SeaWorld cancela sus espectáculos de orcas (pero las mantendrá en cautiverio)

Naomi Rose, ambientalista y experta en el tema, comenta que “esto es algo, pero no es suficiente cuando la situación de todas las orcas que tienen en cautiverio mejore realmente”.

En un comunidad, SeaWorld anunció que cancelará sus espectáculos con orcas en su parque de San Diego, EE.UU., y el cual se convertirá en uno que permita a los visitantes conocer “el comportamiento de las ballenas en su entorno natural”.

De acuerdo con Joel Manby, el presidente de Sea World, se tomó esta decisión tras años de “combatir” una serie de protestas por parte de organizaciones ecologistas. Así que, si bien no liberará a los cetáceos porque, a su juicio, ya no pueden adaptarse a la vida salvaje, el espectáculo se centrará en un compromiso de “educación, investigación de ciencia marina y rescate de estos animales marinos”.

Naomi Rose, ambientalista y experta en el tema, comenta que “esto es algo, pero no es suficiente cuando la situación de todas las orcas que tienen en cautiverio mejore realmente”. Este anuncio sólo afecta a uno de sus tres parques en EE.UU., en donde se hacen exhibiciones con las falsamente llamadas “ballenas asesinas”. De hecho, según About Whales & Dolphins, en diciembre del 2015 había 56 orcas en cautividad, de las cuales 23 fueron capturadas en los océanos y 33 nacidas en cautiverio.

Orcas-cautividad_110249707_2602404_1706x960

Con Blackfish, un documental del 2013 en que se denunciaba el mal estado de estos animales en los parques, la empresa tuvo una caída en los ingresos de hasta 84 por ciento. De manera que SeaWorld selló una alianza con la organización de defensa de los animales Humane Society con el objetivo de educar a los visitantes sobre el bienestar y conservación de la vida salvaje y los lugares en donde viven los animales:

PETA ha luchado mucho y por mucho tiempo y hoy esta lucha ha rendido frutos a favor de las generaciones futuras de orcas. Por décadas, orcas, delfines, belugas, ballenas, focas y muchos otros animales han sufrido el confinamiento en SeaWorld y con el fin de hacer lo correcto para ellos en este momento, SeaWorld debe cambiar los tanques por los santuarios costeros para que estos animales, los cuales han sufrido por tanto tiempo, puedan tener una semblanza de lo que es la vida fuera de sus tanques prisión. SeaWorld ha dado un paso adelante pero se necesitan más. PETA insta a las personas bondadosas en todas partes a no bajar la guardia

Por su lado, PETA reaccionó a este comunicado pidiendo a SeaWorld que abra sus “tanques al océano para permitir que las orcas que ahora mantiene cautivas puedan tener una vida fuera de sus prisiones”. Sin embargo, las orcas permanecerán en las instalaciones de EE.UU., en Orlando –Florida–, San Antonio –Texas– y San Diego –California–.



La tristeza de perder un perro se equipara a la de perder a un ser querido, estudio

Los humanos y perros se han adaptado a la convivencia en los últimos 10 000 años, evolucionando en conjunto del uno y del otro.

Para Frank McAndrew, psicólogo y profesor del Knox College, en EE.UU., los perros dejan de ser, en ocasiones, mascotas para convertirse en algo más cercano a su dueño: un ser querido. Por esta razón, cuando el can se pierde o fallece, el proceso de duelo en su duelo es largo y difícil de pasar. Es decir que al ser personajes importantes de la vida cotidiana, perderlos resulta en un proceso doloroso equiparable a perder a un pariente. 

A lo largo de la investigación de McAndrew, el experto mencionó que “aquellos que quieren a su can saben la verdad: su mascota no es ‘solo un perro’. […] Tal vez si la gente se diera cuenta de lo fuerte e intenso que es el vínculo entre las personas y sus perros, el dolor [que causa su muerte] sería más ampliamente aceptado.” Y esto podría ayudar, en gran medida, a los dueños de los perros a aceptar el deceso y elaborar el proceso de duelo. 

Esto se debe a que los humanos y perros se han adaptado a la convivencia en los últimos 10 000 años, evolucionando en conjunto del uno y del otro. Esta teoría se ve apoyada con las propuestas por el antropólogo Brian Hare, quien sugirió que la domesticación de los canes comenzó con la socialización del lobo gris haciendo las interacciones más satisfactorias y estrechas. En especial al ser retroalimentada de manera positiva e incondicional: “Los perros han sido criados selectivamente durante generaciones para prestar atención a los seres humanos.” 

De hecho, los científicos han demostrado que los cerebros de los perros responden positivamente a los elogios de sus dueños tanto como lo hacen ante la comida; e incluso son capaces de reconocer a las personas para aprender a interpretar los estados emocionales de los humanos mediante la expresión facial, a entender las intenciones humanas para ayudar a sus propietarios y a evitar a la gente que trata mal a sus dueños. Mientras que los seres humanos responden al afecto y la lealtad de los perros con altas dosis de dopamina, serotonina y oxitocina, generando una serie de bienestar a los dueños. 

Por esta razón, la pérdida de un perro altera gravemente la rutina diaria así como la neurofisiología de su dueño. Esto provoca que el proceso de duelo en torno a un can implique una elaboración igual de compleja que con seres queridos; cuyo tratamiento psicoemocional más funcional es el tiempo y la aceptación de las emociones negativas.  

 



4 remedios naturales para reducir los síntomas de una infección urinaria

Las infecciones urinarias, causadas por bacterias, inician en la uretra, se dirigen hacia la vejiga y, en caso de no cuidarse, puede afectar a los riñones.

Incómodas y dolorosas, las infecciones de orina suelen ser comunes en adultos; principalmente las de vejiga –llamada también cistitis o infección vesical–, riñones –pielonefritis o infección renal–, uréteres –en los conductos que llevan la orina desde cada riñón hasta la vejiga– y la uretra –uretritis–.

Cada una de ellas, causadas por bacterias, inician en la uretra, se dirigen hacia la vejiga y, en caso de no cuidarse, puede afectar a los riñones. Si bien en la mayoría de las veces el cuerpo puede librarse de estas bacterias, hay otras que promueven el riesgo de una Infección de la Vía Urinaria –IVU–; en especial si se contraer después de la actividad sexual, menopausia o se sufre de efectos secundarios de un anticonceptivo externo. 

Entre los principales síntomas de las IVU se encuentran: 

– Orina turbia, con sangre u olor fuerte; 

– fiebre; 

– dolor o ardor al orinar; 

– presión o calambres en la parte inferior del abdomen; 

– necesidad constante, repentina y fuerte de orinar pese a haberlo hecho recientemente; 

– escalofríos, temblores y sudoración nocturna; 

– fatiga e indisposición; 

– dolor abdominal, en la espalda o entrepierna; 

– piel enrojecida y caliente; 

– confusión; 

– náuseas y vómitos. 

Para reducir los síntomas mencionados con anterioridad, estos son cinco remedios naturales para las infecciones de vías urinarias: 

Vitamina C. Es una forma de prevenir el crecimiento de las bacterias causantes de la infección. De alguna manera, mientras más ácida sea la orina, es menos probale que se formen bacterias; por lo que el equilibrio del sistema inmunológico puede resultar benéfico para la salud. 

– Bebe mucha agua. Con dos o tres litros de agua se reducirá el nivel de bacterias presentes en la vejiga y tracto urinario. 

– Orina después de cada actividad sexual. Después del acto sexual, se pueden acumular grandes cantidades de bacterias en la uretra; lo cual puede resultar en causar una infección incómoda. 

– Arándano. Ayuda a aliviar los síntomas de una infección, como el ardor a la hora de orinar, principalmente porque disminuye la posibilidad de que se acumulen más bacterias. 

 

 



Ni una orca más en cautiverio

Un recorrido por las condiciones de espacio que atraviesan las orcas en cautiverio y la afortunada disminución de su presencia en este tipo de escenarios.

He podido rastrear en mi memoria mi interés por la biología y la conservación hasta un momento particular en mi infancia. Recuerdo estar sentado en el piso, en primera fila, viendo la película Liberen a Willy. Era el año 1994 y yo iba en segundo año de primaria. Recuerdo con toda claridad el momento en el que Keiko regresa al mar, seguido por escenas de orcas nadando en libertad al ritmo de “Will you be there” (video).  Esa no sólo fue la primera vez que lloré viendo una película, sino que definitivamente definió muchas de las decisiones de mi vida.

Para mí, hay pocas cosas más hermosas que contemplar animales marinos en libertad. Sin embargo, nuestra necesidad de dominarlo y poseerlo todo, nos ha llevado a cometer uno de los peores crímenes contra la vida silvestre: los mamíferos marinos en cautiverio.

Por ejemplo, Lolita fue capturada a los cuatro años de edad y es la orca que vive en el tanque más pequeño del mundo. Ella mide 6.4 metros y pesa 3.2 toneladas; el tanque en donde sobrevive mide 24 metros de largo y 10 metros de ancho (video). En la siguiente figura podemos comparar el tamaño del tanque con la distancia que recorre diariamente una orca en el mar (160 kilómetros). Además, este pequeño tanque tiene una profundidad de 6 metros, mientras que las orcas en libertad se sumergen hasta 150 metros. Este año, Lolita cumplirá 45 años de condena. A pesar de los esfuerzos de activistas, los dueños de Miami Seaquarium insisten en mantenerla cautiva para el entretenimiento de sus visitantes.

 ho

 En México, después de la impactante historia de Keiko (video), ninguna otra orca ha sido exhibida. Esto nos da una excelente ventana de oportunidad para que desde la sociedad civil impulsemos una ley que prohíba definitivamente el cautiverio de orcas en el país. Esta misma ley podría ampliarse a otras especies que son utilizadas comúnmente en otros  parques acuáticos del mundo y que actualmente no están en cautiverio en México: belugas, ballenas piloto, falsas orcas, morsas, y otras especies que ojalá ni se nos ocurra encerrar. Esto podría ser el gran precedente para ir tras la prohibición de cualquier mamífero marino en cautiverio, incluidos, por supuesto, los más de 320 delfines que mantenemos encerrados en México.

Todos tenemos la responsabilidad de asegurarnos que nunca más haya mamíferos marinos “en estanques en donde no existe el sonido del mar, ni de animal alguno, ni ruido que no sea el de las bombas de agua. No hay vida, no hay movimiento, no hay espacio y tampoco salida” (1).

 

El tanque de Lolita en Miami Seaquarium

Alaniz Y. y Rojas L. 2007. Delfinarios. AGT Editor, 342 p.

Publicado también en Animal Político

Twitter del autor: @FerCordovaTapia

* Fernando Córdova Tapia (@FerCordovaTapia) es Candidato a Doctor en Ciencias por la UNAM, coordinador del Grupo de Análisis de Manifestaciones de Impacto Ambiental de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (GAMIA/UCCS) y coordinador académico del Laboratorio de Restauración Ecológica del IBUNAM.



Todo indica que SeaWorld está próximo a desaparecer

De acuerdo con un análisis en la revista digital “The Dodo”, tanto las finanzas como la reputación de esta institución están en picada

En varias ocasiones Ecoosfera ha alzado la voz en contra del maltrato animal, en especial aquel que se lleva a cabo dentro de instituciones que buscan lucrar a través de espectáculos cuyos actores principales son los animales en cautiverio. Uno de estos casos, que se ha hecho de una pésima reputación en los últimos años, es el de SeaWorld, cuyo show de orcas “domesticadas” fue expuesto en el documental Black Fish (2013).

De acuerdo a un análisis en la revista digital The Dodo, tanto las finanzas como la reputación de esta institución están en picada en gran parte porque estos parques acuáticos, y en especial su espectáculo más famoso —el de orcas—, se han convertido en un sinónimo de crueldad animal. Este maltrato se refleja en el estado emocional de las orcas, que presentan síntomas de depresión y un comportamiento agresivo que ha derivado en la muerte de varios entrenadores (como muestra, el documental de Gabriela Cowperthwaite).

De acuerdo con la revista digital el valor de las acciones del parque se ha visto reducido al 50% de su valor en relación al año pasado y sus acciones bajaron 34% en sólo un día. La cantidad de visitantes también ha disminuido; aparentemente, en lo que va del año, el parque ha recibido menos visitantes que durante el mismo periodo el año pasado, prueba de que la publicidad negativa causada por el documental logró impactar al menos a un porcentaje de la audiencia de SeaWorld.

En general, para el reino animal esto representa excelentes noticias. Significa que, aunque sea poco a poco, estos hechos —el maltrato animal como consecuencia del entretenimiento— están siendo revelados y que muchos ya no están dispuestos a tolerar la explotación animal a cambio de risas. Hay mejores maneras de exponer a nuestros hijos a la naturaleza; mantener a los animales apresados en espacios mínimos no es una buena alternativa. Todos somos parte del ecosistema y está en nuestras manos garantizar un trato justo para las demás especies. 



8 razones para nunca ir a SeaWorld

Gracias al acceso a información, hoy en día nos podemos enterar de las atrocidades que hace SeaWorld para dar shows con orcas y ganar millones. Estas son 8 razones para nunca, nunca regresar allí.

1. Muertes prematuras

8-reasons-premature-death

Las orcas salvajes tienen una esperanza promedio de vida de 30 a 50 años; su máximo estimado es de 70 años para las hembras y 100 para los machos.  EL promedio de vida de orcas en cautiverio es de sólo 9 años, y las orcas de SeaWorld rara vez llegan al promedio de 30 años de sus familiares libres.

 

2. Son ballenas asesinas, ¿o no?

8-reasons-killing-machines-or-not

En el océano, a pesar de haber compartido el océano con los humanos por siglos, sólo ha habido un reporte confiable de una orca lastimando a un ser humano. En cautiverio, debido al estrés involucrado, las orcas han atacado y matado a tres humanos desde 1993 y muchos más han sido heridos.

 

3. Aletas dorsales colapsadas

dorsalfin

Todos los machos en cautiverio tienen las aletas dorsales colapsadas, probablemente porque no tienen espacio para nadar libremente y son alimentadas con pescados muertos, lo cual no es natural para ellas. SeaWorld apunta que esta condición es común, mas sin embargo en el océano rara vez se ve una situación así, de no ser porque el cetáceo está herido o enfermo.

 

4. Tanques

Orca tank at SeaWorld San Diego, 2011.

SeaWorld confina a ballenas que a menudo viajan 160 km al día en el océano, así que, para ellas, el tanque es equivalente una tina de baño. Tendría que nadar la circunferencia de la alberca principal 1,900 veces en un día para nadar la misma distancia.

 

5. Peleas

8-reasons-fights

Las orcas que no son compatibles son forzadas a vivir juntas en pequeñas albercas. La ansiedad resultante y la tensión causada causan peleas entre ellas. En libertad, las orcas tienen fuertes vínculos sociales que duran toda la vida, sus reglas sociales prohíben la violencia seria entre ellas, y cuando ocurren peleas, encuentran espacio para huir. En cautiverio no hay a donde irse, lo cual resulta en heridas y muerte.

 

6. Dieta de cerdo y huesos de vaca

8-reasons-diet

En cautiverio, las orcas no pueden pescar y obtener agua de sus presas, así que SeaWorld les da gelatina, una sustancia que no es natural para ellas, en un intento de hidratarlas. Una orca puede llegar a comer 40 kg de gelatina, proveniente de huesos de vaca y del cerdo, lo cual atenta para su salud en general y probablemente tiene que ver con su promedio cortísimo de vida.

 

7. Se rompen los dientes para tratar de escapar

8-reasons-breaking-teeth-to-get-out

Las orcas en cautiverio muerden barras de hierro y de concreto como resultado del estrés, la ansiedad, el aburrimiento, y a veces para tratar de salir de sus claustrofóbicos tanques. Al hacer esto se rompen los dientes y los cuidadores tienen que curarlos sin anestesia.

 

8. Asuntos de familia

article-2465959-18D3B25100000578-62_634x348

Las orcas son animales sociales que viven en grupos estables de 10 a 15 cetáceos. En algunos grupos, las crías se quedan con sus madres para siempre. En cautiverio, las orcas son forzadas a vivir con orcas de otras unidades familiares que hablan un lenguaje completamente distinto que ellas, y constantemente las mueven a distintos sitios para que se reproduzcan y den presentaciones.

Las orcas sufren mental y físicamente sólo para llenar los bolsillos de SeaWorld. Pero todos podemos ayudarlas. La capacidad de ello está en nuestras manos con el lanzamiento del documental Blackfish, y una demanda reciente en contra de SeaWorld. Únete a la lucha contra la crueldad al no ir a este establecimiento nunca más.

 

También en Ecoosfera: ¿De dónde sacan los delfines con los que nadas en Playa del Carmen y Cancún?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca