Aprende a combinar las frutas para mejorar tu alimentación

Para aprovechar al máximo sus beneficios, evitando que nos perjudique en la digestión, es necesario saber cuáles son los tipos de fruta y la combinación más saludable para nuestro organismo.

Comer frutas, además de nutritivo, es sencillamente delicioso. A través de sus sabores exóticos, ácidos y dulzones, las frutas transmiten increíbles fuentes de nutrientes y energía, tales como la fibra, antioxidantes y vitaminas.

A pesar de ser un alimento de fácil digestión, hay ocasiones en que nuestro estómago no soporta del todo cierta fruta a una hora del día. Esto sucede pues la fructosa natural de las frutas es azúcar que nutre al cerebro y al páncreas, la cual no causa fermentación siempre y cuando se le combine correctamente.

 Por lo que, es recomendable evitar combinar la fruta con otros alimentos, ya que el azúcar de las frutas fermentará el complemento con el que se le combine, causando descomposición prematura e indigestión. Además que lo ideal es comerlas solas y con el estómago vacío, esperando a que hagan digestión (aproximadamente media hora) para consumir otro tipo de alimentos. Por ejemplo, combinar pan o guisados con jugo de naranja no es lo mejor para la digestión, ya que la naranja fermentará los alimentos afectando al hígado. De modo que el cuerpo, a la larga, pueda debilitarse y esté más propenso a otro tipo de enfermedades.

Para aprovechar al máximo sus beneficios, evitando que nos perjudique en la digestión, es necesario saber cuáles son los tipos de fruta y la combinación más saludable para nuestro organismo: 

 frutas

Puedes combinar las frutas ácidas con las semiácidas, las dulces con las semidulces. Sin embargo, evita mezclar más de tres tipos de frutas a la vez, de modo que no sobrecargues la digestión estomacal. Como por ejemplo: un licuado de piña con limón y guayaba (frutas ácidas), licuado de plátano con pera o papaya (frutas semidulces), licuado de jugo de naranja con fresas (frutas ácidas).

Por cierto, nunca agregues azúcar blanca o refinada, ya que estarías estropeando las cualidades nutricionales de la fruta. 



¿Conocías estos sorprendentes usos del vinagre de manzana?

El uso cotidiano del vinagre de manzana ha trascendido las barreras del tiempo y de los países

¿Sabías que el vinagre de manzana es un elixir que data del 400 a.C.? Fue Hipócrates, el padre de la medicina moderna, quien descubrió sólo unos cuantos beneficios de este sencillo menjurje. Y desde ese entonces, el empleo cotidiano del vinagre de manzana ha trascendido las barreras del tiempo y de los países.

Actualmente pueden encontrarse múltiples usos de este líquido; sin embargo existen cientos de recetas que, en ocasiones, se contradicen entre sí. Por ello, en Ecoosfera te compartimos varias maneras en las que el vinagre de manzana puede cambiar tu vida:

Para la casa

Es un limpiador natural (es decir, está libre de tóxicos nocivos) para el hogar. Basta con una mezcla de la misma cantidad de agua y vinagre de manzana, añadiéndole un poco de bicarbonato de sodio. Notarás que tu casa estará libre de toxinas, bacterias y suciedad. Y no te preocupes por el olor: se irá en cuanto se seque.

Es posible liberarse de la mala hierba con mezclar vinagre de manzana, 1/4 de taza de sal y 1/2 cucharadita de jabón para platos. Esto matará efectivamente a las hierbas, evitando que dañe a las flores y otras plantas que quieras salvar.

Es un neutralizador de olores. Coloca el vinagre en un plato, cerca de aquello que desprenda el mal olor.

Para la salud

El vinagre de manzana reduce el azúcar en la sangre, previniendo así la diabetes. Prueba consumir 2 cucharadas antes de dormir.

Además de disminuir los niveles de colesterol, ayuda a bajar de peso. Esto se logra porque reduce la acumulación de grasa. En caso de que el sabor sea muy fuerte considera añadirlo a jugos o aderezos, o tomarlo con agua.

El consumo de este líquido promueve la circulación, desintoxicando el hígado. Además, tiene el poder de eliminar las toxinas y las mucosas que bloquean los nudos linfáticos.

Disminuye los síntomas de la sinusitis y heridas en la garganta. Basta con hacer gárgaras con una mezcla de agua caliente y vinagre de manzana.

También reduce la comezón de alergias y los efectos de la piel expuesta en exceso al Sol. Aplica un poco en las zonas afectadas; inmediatamente sentirás alivio.

Es más efectivo que un café. Agrega un poco de vinagre de manzana a un vaso de agua y bébelo durante la actividad física para prevenir la fatiga.

Para la higiene y belleza

Gracias a sus propiedades antibacteriales, es un limpiador y tonificador facial. Inclusive, puede prevenir el acné. Disuelve un poco de vinagre de manzana en agua y aplica la mezcla con un poco de algodón.

Es un desodorante efectivo y natural. Aplica un poco de vinagre en las axilas. Una vez que se seque, ni siquiera sentirás su aroma.

Ayuda a desaparecer várices y moretones, ya que actúa como agente antiinflamatorio.

Funge como blanqueador dental y como eliminador de malos olores.

Reduce el mal olor de los pies, ya que crea un equilibrio en el pH. Basta con remojar un poco los zapatos en vinagre de manzana (y secarlos con una toalla).



¿Por qué te conviene consumir más verduras que frutas durante el invierno?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, es recomendable consumir cinco piezas de frutas y verduras al día; sin embargo, es importante tomar en consideración la dieta que la persona lleva

En las últimas semanas hemos sido testigos de los fríos que inundan los paisajes tanto urbanos como rurales de México. Salimos de casa cubiertos con cualquier vestimenta que nos ayude a mantener el calor y así evitar que virus como el de la gripa alcancen a nuestro organismo. Para lograrlo necesitamos primero procurarnos herramientas que protejan al cuerpo como, por ejemplo, la alimentación.

¿Qué tipo de alimentos son los ideales para esta temporada invernal? ¿Qué tan seguido debemos consumirlos? ¿Cuál es la dieta indispensable?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, es recomendable consumir cinco piezas de frutas y verduras al día; sin embargo, es importante tomar en consideración la dieta que la persona lleva.

En ocasiones, con una dieta alta en proteínas (en especial de animales) es necesario equilibrar y alcalinizar el organismo por medio de las frutas. Por otro lado, con una dieta basada en verduras y cereales integrales no es recomendable consumir tanta fruta, ya que puede inclusive debilitar al organismo.

Si se desea tener una dieta con mayor cantidad de frutas lo mejor es consumir frutas de la temporada, ya que “la naturaleza es sabia y nos da lo que necesitamos allí donde estemos”. Esto sucede puesto que consumir frutas tropicales en un país frío (y en pleno invierno) favorece la pérdida de calor del cuerpo. Existen algunas frutas de temporada ideales para el invierno, tales como manzanas, peras, plátanos y cítricos.  

En cambio, de acuerdo con los nutriólogos, es recomendable aumentar el consumo de verduras ya que son una fuente rica de vitaminas y minerales, en especial el brócoli, la col y el perejil. Inclusive, las fuentes de vitamina B, A y E se centran en cereales, legumbres y verduras verdes (y no tanto en frutas).



Consejos para elegir las mejores frutas y verduras

Busca la frescura de la fruta y verdura, así como su firmeza y consistencia

Las frutas y verduras, además de deliciosas, son de los alimentos más saludables que el cuerpo puede recibir. Gracias a su alto nivel de nutrientes, ambas brindan múltiples beneficios tanto al estado anímico como al corporal, como por ejemplo el poder anticancerígeno de las mandarinas, la fortificación en el sistema inmunológico de los cítricos y el efecto antioxidante del arándano. Jugos, cocteles o ensaladas, cada uno de estos productos de la naturaleza sólo enriquecen a quien los consume.

Sin embargo, no siempre sabemos cómo se deberían escoger. En especial cuando se acaba uno de independizar y tardamos en adaptarnos a esta vida de adulto. Por ello, te compartimos 10 hacks que te ayudarán a conseguir la mejor fruta para un desayuno delicioso:

Busca la frescura de la fruta y verdura. Semana tras semana, planea tanto tu dieta como los alimentos que necesitarás. Ten consciente la duración de frescura de los alimentos que compras en cada lugar. En caso que te encuentres en la ciudad de México, los productos del mercado de Jamaica duran frescos hasta por dos semanas.

También su firmeza y consistencia: tómalos en tu mano y tantea si están firmes o aguados.

Evalúa su textura de acuerdo con el tipo de fruta.

La influencia de la maduración: en caso que no los vayas a consumir dentro de dos o tres días, elígelos un poco verdes.

Observa el color de la fruta y la verdura: ¿es colorida, o ya ve medio pasada?

Cuidado con los vegetales difíciles de elegir, es decir, los que siempre estarán verdes, como los tomates. En este caso, presta atención a su brillantez, ya que entre más brillantes, más frescos.

Si estás en un mercado, acepta la prueba “sin compromiso”. El sabor es algo que te ayudará a escoger sabiamente.

También el olfato, en especial en la selección de hierbas y algunas verduras.

Si ya descubriste un lugar ideal para las compras semanales, quédate con él. Además, los vendedores consienten a sus clientes más fieles.

Transporta los alimentos con cuidado, en especial si son frutas o verduras delicadas.

Fotografía principal: Guillén Pérez

 



Increíbles usos de algunas cáscaras de frutas

Solemos olvidar que cada parte de la fruta, incluyendo las cáscaras, puede emplearse para múltiples usos (más allá de la nutrición)

Las frutas, alimentos de la naturaleza, cuentan con una amplia gama de sabores, colores y texturas. Basta con disfrutar del sabor dulzón o cítrico de una de ellas para poder experimentar una explosión de sensaciones en cada pupila gustativa, para disfrutar de su jugo y de lo bien que nos hace sentir.

Gracias a sus propiedades orgánicas, estos alimentos brindan múltiples beneficios tanto a quienes los consumen como al medio ambiente. Sin embargo, solemos olvidar que cada parte de la fruta puede ayudar a múltiples acciones (más allá de la nutrición). Por ejemplo, la cáscara de algunos cítricos como la naranja, limón o mandarina, cuenta con altos niveles de antioxidantes, pudiéndola usar para:

– Un jugo. Hierve la cáscara de la manzana o de la piña con canela y clavo.

– Un té o infusión. Seca al Sol las cáscaras de algunas frutas para la mezcla.

– Frutas cristalizadas.

– Conservador natural. La pulpa de cualquier fruta, sin el jugo, se usa como materia prima para conservar alimentos. Basta un poco de azúcar y meterla al horno.

– Polvo de extracto de cítrico. Haz una ralladura de la cáscara de la fruta cítrica. Déjala secar durante unos 3 o 4 días,  y después métela en la licuadora. Al final, consérvala en un frasco de vidrio limpio.

– Azúcar cítrica. Primero haz el extracto de cítricos, añadiendo azúcar mascabado.

– Pimienta con polvo de extracto de limón.

Para uso de belleza personal:

– Exfoliador de azúcar y plátano. Espolvorea azúcar en el interior de la cáscara de plátano, usándolo como exfoliador suave. Frota suavemente en todo el cuerpo, y enjuaga en la ducha.

– Usa las cáscaras de manzana para combatir el acné.

– Cáscaras de papa para reducir las ojeras. Presiona la parte interna de las cáscaras frescas durante 15 minutos.

– Infusión de cáscara de papa para cuidar los estragos de úlceras.

Fotografía principal: Doug88888

 



Dale vida al otoño con la granada (Parte I)

En años recientes se ha producido una gran cantidad de investigación que confirma los usos tradicionales y descubre otros novedosos

La granada es corazón 
que late sobre el sembrado.
Un corazón desdeñoso
donde no pican los pájaros.
Un corazón que por fuera
es duro como el humano
pero da al que lo traspasa
olor y sangre de mayo.  

García Lorca

HISTORIA

La granada, cuyo nombre científico es punica granatum, es originaria de un área que se extiende desde Irán hasta los Himalayas en el norte de la India. Fue conocida y cultivada en la zona del Mediterráneo desde la antigüedad. Existe registro de la granada en la mitología y el arte del antiguo Egipto; también se la menciona en el Antiguo Testamento y en el Talmud. Se dice que el árbol de la granada floreció en el Jardín del Edén y algunos opinan que fue la granada la fruta de Eva y no la manzana. También se menciona en la mitología persa y griega como símbolo de la vida, la regeneración y el matrimonio.

Los antiguos chinos asociaban las semillas de la granada con la longevidad y la inmortalidad. En el judaísmo, se afirma que las semillas de cada fruto de la granada son 613, representando los 613 mandamientos de su libro sagrado, la Torá. Al interior del cristianismo se le considera también un símbolo de la regeneración y la vida; para los budistas es una de las frutas benditas.

En la actualidad se cultiva en la India, África, Asia, Europa y otros lugares.

Su uso en la medicina tradicional ancestral y moderna ha sido ampliamente documentado. Los médicos ayurvedistas (antigua medicina tradicional de la India) han recomendado su jugo como depurador sanguíneo; el té elaborado con la cáscara se ha recomendado para combatir parásitos (inclusive la tenia) y otros problemas gastrointestinales como colitis, cólicos, diarrea e inflamación intestinal. Por sus propiedades astringentes, también se ha recomendado el uso del jugo para problemas respiratorios y broncopulmonares y para padecimientos de las encías. En la medicina tradicional china se considera que la granada purifica y fortalece la sangre, ayuda a eliminar toxinas de nuestro organismo, fortalece al cerebro y al sistema inmunológico.

Todo esto es bien sabido, pero me interesa  compartir con mis lectores la gran cantidad de información generada recientemente por la investigación científica moderna en torno a las propiedades terapéuticas de esta fruta, que en conjunto confirma, de cierto modo, la identificación tradicional y milenaria de la granada con la longevidad, la regeneración y la vida. 

COMPOSICIÓN

A aproximadamente 50% del peso total de la fruta corresponde a la piel, que es rica en compuestos biactivos como fenoles, flavonoides, proantocianidinas y elagitaninos, así como también en algunos minerales como potasio, nitrógeno, calcio, fósforo, magnesio y sodio. También contiene polisacáridos. Por otro lado tenemos la pulpa (que representa aproximadamente 40% del peso total de la fruta) y las semillas (el 10% restante). La pulpa contiene un 85% de agua, 10% de azúcares (sobre todo fructosa y glucosa) y 1,5 % de pectina (un tipo de fibra). También contiene diversos tipos de ácidos (ascórbico, cítrico, málico, elágico y quínico) y también aporta flavonoides y fenoles, sobre todo antocianinas, así como también aminoácidos y minerales. Las semillas son ricas en aceite, mismo que ha llamado la atención por su riqueza en fitoestrógenos. Los compuestos fenólicos junto con los flavonoides, las antocianinas y los taninos son los principales compuestos antioxidantes de la granada. En los estudios realizados a nivel internacional se utiliza un extracto obtenido de todas las partes de la fruta. Este conjunto de compuestos le confieren a la granada un extraordinario poder como fuente dietética de antioxidantes. Digamos a título de ejemplo que, simplemente, las antocianinas de la granada tienen mayor poder antioxidante que las vitaminas E y C y que el betacaroteno.

LA CIENCIA CONFIRMA LAS PROPIEDADES TERAPÉUTICAS DE LA GRANADA

En años recientes se ha producido una gran cantidad de investigación que confirma los usos tradicionales y descubre otros novedosos.

En primer lugar destacan dos hechos: de un lado, la complejidad y riqueza bioquímica de la granada, que incluye miles de compuestos, de los cuales más de 100 han sido identificados y, por otro lado, el hecho de que todas las partes de esta planta presentan actividad antioxidante, a saber: la corteza del árbol, las hojas y los  retoños y toda la fruta (incluyendo su cáscara, su pulpa -es decir, la parte roja jugosa-, el pericarpio -la piel que rodea las semillas- y las semillas).

Esta fruta es rica en compuestos antioxidantes:

El jugo contiene importantes cantidades de taninos, en particular elagitaninos (como el ácido galico y el ácido elágico); también es rico en antocianinas (como la cianidina, delfinina y pelargonidina) y presenta asimismo ácidos fenólicos (como el ácido cafeico, y el ácido clorogénico). El pericarpio también es rico en taninos. La cáscara es rica en quercetina, kaempferol y narangina. De particular importancia es el ácido elágico, que al combinarse en nuestro organismo con la  glucosa produce dos compuestos llamados punicalagina y punicalina, de los cuales depende 50% de los efectos antioxidantes de la granada. En fin, esta fruta es rica en polifenoles, que también contribuyen a fortalecer  sus efectos antioxidantes, que son la razón básica de su capacidad curativa.

Por su parte las semillas son ricas (65.3%) en un compuesto graso único llamado ácido graso púnico, benéfico para el corazón y presentan la más alta concentración del estriol (un tipo de estrógeno) en el reino vegetal (aproximadamente, 17mg/kg en las semillas secas). De hecho, en  años recientes se ha despertado un gran interés en el uso del aceite de semillas de granada, como un producto rico en  fitoestrógenos; por ende, es útil para el tratamiento natural de la menopausia y para la prevención del cáncer, especialmente el cáncer de mama.

De conjunto, los compuestos bioactivos de la granada ejercen efectos antioxidantes, antiinflamatorios y anticancerígenos.

Diversos estudios (en tubos de ensayo, con animales y también con humanos) han demostrado que todas las partes de la planta contienen polifenoles con capacidad antioxidante, que son bien absorbidos por el tubo intestinal humano y que llegan activos a nuestros tejidos, ofreciéndoles protección contra diversas enfermedades como problemas cardíacos, problemas vasculares-cerebrales, problemas circulatorios, infertilidad masculina, diabetes, Alzheimer, diversos tipos de cáncer y también ejercen efecto antimicrobiano contra hongos y bacterias.

Se ha dado mucha atención a los efectos cardioprotectores de la granada y se han identificado varias decenas de procesos bioquímicos mediante los cuales su consumo beneficia la salud cardiovascular.

También ha llamado mucho la atención el conjunto de compuestos anticancerígenos presentes en la granada, capaces de actuar en diversos tejidos.

SALUD CARDIOVASCULAR

Tal vez lo más destacado en esta nueva etapa de la investigación sobre los usos terapéuticos de la granada son los diferentes resultados obtenidos en torno a la salud cardiovascular. Se ha observado, por ejemplo, que evita la oxidación del colesterol, que protege las arterias de la formación de placas de colesterol y que incrementa la producción de una sustancia llamada oxido nítrico,  mismo que ejerce un  efecto vasodilatador, generando un descenso moderado de la presión arterial.

De acuerdo con los trabajos encabezados por el profesor Michael Aviram del Laboratorio de Investigación Sobre Lípidos del Centro Médico Rambam en Haifa, Israel, una de las máximas autoridades a nivel mundial en este campo, la granada constituye una impresionante fuente dietética de antioxidantes. 

El profesor Aviram es especialista en bioquímica, ha publicado más de 360 artículos y ha dedicado 20 años a la investigación de métodos de prevención de la formación de las placas de colesterol que obstruyen las arterias y se asocian con infartos y eventos cerebrovasculares. Como parte de dicha investigación ha estudiado numerosos productos naturales ricos en antioxidantes pero ,según él, nunca había encontrado nada tan eficaz e impresionante como la granada.

Aviram señala que la granada aporta mayores cantidades de  antioxidantes que otras fuentes dietéticas usualmente reconocidas por ser ricas en antioxidantes como las uvas, el vino tinto, el té verde, el jitomate, los arándanos, el jengibre, el aceite de oliva, las vitaminas E y C, los betacarotenos, etcétera.

De acuerdo con los estudios realizados por este grupo de investigadores, la granada puede protegernos contra los infartos cardíacos y los eventos cerebrovasculares. Los antioxidantes de la granada, comenta el profesor Aviram, disminuyen la oxidación del colesterol y protegen a las arterias de la formación de placas de colesterol, disminuyen los niveles del colesterol de alta densidad (el malo de la película), ayudan a disminuir la presión arterial y ejercen un efecto anticoagulante. También se ha demostrado que combaten la impotencia sexual masculina asociada con insuficiente circulación sanguínea arterial en el  pene. Inclusive, este grupo de investigadores ha logrado revertir la obstrucción de las arterias en algunos pacientes mediante el consumo de jugo concentrado de granada.

CONSEJOS PRÁCTICOS

Como ya lo he mencionado en otros artículos, una forma práctica de aumentar el consumo de frutas es el uso de los jugos.

Para la salud cardiovascular, he aquí algunas opciones con granada:

Jugo cardioprotector:

Poner en la licuadora los granos de 1 granada grande y 1 tuna grande. Añadir un poquito de jugo de naranja o de agua y licuar muy bien para aprovechar también las semillas de la granada. Colar y tomar una vez al día mientras sea la temporada de granada.

Jugo hipotensor:

Poner en la licuadora los granos de 2 granadas grandes y 2 tallos de apio. Añadir un poquito de agua o de jugo de naranja y licuar muy bien y colar. Consumirlo todos los días en las mañanas durante la temporada de granada.

Jugo antioxidante para el sistema cardiovascular:

Poner en la licuadora los granos de 2 granadas, 1 tuna y 1 limón (con cáscara y pulpa, sin semillas) con ½ vaso de jugo de naranja. Licuar muy bien, colar y tomarlo todos los días en ayunas mientras dure la temporada de granada.

Jugo para disminuir los niveles de colesterol:

Licuar 4 tunas con un poquito de agua y colar; licuar el jugo de tuna con los granos de 1 granada y ½ manzana roja, colar y tomar una o dos veces por día mientras dure la temporada de granada.

Como ya dije, los estudios científicos sobre las propiedades de la granada utilizan un extracto obtenido de todas las partes de la planta, mientras que con el jugo elaborado en casa aprovechamos sólo la pulpa y una parte de las semillas. Aun así, obtenemos gran cantidad de compuestos bioactivos.

REFERENCIAS

Aviram M, Rosenblat M, Gaitini D, et al. Pomegranate juice consumption for 3 years by patients with carotid artery stenosis reduces common carotid intima-media thickness, blood pressure and LDL oxidation. Clinical Nutrition. 2004;23(3):423–433.

Azadzoi KM, Schulman RN, Aviram M, Siroky MB. Oxidative stress in arteriogenic erectile dysfunction: prophylactic role of antioxidants. The Journal of Urology. 2005;174(1):386–393.

Esmaillzadeh A, Tahbaz F, Gaieni I, Alavi-Majd H, Azadbakht L. Cholesterol-lowering effect of concentrated pomegranate juice consumption in type II diabetic patients with hyperlipidemia. International Journal for Vitamin and Nutrition Research. 2006;76(3):147–151.

Herbalgram. 2005, 65:28-30.

Miguel MG, Neves MA, Antunes MD. Pomegranate (Punica granatum L.): a medicinal plant with myriad biological properties—a short review. Journal of Medicinal Plant Research. 2010;4(25):2836–2847.

Monografía de: www.naturalstandard.com.

Sreekumar S, Sithul H, Muraleedharan P, Azeez JM, Sreeharshan S. Pomegranate fruit as a rich source of biologically active compounds, Biomed Res Int. 2014;2014:686-921. 


Andrés Sierra es licenciado en Etnología. En 1983, por necesidades de cuidado de su propia salud, se acercó a las medicinas alternas. Desde entonces se ha dedicado  al estudio, la práctica y la enseñanza de la medicina natural, con especial énfasis en  el uso curativo de los alimentos.

Ha participado en numerosos programas de radio y ha impartido múltiples cursos y diplomados en la materia.

Actualmente funge como subdirector académico de la Licenciatura en Medicinas Alternativas y Complementarias impartida en la Escuela de Estudios Superiores en Medicinas Alternativas y Complementarias MASHACH en la ciudad de Puebla, y dirige el Centro Naturista “Naturalmar” en esa misma ciudad.

 

Fotografía principal: Ferran Turmo Gort

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca