sustentable que le asecha.

salvemos holbox

Desde los años 90´s México ha optado por el desarrollo sustentable, impulsado por presiones y financiamientos internacionales, el cual llega como una estrategia para incrementar la creación de empleos potenciando el desarrollo económico y social, lo cual pretende favorecer a las clases medias y bajas del país, preservando el medio ambiente y buscando resarcir la degradación ambiental (Palafox, 2016; González y Vázquez, 2016). Debido a ello, las ANP resultan ser el lugar idóneo para promover proyectos sustentables, integrando el ecoturismo como parte de la economía mexicana, fomentando actividades recreativas en contacto directo con la naturaleza, generando el compromiso de cuidado y respeto hacia la biodiversidad (CONANP, 2016; González y Vázquez, 2016). Esto genero expansión turística dentro del estado de Quintana Roo (y otros más), lo cual coincide con que alrededor del 25 % de la superficie de este estado se encuentra bajo alguna modalidad de protección, existiendo 17 ANP a nivel federal (López, 2016).

Dada esta información previa, es pertinente reflexionar. Si, el turismo sustentable que se desarrolla dentro de las ANP, promete desarrollo económico y social además del cuidado del medio ambiente, ¿Por qué aún existe degradación de ecosistemas, pobreza y marginación dentro de las ANP?, en el caso particular de este trabajo, ¿Por qué se ha desatado movilización social dentro de APFFYB? O ¿Por qué existen campañas que refieren a la pronta protección al medio ambiente, como el caso de Salvemos Holbox?

salvemos holbox
www.sinembargo.mx

Bajo este contexto, las ANP ya no son solo, un territorio protegido el cual se debe conservar, sino, se convierten en territorios conflictivos, ya que se encuentran en disputa por diferentes actores, así la demanda que genera el ecoturismo dentro de las ANP, provoca que estas adquieran un sentido económico muy tentativo, convirtiéndose en mercancía. Todos quieren aprovechar ese recurso y muchas veces las comunidades originarias no son las beneficiadas por la “sustentabilidad”, lo que provoca crisis ecológica y política por la apropiación del uso y usufructo de los recursos naturales y culturales (Palafox, 2016).

Estudios desarrollados dentro de otras ANP muestran que en ocasiones el ecoturismo o turismo sustentable es impuesto a través de distintas políticas al interior de algunas comunidades, forzándolas a abandonar sus prácticas productivas, sustituyéndolas por prácticas turísticas (González y Vázquez, 2016). Incluso la construcción del espacio turístico implica un despojo de los recursos naturales para las comunidades rurales, desplazándolos de los lugares de vivienda o impidiéndoles el paso a determinados caminos o paso hacia las costas (Cañada, 2016) lo que provoca debilitamiento del tejido social (Cañada, 2016) y paralelamente, existe una afectación hacia los ecosistemas, como la destrucción de manglar y humedales, contaminación del agua, generación de residuos sólidos, por referir algunos en las zonas costeras (López, 2016).

Fuente: Animal Político

Entonces, las practicas del desarrollo sustentable no aseguran un reparto equitativo de los bienes, pues bien, actores poderosos dominan a la clase pobre a través de factores que permean las políticas destinadas a la preservación de la naturaleza (Palafox, 2016). En este sentido, los empleos creados por el turismo para las comunidades donde se desarrolla, “son habitualmente precarios y ocupan los niveles más bajos de la escala laboral” Palafox, 2016. Tal y como ocurre en el caso de Holbox, en donde los pobladores originarios son limpiadores, camareros, recepcionistas, con salarios bajos. Los cuales se han visto sometidos por el rápido crecimiento turístico que se ha desarrollado en la isla, en los últimos 20 años. Dentro de este periodo se observa a su vez un incremento de venta de ejidos y descontento de la población local, ya que las prácticas turísticas han salido de sus manos, llegando a actores externos, los cuales han aprovechado el recurso de la población, llevándose la mayor parte del beneficio,  generando ruptura ecológica y social.

Por un lado, el desarrollo del ecoturismo suponía una fortuna para los pobladores de Holbox, pero llego para arrasar con el capital social y natural que este presentaba. Se ha propuesto por algunos autores, los métodos de gobernanza ambiental, los cuales suponen nuevos procesos de participación en donde se presentan los intereses de todos los actores, los cuales evitaran problemas en las relaciones sociales que existen entorno a la producción, consumo y distribución de los recursos naturales, evitando que permeen las políticas destinadas a la preservación de la naturaleza.

En este sentido, se han realizado modificaciones en la política de conservación para incorporar opiniones, intereses y proyectos de los actores sociales locales, a través de mecanismos participativos (Martínez y Espejel, 2015; Barriga 2007) el desarrollo de una política de institución social, y que estos se involucren en los rubros de gestión, generando dentro de la visión de la sustentabilidad un enfoque participativo para los procesos de construcción como gestión.

Por ello se promueve la necesidad de estudios que evalúen las relaciones sociales dentro del APFFYB con relación de las políticas públicas que impulsan el desarrollo de megaproyectos ecoturísticos ya que para cumplir el objetivo de conservación es necesario el trabajo con la población local, siendo las comunidades actores indispensables (García-Frapolli, 2015).

En conclusión, podemos detenernos a pensar en un posible escenario, que muestre a un Holbox, en donde los manglares se conviertan en pequeños hoteles o palafitos, donde las calles en lugar de ser de arena sean de concreto, en donde la paz que genera estar a la orilla del mar se vea consumida por ruido de antros, bares y una gran masa de personas. Se ve un Holbox, un área natural protegida, cancunizada. Pasará de ser, de un área con gran belleza escénica a un sitio urbano, un lugar de paz y tranquilidad social a un sitio con robos e inseguridades. Esto, puede ser una realidad, si los proyectos “sustentables” no son regulados, no solo por instituciones de gobierno, sino por la comunidad que allí habita desde hace muchos años.

Si bien una de las propuestas para comenzar un cambio ante este escenario, es promover los métodos de gobernanza ambiental, hay que pensar en que complicaciones tendría, el intentar empatar intereses de todos los actores que se involucran sobre el aprovechamiento de un territorio y generar respuestas, pero sobre todo comenzar a tomar acción como un equipo interdisciplinario, antes de que el ecoturismo termine con lo que tanto promueve.



¿Sabías que apenas hace 40 años no existía la educación ambiental?

No fue hasta 1977, que se asumió el compromiso de incorporar los principios básicos y los objetivos generales de la Educación Ambiental a los sistemas de educación.

Eran finales de la década de los años 60s y parecía que el mundo tomaba conciencia de las implicaciones y consecuencias de sus acciones en el medio ambiente. Sin embargo, no fue hasta 1975 que más de 70 países lograron establecer los principios que hoy rigen a la Educación Ambiental (EA) en el planeta, a través de la firma de la “Carta de Belgrado”.

Es entonces, cuando de manera formal se establecieron programas y políticas que promovieran la concienciación sobre las problemáticas ambientales, así como algunas acciones conservacionistas, que ayudarían a vincular de manera armónica, las actividades humanas y su entorno. Todo esto con el fin de garantizar el sostenimiento y calidad de las generaciones actuales y futuras hoy conocido como Desarrollo Sostenible.

La Educación Ambiental como un mecanismo pedagógico hacía la sostenibilidad, está basado en dos fundamentos; el primero que hace referencia a como interactúan entre sí los ciclos de la naturaleza y el segundo a la interacción e influencia de las actividades humanas con los ecosistemas.

Objetivos como la toma de conciencia , adquisición de conocimientos, actitudes, aptitudes, la capacidad de evaluación y la participación resonaban ligeramente hace 40 años en un planeta con más de 4.000 millones de habitantes. La urgencia de llevar a la práctica dichos objetivos y ligarlos con metas, era algo realmente complejo.

No fue hasta 1977, que se asumió el compromiso de incorporar los principios básicos y los objetivos generales de la Educación Ambiental a los sistemas de educación, estrategias, modalidades y la cooperación internacional. Pero no era la sensibilización o la educación para la conservación el fin último de la EA. El real desafío era modificar comportamientos entre los ciudadanos y la formación de una nueva ética universal que sentará las bases para la transformación de las políticas nacionales e internacionales.

Para los años 90´s, como resultado de un exhaustivo análisis de las principales causas de la problemática ambiental, concibiendo a la pobreza y al aumento de la población, como los detonadores de los problemas ambientales y sin tomar en cuenta que los modelos de económicos y de desarrollo adoptados y hoy vigentes, que generan una desigual e injusta distribución de los recursos , se concluyen documentos que serían parte de los insumos para el diseño de la AGENDA 21 en la Cumbre del a Tierra en 1992.

Durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo (Río de Janeiro,1992), se retoma la estrategia internacional para la acción en el campo de la Educación y la Formación Ambiental y se toma como base para el capítulo 36 de la Agenda 21. Capítulo dedicado al fomento de la educación, capacitación, y la toma de conciencia, a través de tres áreas de programas: la reorientación de la educación hacia el desarrollo sostenible, el aumento de la conciencia del público, y el fomento a la capacitación.

En otras reuniones celebradas de manera paralela, se aprobaron 33 tratados entre los que destaca el Tratado de Educación Ambiental hacia Sociedades Sustentables y de Responsabilidad Global, el cual señala a la EA, como un acto de transformación social, estableciendo 16 principios de educación.

En Latinoamérica esta cultura medio ambientalista surgió hasta la década de los ochentas .Costa Rica, fue a finales de los 90´s como una de las primeras naciones en la región Centroamericana, que inicio esfuerzos en el campo de la educación ambiental.

En México, no fue hasta inicio de los noventas que se logró tener una mayor consolidación en la materia. Durante el Primer Congreso Iberoamericano de Educación Ambiental (Guadalajara), donde se estableció que la EA no es una cuestión meramente ecológica, sino que debe incorporar múltiples dimensiones de la realidad de nuestro país. Se planteo el fomento a la participación social y la organizaciónn comunitaria como elementos del autodesarrollo de la persona.

Si bien, la educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo, decía Nelson Mandela. Entonces la Educación para el Desarrollo Sostenible (EDS) sería la herramienta para la transición hacía la sostenibilidad.

La EDS, incorpora en la enseñanza y el aprendizaje cuestiones esenciales de desarrollo sostenible vinculando temas como la diversidad cultural, los derechos humanos, la reducción de la pobreza, cultura de paz, el uso de las tecnologías de la información, el cambio climático y la biodiversidad , así como el consumo sostenible.

Estos planteamientos se han venido discutiendo a raíz del la Declaración del Decenio de la Educación para Desarrollo Sostenible (DEDS), lanzado en el año 2005 y que llegó su culminación en noviembre del años pasado.

En Telar Social México promovemos procesos culturales dirigidos a lograr un futuro sostenible. Desde hace cerca de 4 años en conjunto con Reforestamos México y por su gran experiencia en temas de educación ambiental (viveros escolares, concursos de fotografía, certámenes para maestros ambientalistas) hemos decidido impulsar acciones que eleven el debate de la Educación Ambiental a profundo cambio social sostenible. Es decir un cambio cultural, enfocado a no educar para conservar, si no en educar para cambiar a la sociedad, favoreciendo en el proceso las habilidades, talentos y competencias de las personas.

Entendemos que la cultura se ha vinculado a los sistemas de creencias, los valores, las relaciones sociales y las instituciones que se generan de los grupos sociales así sus modelos educativos. La cultura como centro de la práctica educativa, debe propiciar diálogos transculturales y cambios en los valores que estén intrínsecamente ligados a las dinámicas socioambientales locales dentro de un contexto de globalización.

Por lo tanto, el enfoque de la cultura de la sostenibilidad, deja de ser un elemento relevante en el proceso de desarrollo sostenible, y se convierte en la dimensión que lo subyace, en la dimensión sobre la cual y a través de la cual se construirán los cambios necesarios (UNESCO, 1997, 2004), confiriéndole nuevas posibilidades a los procesos educativos.

La crisis ambiental es un reflejo de la crisis sociocultural que vivimos actualmente. ¿Cómo puede abordar la educación y los procesos de cambio cultural de tal manera que contribuyan a generar cambios hacia la sostenibilidad?

En Latinoamérica, la EA no se ha visto la necesidad de abordar la cultura en términos de cambio, sino más bien en los de permanencia. ¿Podríamos pensar en los problemas de la insostenibilidad no solo en términos de conservación de la cultura, sino también en términos de cambios, de procesos y de dinámicas culturales?

Estos planteamientos se han venido discutiendo a raíz del la Declaración del Decenio de la Educación para Desarrollo Sostenible (DEDS), lanzado en el año 2005 y que llegó su culminación en noviembre del años pasado.

Es decir, diseñar procesos culturales dirigidos a lograr un cambio social sostenible, que exigen una revolución de mentalidades, transformar los modelos mentales de escasez como fuente de incentivación. Elevar el nivel de pensamiento, al paradigma de prosperidad y abundancia, podrá romper el aislamiento e individualismo como respuesta intrínseca a nuestro entorno.

El desafió mundial en la educación actual , esta en que la gran mayoría de los modelos educativos están diseñados para dejar a la sociedad tal cual está. La evolución culturalpartirá de la transformación.

Durante las últimas décadas creímos que, siendo sustentables y amigables con el medio ambiente íbamos a estar bien. El reto está en no hacer el antiguo modelo de desarrollo sustentable, si no más bien inventar un modelo que en su centro sea la sostenibilidad.

Discutir sobre sostenibilidad /sustentabilidad no es la dilema, si no bien más cuestionar el desarrollo para poder provocar cambios realmente profundos. Los cambios en la tecnología históricamente han propiciado cambios sociales. Dichas transformaciones han sobrevivido gracias a la capacidad de reproducirse y sobrevivir en un entorno específico. ¿Cómo las modificaciones tecnológicas, educativas, políticas – económicas nos deben impulsar hacía un cambio social sostenible?

La educación para la Sostenibilidad persigue, en definitiva, lograr una profunda revolución de las mentalidades, a través de la generación de actitudes y comportamientos responsables que preparé a las y los jóvenes para la toma de decisiones fundamentadas dirigidas al logro de un desarrollo culturalmente plural y físicamente sostenible.

La precariedad de la transversalización de la sostenibilidad en la Agenda Nacional, invita a la sociedad civil proponer una estrategia que complemente el desarrollo de programas federales   con acciones estatales y municipales , a través de la formación de una ciudadanía consciente que participe en el desarrollo sostenible del nuestro país.

La transformación sostenible de nuestras prácticas educativas actuales, exige 3 planteamientos importantes: pensamiento holístico, interdisciplinariedad y transversalidad, que gesten el autogobierno responsable de niños, niñas, adolescentes y jóvenes, que garanticen su calidad de vida.

Los más de 23.5 millones niños y niñas que hoy inician la educación básica, serán millones de adolescentes y jóvenes mexicanos demandando para el 2030, una economía sostenible que les garantice un mercado laboral que les asegure la prosperidad que hoy en día proponemos en discursos.

En los 70´s la Tierra tenía la mitad de la población de lo que actualmente somos, 7.200 millones y se estima que para finales del siglo habrá más de 11.000 millones de personas de las cuales el 20% vive y vivirá en condiciones de pobreza absoluta. Se han declarado los limites planetarios cuyo traspaso supone un riesgo para las posibilidades del desarrollo.

Es por ello la urgencia de permear en la generación que a mediados del XXI será adulta y que enfrentará los valores críticos en la disponibilidad de fuentes de energía y de otros recursos en el planeta nos desafía a proponer un modelo de educativo que transforme sociedades. Prácticas educativas como herramientas gestoras del cambio cultural hacía la sosteniblidad. La sostenibilidad no es una palabra, es un objetivo, es un valor, es un estado del ser, es una experiencia.

El 2015, ha sido declarado el años del Desarrollo Sostenible, se formularan las reformas al sistema financiero mundial, se podrá punto y final a los llamados Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), para dar paso a los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible y se aprobará un nuevo acuerdo mundial encaminado a evitar los peligros en aumento del cambio climático inducido por el hombre. De nuevo el planeta estará en manos de lideres mundiales con modelos de desarrollo que poco han salvarguardado al sistema-tierra.

Hace 40 años poco ciudadanos opinaron, hoy el planeta físicamente ha cambiado, pero también la sociedad ha cambiado, la comunicación y la difusión hoy no nos limita. Hoy es tiempo de pasar del discurso a la acción en materia de Educación para el Desarrollo Sostenible.

Hoy no puede existir una sociedad sostenible sin modelo educativo que provoque una profunda revolución de mentalidades e impulse el empoderamiento ciudadano. Sin un nivel alto de nuestra consciencia colectiva, de empoderamiento interno y externo, será imposible llegar a la sociedad sostenible.

Y tú ¿Cómo participas en el diseño de un #MéxicoSostenible?

Sí quieres conocer más de lo que Telar Social México y otras organizaciones sociales, están realizando entorno a la Educación para el Desarrollo Sostenible visita la sección de Aliados Clave y Redes y Colectivos.

#EDSMx #MéxicoSostenible

Autor: Montserrat Salazar.

Organización: Telar Social México A.C.

_________________________________________________________________________________________________

Fuentes:

www.unsdn.org

www.unesco.org

http://www.unesco.org/new/es/education/themes/leading-the-international-agenda/education-for-sustainable-development/education-for-sustainable-development/

http://www.oei.es/divulgacioncientifica/?La-transicion-a-la-sostenibilidad

http://www.revistahumanum.org/revista/alfredo-sfeir-desarrollo-empoderado/#sthash.gz5I393p.dpuf

Revista de Educación (2009), Trayectorias (2009),

Revista Eureka (2010),

Investigación en la Escue- la (2010),

School Science Review (2010),

Research in Science Education (2012),

Gamband, J.L. “El Mito del Desarrollo Sustentable.”

monografia.com,

siempre-verde-venezuela.blogspot.com,

jmarcano.com

www.edsmx.org

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca