Neurocientífico explica cuánto influye la luna en las emociones

La frecuencia que emana de la luna afecta la frecuencia de la mente, impactando inevitablemente en el control de nuestras emociones, sentimientos y deseos, y éstas, a su vez, en el pensamiento y conducta de cada individuo.

Se ha llegado a decir que la luna tiene un impacto psicoemocional en las personas, pero, ¿cuán real es? Para algunos filósofos de la Antigüedad, este astro madre influye no sólo en el comportamiento de las profundidades del mar y de la cosecha, también para el cultivo de una vida sana tanto física como mentalmente. 

Para Mark Filippi, doctor y autor del Método somático, existe una conexión entre las fases de la Luna y cuatro neurotransmisores básicos: Primera semana lunar: acetilcolina; segunda semana lunar: serotonina; tercera semana lunar: dopamina; cuarta semana lunar: norepinefrina (o noradrenalina).

luna-diosa-mujer-influencia

De alguna manera, la relación entre el mundo exterior –la luna– y el mundo interior –la mente y el cerebro–, ha impactado en una interiorización del aspecto cuaternario que rige los ciclos en la naturaleza: el cuatro es un aspecto importante para las estaciones del año, las fases lunares, los cuartos de hora, los elementos básicos del planeta, las fases de la respiración. En este caso, las cuatro fases lunares han formado parte esencial del ritmo y la medición de la organización de la naturaleza, permitiendo la absorción y división en cuatro grupos de la información –o cuatro cambios emocionales naturales: pasivo ascendente, activo ascendente, pasivo ascendente y activo descendente–. Filippi explica que la idea de que los ciclos emocionales estén ligados a la Luna proviene de Gay Gaer Luce, quien propuso que existe un sondeo calendárico de los síntomas de las personas sanas que revela la oscilación en peso, vitalidad, desempeño óptimo, pesimismo, apetito y sueño; oscilación en brillantez y apagamiento, empeño y apatía, volubilidad e imperturbabilidad, malestar y robusto bienestar. 

Esto quiere decir que la frecuencia que emana de la luna afecta la frecuencia de la mente, impactando inevitablemente en el control de nuestras emociones, sentimientos y deseos, y éstas, a su vez, en el pensamiento y conducta de cada individuo. Se trata entonces de la inevitable conexión mente y cuerpo del que todos somos testigos y víctimas, en el que según el ciclo lunar podemos sentir una alteración en la ovulación, menstruación, retención de orina, e inclusive se ha correlacionado con episodios de diarrea y problemas cardiovasculares. 

Si bien las razones de esta influencia lunar se desconocen de manera específica, se intuye que esto se debe a que el ser humano está compuesto mayoritariamente de agua, que es la sangre que, a su vez, lleva oxígeno, nutrientes y neurotransmisores a diferentes partes del cuerpo. La fuerza de atracción de la Luna permite ejercer un efecto sutil a este sistema acuático de distribución: “En la tierra hay arroyos, ríos,y océanos. En los seres humanos hay canales y meridianos. Todos ellos con influencia mutua”.

Filippi proclama la importancia de know thy soma –conocer el cuerpo– a través de la observación de la naturaleza y su sistema integral. De manera que al observar el calendario lunar, es posible experimentarlo en el cuerpo como un antiguo reloj interno. La influencia del calendario en el cuerpo, según las cuatro fases lunares, puede interpretarse de la siguiente manera: 

luna, emociones, influencia de la luna

Luna Nueva/Cuarto Creciente – Acetilcolina.

Se trata de la primera semana del ciclo lunar, la cual se experimenta como una inclinación filial –filosomático–. Nos volvemos más sensibles, aptos a las actividades grupales y más receptivos a lo emocional. Esta semana se caracteriza por mucha energía pero poca concentración: “las personas tienen buena energía y vivacidad, es genial para introducirla a nuevas ideas”; principalmente porque la acetilcolina se asocia con la memoria y el aprendizaje. Por ello se considera que la luna nueva es ideal para iniciar nuevos proyectos, sembrar plantas, ideas, imágenes, intenciones y aprovechar la energía ascendente. 

Cuarto Creciente/Luna Llena – Serotonina. 

Es la segunda semana, la ontosomática, la cual posee mucha energía, concentración mental y creatividad. Aquí se recomienda encontrar un espacio solitario para aprovechar los momento de lucidez en los que participa la serotonina; como por ejemplo, las funciones orgánicas que regulan el estado de ánimo. Nos podemos sentir saciados y plenos, lo cual puede “desbordarse” si no se canaliza en un espacio reflexivo de trabajo y cultivación personal. 

Luna Llena/ Cuarto Menguante – Dopamina. 

La semana de la dopamina, o la ecosomática, es una semana de distracción y divertimento, involucrando las actividades sociales y ecológicas –como la empatía–. Está asociada con las experiencias y estímulos que producen experiencias de placer, recompensa y excitación. En la semana de la dopamina podemos aflojar y disfrutar lo que hemos hecho.

Cuarto menguante / Luna nueva – Noradrenalina. 

La semana de lo exosomático es una fase de fight or flight –huir o pelear–, como un estado defensivo en el que intrínsecamente queremos protegernos. Se dice que hay mucho análisis y poca inspiración, pues se trata de un estado hiperbinario, unidireccional y agresivo. Es un regreso, aunque parcial, al cerebro reptiliano: “Si no dilapidamos nuestra energía, será más fácil superar esta semana de fragilidad nerviosa.”

 



¿Qué es y cómo influirá en ti la Luna oscura de este 30 de septiembre?

Tendrá lugar el 30 de septiembre a las 17h11 –tiempo del Pacífico– para aquellos en todo el continente Americano y algunas partes occidentales de Europa y África

El próximo viernes 30 de septiembre, el cielo terrestre será testigo de una luna rara, diferente: se trata de la segunda luna nueva del mes y que provocará las sombras en la noche, la Luna oscura. A diferencia de la Luna azul, Luna roja y Súperluna, la Luna oscura es una nueva categoría que sucede cada 19 años, cuando en el mes de febrero no se presenta la luna llena. 

La Luna oscura ocurre cuando a un mes del año se le escapa una luna nueva –la primera fase del ciclo lunar, cuando la luna y el sol tienen la misma longitud elíptica–. Esto provoca que la segunda luna nueva del mes se vuelva enteramente invisible en el cielo oscuro –al menos para el Hemisferio Occidental–. Y en esta ocasión, tendrá lugar el 30 de septiembre a las 17h11 –tiempo del Pacífico– para aquellos en todo el continente Americano y algunas partes occidentales de Europa y África; mientras que para el hemisferio oriente –Europa, África, Asia y Australia– este fenómeno ocurrirá el 1 y 30 de Octubre. 

luna oscura

Ahora, esta Luna oscura en particular fue el resultado de un evento aún más raro: la primera luna nueva del mes que se convirtió en un anillo de fuego en el eclipse solar. Mientras que en este fenómeno se podrá ver una luna aumentando de tamaño con tonos plateados. 

El término Luna oscura se ha asociado incluso con buenos tiempos para la introspección, en donde se purifica y aclara el pensamiento desde el inconsciente. Es como si se plantara una semilla y la oscuridad que la semilla experimenta sea necesaria para germinar. Por ello, la luna oscura es un periodo con aspectos positivos y grandes oportunidades; incluso, hasta con momentos pacíficos. Se trata de una fuerza extremadamente positiva que nos ayuda a manifestar nuestros sueños, deseos y anhelos. 

Es decir que esta es una etapa ideal para desarrollar nuevos proyectos e ideas, pues aunque uno pueda sentirse perdido, se estará en la dirección adecuada. La confusión se irá esclareciendo hasta descubrir la energía indispensable para aprovechar estas oportunidades positivas que traerá la Luna oscura. 

 



Enfermedades psicosomáticas: ¿qué emoción ocultas detrás del dolor?

Los “mal-estares” físicos se les nombró “somatizaciones” cuando se presenta uno o más síntomas físicos y que tras un examen médico, no pueden ser explicados por una enfermedad médica.

Desde la Antigüedad, los grandes filósofos y eruditos –como Hipócrates– de la época comprendieron no sólo la importante unión entre la mente y el cuerpo, también cómo uno influía en la salud plena del otro. Es decir que no sólo la psique era un espejo de la salud del cuerpo, también el cuerpo en relación con el estado de la psique. Sin embargo, aún no se descubría del todo cómo era posible o qué cosa era lo que los hacía tan unidos. 

Con el paso del tiempo, médicos y psiquiatras lograron denominarlo como “histéricas” a aquellas personas que, sin causas orgánicas, se habían quedado ciegas, en parálisis de alguna parte del cuerpo o mudas; hasta que llegó Sigmund Freud a estudiar a profundidad la causa psíquica de ese estado, logrando concretar su teoría del Inconsciente y su influencia sobre la vida consciente de las personas. 

Después llegaron muchos otros psicólogos, médicos y psiquiatras a contrariar, reinvindicar y añadir elementos a la teoría freudiana. Entre ellos, se encuentra Louise L. Hay, quien se apasionó sobre la medicina psicosomática –o los estudios de las enfermedades físicas causadas por una emoción oculta– y realizó numerosas investigaciones al respecto. 

enfermedades psicosomaticas, louise l hay

Para ella, las “causas metafísicas” explican…

“el poder que hay en las palabras y en los pensamientos; poder que crea experiencias. Este nuevo conocimiento me hizo comprender la conexión existente entre los pensamientos y las diferentes partes del cuerpo y los trastornos físicos. Me enteré de cómo, sin saberlo, había creado mal esta en mí misma, y esto tuvo gran importancia en mi vida. Podía dejar de culpar a la vida y a otras personas por lo que iba mal en mi vida y en mi cuerpo. Ahora podía responsabilizarme totalmente de mi propia salud. Sin reprocharme ni sentirme culpable, comencé a descubrir la forma de evitar las pautas de pensamientos de mal-estar en el futuro.”

De esta manera, los mal-estares físicos se les nombró “somatizaciones” cuando se presenta uno o más síntomas físicos y que tras un examen médico, no pueden ser explicados por una enfermedad médica. Y las causantes o pautas mentales principales que causan la mayoría de los malestares en el cuerpo pueden llegar a ser: 

– la crítica, 

– la rabia,

– el resentimiento 

– y la culpa.

enfermedades psicosomaticas, louise l hay

 

A lo largo de sus estudios, ella descubrió que estas cuatro emociones se veían reflejados de manera “curiosa” en el cuerpo. Por ejemplo:

la crítica: si uno se entrega a ella durante un tiempo suficiente, suele conducir a enfermedades como la artritis. La rabia se transforma en cosas que hacen hervir, queman e infectan el cuerpo. El resentimiento que se alberga durante mucho tiempo se encona y corroe el yo conduciendo finalmente a la formación de tumores y cánceres. La culpa siempre busca castigo y conduce al dolor. Es mucho más fácil liberar estas pautas de pensamiento negativo cuando estamos sanos que tratar de erradicarlas bajo la influencia del miedo y ante la amenaza del bisturí.

A continuación te compartimos el siguiente infográfico que muestra una parte de la teoría de Louise L. Hay.

enfermedades psicosomaticas, louise l hay

Para más información, dale click aquí para leer Sana tu cuerpo. Las causas mentales de la enfermedad física y la forma metafísica de curarlas de Louise L. Hay

 



El llanto de las ballenas y los delfines, un síntoma de tristeza, duelo y estrés

Las ballenas y los delfines no son los únicos que sufren de tristeza ante una pérdida; por ejemplo, se ha visto cómo los chimpancés intentan alimentar a sus crías más jóvenes pese a no tener vida ya.

No es la primera vez que la data científica confirma las sorprendentes capacidades de los animales para tomar consciencia y sentir como un humano. De hecho, en 2015, se descubrió que los perros poseían una consciencia de ellos mismos y, en consecuencia, de una gama de emociones como alegría y tristeza. Con el fin de comprender más a profundidad la complejidad de las emociones en ciertos animales, Melissa Reggente, coautora de la investigación publicada en Journal of Mammalogy, decidió analizar el llanto y tristeza de ballenas y delfines. 

De acuerdo con su investigación, las ballenas y los delfines de siete tipos de especies podrían sufrir la tristeza como los humanos. Entre las especies se encuentran: delfines tortinillo, delfines nariz de botella del Indo-Pacífico, ballenas orca y cachalotes. Esta tristeza se enfatizaba principalmente cuando las ballenas y los delfines adultos intentaban cuidar y alimentar a sus crías jóvenes, expresándola a través del llanto. Para Reggente, el llanto de las ballenas y los delfines aparece cuando sufren y están estresados: “Ellos saben que hay algo malo.”

La autora comentó en una entrevista con National Geographic, la anécdota de cuando un delfín nariz de botella del Indo-Pacífico intentaba reanimar a una de sus crías: 

Cuando los biólogos vieron durante un rato cómo el delfín adulto empujaba y tocaba al delfín joven recientemente muerto, decidieron atraparlo con una cuerda y llevarlo a tierra en donde sería enterrado. Aún entonces, el delfín adulto siguió al grupo de biólogos, nadando alrededor y tocando al joven hasta que el agua se volvió tan superficial que le fue imposible seguirlos. Pero aún después de que el delfín joven fuera enterrado, el adulto se mantuvo cerca de la zona. 

Las ballenas y los delfines no son los únicos que sufren de tristeza ante una pérdida; por ejemplo, se ha visto cómo los chimpancés intentan alimentar a sus crías más jóvenes pese a no tener vida ya. 

¿Será que las emociones están tan encapsuladas en la cultura, ignorando que los animales pueden sentir como nosotros, los humanos? Dado que las ballenas y delfines son seres sociales, parecería imposible no desarrollar emociones en función de los vínculos afectivos –aún cuando se trate de una mínima parte del cerebro que se encarga de su funcionamiento–.

 



Calendario lunar 2016: ¿cuándo se iluminará el cielo con la luz de la luna llena?

Cuando la luna está llena, este astro se encuentra entre la Tierra y el Sol.

La luna del lobo, o la primera luna llena del año, apareció resplandeciente en los cielos de la Tierra. Se veía enorme, blanca, pura. Tenían razón las tribus de los Nativos Americanos cuando rastrearon las estaciones con nombres distintivos según el recorrido de la luna llena.

La luna es una esfera que viaje alrededor de la Tierra cada 27.3 días, y que le requiere 27 días para rotar sobre su propio eje. Lo que vemos de ella es el reflejo de cómo el Sol la ilumina desde diferentes ángulos, por lo que el fenómeno de la luna llena va evolucionando en pequeños procesos.

moon-phases-101111-02

Cuando la luna está llena, este astro se encuentra entre la Tierra y el Sol. De modo que la parte de la luna que se encuentra hacia nosotros no recibe luz solar directa: es sólo el reflejo del Sol sobre la Tierra la que ilumina a la Luna. Conforme la Tierra va moviéndose, el lado que vemos adquiere gradualmente más iluminado –ahora sí, por la luz solar–. Se dice que este fenómeno tiene un impacto, más o menos, fuerte sobre la vida emocional de algunas personas.

¿Quieres saber cuándo son las siguientes lunas llenas y sus respectivos nombres navajos? Te compartimos este cuadro informativo de Space.com

Captura de pantalla 2016-02-26 a las 0.47.25



Dinos qué te duele y te diremos qué emoción ocultas (INFOGRÁFICO)

Como si fuera su única manera de expresarse, el cuerpo mental surge en el cuerpo físico para empoderarlo o debilitarlo.

En la Antigua Grecia, el filósofo Hipócrates solía decir que para alcanzar una buena salud es necesario preguntarse si se está preparado para dejar ir las razones por las que se enfermó. Desde entonces se ha descubierto un vínculo especial entre cuerpo y mente, en el que los estados psicológicos y emocionales se ven reflejados en el cuerpo cuando no pueden regularse de manera funcional.

Como si fuera su única manera de expresarse, el cuerpo mental surge en el cuerpo físico para  empoderarlo o debilitarlo. Data de medicina psicosomática han demostrado que cuando se ignora este cuerpo mental reflejándose en el cuerpo físico es muy probable que las enfermedades tomen control sobre nuestra vida.

Por ejemplo, el momento en que se vivió una angustia prolongada e intensa genera un dolor en el estómago, cabeza o espalda –dependiendo de cuerpo psíquico–. Esta angustia probablemente fue experimentada por una serie de pensamientos ejerciéndose sincrónicamente en nuestro cuerpo. Sin embargo, ¿qué significa cada dolor en qué parte del cuerpo?, ¿qué emoción estamos callando y nuestro cuerpo habla?

Te compartimos el siguiente infográfico que muestra la manera en que, de acuerdo con la psicóloga y escritora Louise L. Hay:

infografia_dolor_y_emociones

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca