Derrame de petróleo en Golfo de México, afecta a la salud de los trabajadores y habitantes de la región

Las personas que limpian derrames son las que en mayor riesgo se encuentran, pues pueden sufrir de una serie de afectaciones.

Imagen principal: http://medioambienteconsejos.blogspot.mx/

El pasado martes, un derrame de petróleo de más de 88 000 galones de petróleo –alrededor de 2 000 barriles– inundó el Golfo de México, al sur de Port Fourchon en Louisiana, EE.UU. Se cree que el responsable de esta crisis es la compañía de combustibles, Shell, la cual comentó que espera que el crudo no alcance la costa y, por tanto, afecte a la economía de los personajes involucrados en la pescadería. 

Los derrames petroleros son causantes de desastres naturales, problemas ambientales, económicos y de salud. Principalmente puede llegar a dañar el ecosistema acuático así como la biodiversidad de la tierra, afectando la salud, a largo plazo, de las personas que viven y laboran cerca de la región afectada. 

Limpiar un derrame de petróleo no sólo es caro, lo cual afecta a las agencias gubernamentales y a organizaciones sin fines de lucro, también crea un problema en el sector salud. Por ejemplo, las personas que limpian derrames son las que en mayor riesgo se encuentran, pues pueden sufrir de irritación cutánea y ocular, problemas neurológicos y respiratorios, estrés, entre otras afectaciones. 

De acuerdo con CDC, los trabajadores deben ser incentivados a reportar todo tipo de síntomas, conatos de accidente, lesiones y enfermedades. Estas notificaciones deben analizarse para evaluar las tendencias en tiempo real con el fin de que se tomen medidas para prevenir incidentes similares.

Los principales síntomas físicos por exposición excesiva al crudo son: 

  • Irritación de ojos, nariz y garganta,
  • dolor de cabeza,
  • mareo,
  • malestar estomacal,
  • tos o dificultad para respirar.

Mientras que los efectos psicoemocionales al enfrentarse a situaciones de desastres naturales, podrían ser los siguientes: 

  • Dificultades de razonamiento, provocando que sea difícil concentrarse afectando su capacidad para trabajar, razonar y poseer la conciencia de tiempo y espacio, alterar la lucidez mental, contar con lucidez mental e identificar personas u objetos familiares, hacer cálculos matemáticos o resolver problemas. 
  • Inquietudes emociones, por emociones intensas causadas por reacciones normales frente a una situación fuera de lo común o traumática. Esto puede ocasionar ansiedad, culpa, negación, dolor, temor, irritabilidad, pérdida del control de las emociones, depresión, sensación de fracaso, sentirse abrumado, culpar a los demás o a sí mismo, fácil de sobresaltar, estar hipersensible, demasiado precavido o sentir pánico intenso.
  • Cambios en el comportamiento, hacia la ira, retraimiento, estallidos emocionales o agresión, cambios en el apetito, consumo excesivo de alcohol, cafeína o tabaco, consumo inadecuado de medicamentos, consumo de drogas ilegales, imposibilidad de descansar, caminar de un lado al otro o cambios en la conducta sexual. 

[CDC]

Más en Ecoosfera

Estos son los derrames tóxicos más graves de los últimos 2 años en México

 



6 consejos efectivos para curar a los bonsáis de plagas y enfermedades

Al ser una planta delicada y con necesidades específicas, requiere de atenciones constantes.

Los bonsáis son una especie de pequeños árboles cuyos métodos de cuidado provienen de tiempos inmemoriales. Al ser una planta delicada y con necesidades específicas, requiere de atenciones constantes; pueden sufrir de anomalías por exceso o defecto de riego, falta de luz o humedad ambiental. En especial si se trata de una plaga o enfermedades. 

Para cuidar a un bonsái es importante considerar, desde un principio, sus características; por ejemplo, en el caso que sea del exterior, necesitas saber si requiere protección de las heladas, realizar las podas en las fechas señaladas, etcétera. De modo que si empiezas a notar que hay una plaga afectando al bonsái, es importante tomar en consideración la siguiente información: 

– El pulgón, los ácaros, la mosca blanca o cochinillas, son las plagas más comunes en los bonsáis. 

– Cuando el bonsái se enferma por hongos, la base del tronco posee podredumbre, las hojas se vuelven amarillas y no hay síntomas de ningún otra plaga. Hay hongos que atacan la base del tronco, el cuello y las raíces de las plantas y árboles produciendo podredumbre en sus tejidos. 

– Los fungicidas sistémicos ayudan a controlar este tipo de enfermedades; sin embargo, cuando los hongos se encuentran bajo el suelo, es indispensable hacer uso de sustratos sanos y aireados. En el caso de que la enfermedad sea por un exceso de riego, su sanación se realiza con fungicidas a base de oxicloruro de cobre, pues además funge como tratamiento preventivo a principios de primavera y a mediados de otoño. El fosfito potásico también es un buen inhibidor y fertilizante, el cual puede usarse como parte del riego para el bonsái. 

– El bonsái necesita un tiempo para adaptarse y desarrollar su belleza como parte del reflejo de su sabiduría.  

– El riego de los bonsáis es ideal cuando la tierra se encuentra ligeramente seca. Para controlar el grado de humedad de la superficie –y del interior– de la tierra se puede usar los dedos. No es recomendable regarlos con una rutina diaria. 

– Encuentra la mezcla del suelo adecuada. La mayor parte de los bonsáis requiere una mezcla de akadama, pomice y roca volcánica en una proporción de 1/2 – 1/4 y 1/4. También se puede usar una mezcla que retenga más agua, usando una mayor proporción de akadama. 

 



¿Qué pasará si las orugas empiezan a comer restos de plástico?

Este descubrimiento podría ayudar a eliminar el plástico en sitios como el océano y otras áreas terrenales.

De acuerdo con el sitio web de Phys.org, los científicos descubrieron que una de las orugas más comunes, la Galleria mellonella, se ha estado alimentado de polietileno, un tipo de plástico que es usado principalmente en las bolsas desechables. Sin embargo, ¿qué implica este evento para la conservación del medio ambiente? 

Las orugas de cera son consideradas una peste para la población de las abejas y algunas plantas. Por esta razón, hay quienes usan bolsas de plástico para prevenir su proliferación en jardines y cercanías. Fue así que Bertocchini, la líder de la investigación, se dio cuenta que las bolsas de plástico que había dejado para prevenir a las orugas comenzaban a tener pequeños hoyos; y después de una inspección más cercana, notó que las bolsas estaban siendo consumidas por las orugas para tratar de alcanzar su libertad. 

Al realizar la investigación, Bertocchini y sus colegas, encontraron que las bolsas de plástico se estaban degradando más rápido de lo normal, y esto se debe a que las orugas producen una especie de enzimas que rompe el plástico hasta su desaparición. Gracias a ello, los científicos han considerado un método biodegradable para limpiar al medio ambiente de la contaminación de plástico. 

 

En palabras del primer autor del estudio, Paolo Bombelli, “Si una sola enzima es responsable de este proceso químico, su reproducción a larga escala con métodos biotecnológicos podrá ser viable. Este descubrimiento podría ayudar a eliminar el plástico en sitios como el océano y otras áreas terrenales.” Además, “la oruga produce algo que rompe el vínculo químico, quizá en sus glándulas salibales o una bacteria simbiótica en su estómago. El próximo paso es tratar de identificar el proceso molecular en su reacción e insolar la enxima responsable.”

Dicen que la Naturaleza es sabia, y encuentra siempre la manera de surgir resiliente y victoriosa. Las personas alrededor del mundo desperdician alrededor de miles de millones de bolsas de plástico cada año, las cuales tienden a degradarse en un periodo de un siglo o más y tienen importantes consecuencias en el medio ambiente. 

 



¿Por qué es importante que indígena guatemalteco gane el Premio Ambiental Goldman 2017?

En América Latina han sido asesinados 450 activistas ambientales entre el 2010 y 2014, provocando que sea una de las regiones más peligrosas para este tipo de activismo –en especial si sus practicantes son indígenas–.

Rodrigo Tot, agricultor indígena guatemalteco, ha luchado en los últimos años contra una gigante minera y las autoridades de su país para recuperar las tierras que le corresponden a su comunidad. Ahora, a sus 60 años, Tot fue galardonado con el Premio Ambiental Goldman 2017 –después de que los últimos dos ganadores latinoamericanos fueron asesinados durante el último año– por su “intrépido liderazgo de su pueblo y la defensa de su tierra ancestral” pese a los costos implicados, como el asesinato de su hijo hace cinco años. 

Sin embargo, ¿qué implica recibir uno de los premios más prestigiosos sobre el activismo ambiental? Para el pastor evangélico y líder indígena, “Este premio no cambia nada. Me siento contento pero también me siento el mismo líder, la misma persona. Creo que eso sería un estímulo al trabajo que hacemos, pero estoy tranquilo”. Pese a la continuidad de la cotidianidad y sin darse mucho de cuenta, este premio está brindando el reconocimiento público; es decir que facilita la atención de la sociedad en general frente al riesgo en el que viven los activistas ambientales en Latinoamérica.

En esta región han sido asesinados 450 activistas ambientales entre el 2010 y 2014, provocando que sea una de las regiones más peligrosas para este tipo de activismo –en especial si sus practicantes son indígenas–. Los ejemplos más renombrados han sido el caso de la hondureña Berta Cáceres y del mexicano Isidro Baldenegro, quienes fueron galardonados con el mismo premio pero asesinados en sus casas. 

 

Como sus colegas, Tot inició su lucha hace 43 años para exigir al Estado guatemalteco que devolviera los títulos de propiedad tanto a él como a otros 63 campesinos. Estas tierras, en las montañas del municipio de El Estor, son ricas en oro y níquel, convirtiéndose en zonas importantes para empresas mineras; además de poseer numerosos recursos naturales, como diez nacimientos de agua, que abastecen a varias zonas de alrededor. Para Tot y cada uno de los pobladores que han luchado por su derecho de propiedad, están buscando la equidad en derechos humanos como comunidad indígena y conservación de su medio ambiente. Por esta razón, el galardonado explica que necesita “mayor certeza jurídica sobre la propiedad de sus tierras para seguir luchando por ellas. Estamos pidiendo que nos legalicen. Nosotros ya lo pagamos, tenemos los recibos, tenemos las actas y el derecho. Nosotros ahí estamos y la tenemos que defender hasta donde se pueda.”

 

Desgraciadamente, la lucha entre mineras y miembros de la comunidad indígena de Tot, no han sido los únicos episodios violentos: “A los 18 años, durante la Guerra Civil –1960-1996–, el ejército guatemalteco lo obligó a formar parte de los patrulleros civiles, paramilitares que ayudaban al ejército en labores de control a población civil. […] Hubo muchos desaparecidos y no logro olvidar que el líder de Agua Caliente ‘Lote 9’ de aquella época fue asesinado por su lucha por la tierra.” Pese a ello, la experiencia ha servido para organizar a la población y bloquear los numerosos intentos de las empresas mineras que son apoyadas por las autoridades policiales para ingresar a las comunidades. 

Frente a eso, el 18 de marzo del 2017, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos –CIDH– aceptó una demanda presentada por Tot, en la cual se denuncia que el estado de Guatemala violó los derechos de dominio colectivo sobre las tierras, recursos naturales, libre determinación y autogobierno de los pueblos indígenas al negarles la entrega de sus títulos de propiedad de sus tierras. Y pese al riesgo que implica su trabajo e incluso ganar este premio mundialmente reconocido, el activismo de Tot promueve el respaldo comunitario, el enfrentamiento contra el miedo y la coacción, el respeto por los derechos humanos hacia su comunidad y la conservación de sus tierras: “Jamás me olvidaré de la perdida de mi hijo, pero yo sigo luchando […], ya no estamos en los años 80, cuando desaparecían a un líder y todo quedaba silencio. Hoy no; cuando desaparecen a un líder, se levantan diez más y esa es la ventaja que tenemos”.



BP logra detener por primera vez el derrame de petróleo del Golfo

Después de 87 días y millones de galones de petróleo en el mar, BP, la empresa más aborrecida del mundo en este momento (Monsanto respira), ha logrado contener el derrame del Golfo de México, al menos provisionalmente.

Después de 87 días y millones de galones de petróleo en el mar, BP, la empresa más aborrecida del mundo en este momento (Monsanto respira), ha logrado contener el derrame del Golfo de México, al menos provisionalmente.

Read more



Como en una cápsula de tiempo, Steven Seagal habla en contra de las petroleras en 1994

Nunca fue más lúcido Steven Seagal, ni más actual un discurso que el dado por el actor en su papel de líder nativo americano en una de las peores películas de la historia. Como si lo estuviera diciendo en este instante a British Petroleum y a la mafia de los combustibles alíada con los gobiernos. […]

Nunca fue más lúcido Steven Seagal, ni más actual un discurso que el dado por el actor en su papel de líder nativo americano en una de las peores películas de la historia. Como si lo estuviera diciendo en este instante a British Petroleum y a la mafia de los combustibles alíada con los gobiernos. En este escena de On Deadly Ground, de 1994 Seagal habla de la energía alternativa, de los motores que trabajan con otras sustancias, los cuales de ser usados acabarían con el Big Oil, la corporatocracia “que influye a los medios para poder controlar nuestra mente”.

Read more

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca