¿Qué pasaría si todo el mundo se volviera vegetariano?

Un estudio holandés sacó los resultados ambientales de lo que sucedería si dejáramos de comer carne globalmente.

 Sabemos que la industria de la carne es una de las más nocivas para el medio ambiente y la más cruel para los animales. Directa o indirectamente, produce el 14.5 por ciento de las emisiones de gas invernadero, y el consumo global de carne está en aumento. A la gente generalmente le gusta comer carne, y mientras la población crece y come más productos animales, las consecuencias del cambio climático, la contaminación y el uso de suelo podrían ser catastróficos.

Pero, ¿qué pasaría si todos en el mundo voluntariamente dejaran de comer carne al mismo tiempo? Sabemos que esto no va a pasar, pero al menos un grupo de investigadores ha sacado los números de lo que un veganismo global haría para el planeta. En el 2009, investigadores de los Países Bajos, de Netherlands Environmental Assessment Agency, publicaron sus proyecciones de las consecuencias de gas invernadero si la humanidad llegara a comer menos carne, nada de carne o ningún producto animal.

Predijeron que el veganismo universal reduciría las emisiones de carbono relacionadas a la agricultura en un 17 por ciento, las emisiones de metano en un 24 por ciento y emisiones de óxido de nitrógeno en un 21 por ciento para el 2050. El vegetarianismo universal similarmente resultaría en reducciones impresionantes de emisiones de gas invernadero. Lo que es más, los investigadores encontraron que la eliminación de carne no solo prevendría el calentamiento global, sino que ayudaría muchísimo a mitigar el cambio climático.

potatoandblackbeannachos-3297Los investigadores holandeses, sin embargo, no tomaron en cuenta qué más pasaría si todos dejáramos de comer carne. “En este estudio enfocado hemos ignorado las posibles implicaciones socioeconómicas como el efecto en la salud, en producto interno bruto y en números de población”, escribió Elke Stehfest y sus colegas. “No hemos analizado las consecuencias agroeconómicas de los cambios dietéticos y sus implicaciones; esas consecuencias quizá no involucren costos de transición, sino también impactos en los precios de las tierras”.

Y, de hecho, si el mundo completo se volviera vegetariano o vegano en el transcurso de una década, es razonable pensar que la economía se hundiría. No sólo millones de personas se quedarían sin trabajo (desde los que crían ganado hasta los que cultivan alimento de ganado), sino que por la misma razón estaríamos sufriendo un extensa agitación social. Otra de las cosas que pasarían serían las extensiones de las tierras disponibles, que bajarían de precio y la economía sufriría mucho.

En fin, solo podemos concluir que si esto pasa de la noche a la mañana (o sea en un transcurso de 10 años) sería catastrófico para la humanidad. Sin embargo sabemos que esto no pasará. Y si sucede, lo mejor es que sea gradual para que el mundo se vaya acomodando a las circunstancias.

Pero podemos tratar un camino medio. Como siempre el mejor de todos. No vamos a ser todos vegetarianos o veganos, pero la mayoría de nosotros podemos optar por no dar nuestro dinero a granjas industriales (los ofensores más grandes y crueles, desde contaminación hasta salubridad). Podemos comer menos carne, o comer carne grassfed orgánica. No solo podemos hacerlo, sino que debemos.



¿Los veganos tienen mejor sexo?

De acuerdo con la data científica e incluso la práctica tántrica, la dieta cotidiana ejerce una influencia poderosa tanto en la psique, el cuerpo y la sexualidad.

Parece insulso, pero una salud sexual requiere de una constante instrospección y autocuidado; inclusive numerosas preguntas relacionadas con nuestra posición acerca de la sexualidad, las prácticas sexuales que llevamos a cabo en nuestra cotidianidad, los vínculos con los que nos relacionamos a través del sexo e inclusive nuestros estilos de vida –niveles de estrés, dieta diaria, horas de sueño, etcétera–. 

De hecho, y de acuerdo con la data científica e incluso la práctica tántrica, la dieta cotidiana ejerce una influencia poderosa tanto en la psique, el cuerpo y la sexualidad. En su libro Tantra. El cuerpo como manifestación de la Realidad Suprema, Stella Ianantuoni enlista una serie de alimentos que “conviene consumir para mantener una buena salud y que influyen en los procesos hormonales sexuales”; tales como: 

– Miel, 

– polen, 

– zanahoria, 

– espárragos, 

– frutillas, 

– ajo, 

– cebolla, 

– apio, 

– ginseng, 

– avena,

– nueces,

– cacao, 

– cardamomo,

– sésamo (o ajonjolí), 

– pimienta. 

Sin embargo, ¿por qué se cree que las personas veganas tienen mejor sexo que los carnívoros u otras tendencias alimenticias? Aquí te compartimos cinco posibles razones: 

– Las frutas y verduras poseen nutrientes que mejoran tanto el olor como sabor de algunos fluidos corporales; tales como el semen, que de ser ácido se vuelve un poco más dulzón.  

Aumenta la lubricación natural. Alimentos como el pepino, melón y sandía hidratan la piel. Mientras que para la lubricación vaginal, se recomiendan alimentos ricos en omega 3, como semillas de girasol, salmón, calabaza, etcétera. 

Se incrementa el deseo sexual, gracias a los altos niveles de zinc y vitamina B –los cuales elevan los niveles de testosterona y el deseo sexual. Puede incluir la albahaca, higos, piñones, aguacate, almendras, espárragos, ajo, apio, semillas de calabaza, garbanzos y plátanos. 

Mejora el desempeño sexual. Una dieta vegana ayuda a eliminar la placa en las arterias causada por un consumo de carne. También disminuye los niveles de colesterol, mejorando la circulación y el desempeño sexual.  

Disminuye el estrés, y por tanto la calidad sexual. El consumo de frutas y verduras  aumenta los niveles de serotonina, reduciendo así el estrés y, por tanto, del deseo sexual. Esto se debe a la ausencia de ácidos grasos en los animales, lo cual promueve los cambios positivos de humor en el cerebro. 

 ¿Tú qué crees? 

 



Cada vez más adolescentes son veganos en Inglaterra gracias a Instagram

La información en las redes sociales ha sumado simpatizantes a este tipo de dietas, especialmente adolescentes.

Foto: upsocl.com

Cuando anteriormente la educación, y luego la publicidad, fueron quizá las principales influencias en la creación de hábitos e incluso mentalidades, hoy a la mano contamos con herramientas que están influyendo en la psique colectiva y de manera masiva: las redes sociales.

Como ejemplo, en Gran Bretaña está ocurriendo un fenómeno que un estudio de The Guardian sitúa como una clara muestra del poder de las redes sociales. Quizá podríamos pensar que el periodismo, en su papel de investigador, ha generado, por ejemplo, que cada vez más personas comprendan la devastación ambiental por comer carne (sobre todo por la cantidad de cultivos cuya vocación es la alimentación del ganado), sin embargo al parecer las redes sociales en su papel de divulgación (en este caso de bondades) han estado haciendo que cada vez más personas se sumen al veganismo: en particular los adolescentes.

Según las cifras en 2005 en Gran Bretaña habían unas 150 mil personas veganas, hoy hasta 542 mil lo son, un incremento de 350% en nueve años. The Guardian se propuso investigar quienes integran este sector y ha encontrado que el 42% de los veganos tienen entre 15 y 34 años; solo 14% arriba de los 64 años y el 67% de los 474 encuestados tiene menos de 34 años.

El estudio según las propias respuestas de los encuestados adolescentes, revela que su mayor influencia para convertirse al veganismo son las redes sociales, sobre todo instagram, pues va mostrando la variedad de recetas y sus beneficios nutricionales.

[The Guardian]



5 prácticos y sencillos consejos para veganos

Con el objetivo de crear un estilo que respeta tanto a los animales, medio ambiente y la salud, el veganismo reduce el consumo de productos que provengan de explotaciones intensivas –como la carne, leche y huevos–.

Imagen: https://periodicoelamanecer.files.wordpress.com

El veganismo, esta alternativa enfocada en el cuidado del medio ambiente, animales y la salud, se enfoca en el consumo de alimentos adecuados a las necesidades físicas y espirituales, con el fin de evitar productos derivados de los animales tales como la carne, el pescado, los lácteos, los huevos, la miel, artículos de origen animal como el cuero y pieles. De acuerdo con la Asociación Vegana Española, el veganismo es un estilo de vida más sano y respetuoso con los animales y la naturaleza. 

Con el objetivo de crear un estilo que respeta tanto a los animales, medio ambiente y la salud, el veganismo reduce el consumo de productos que provengan de explotaciones intensivas –como la carne, leche y huevos–. Estas explotaciones animales no respetan las necesidades básicas ni derechos de los animales, pues los someten a mutilaciones y malos tratos al vivir en condiciones deplorables para obtener de ellos el máximo rendimiento posible.

Además, el 24 por ciento de los problemas medioambientales y sociales que afronta la humanidad están relacionados con la cría de 1 300 millones de animales en explotación ganadera. Gran parte de la destrucción de millones de hectáreas de bosque tropical en América Central y del Sur, se ha llevado acabo con el fin de aumentar la presencia de pastizales. Esto ha provocado la extinción de numerosas especies animales y vegetales, principalmente de pájaros, mamíferos y reptiles. Sin mencionar que las técnicas empleadas por la ganadería intensiva causan la pérdida irreparable de la capa fértil del suelo. Por ello, la práctica del veganismo es la forma más directa y saludable para proteger el medio ambiente pues se gasta menos del 10 por ciento del agua necesaria para alimentar a alguien que se alimenta de carne de res. 

Sin embargo cambiar radicalmente una dieta con base en carne a una vegana, puede llegar a ser una verdadera odisea. Pero, como bien dice la enseñanza popular, “Roma no se hizo en un día”. Por lo que, en caso que estés iniciando en esta alternativa de cuidados ecológicos y de salud, te compartimos estos cinco consejos útiles que Greenpeace propone:  

Recuerda: tu dieta, tus reglas. La alimentación es una parte muy importante de la vida. Eso significa que no estás siguiendo las reglas ni tendencias de otros hervíboros, no tiene nada de malo. Hay algunos vegetarianos que escogen comer frutos del mar que fueron capturados de manera ecosustentable; otros, consumen huevos de sus propias gallinas; hay quienes se llaman ‘freegans’, que comen carne y pollo para evitar que se tiren como desperdicios. Recuerda que lo importante del veganismo y vegetarianismo es comer saludable tomando decisiones conscientes para el bien de uno y del planeta. 

Está bien si empiezas poco a poco. Si estás alejando la carne de tu dieta, puedes intentar hacerlo paso a paso. Hay personas que dejan de comer carne sólo un día a la semana; otros, eligen opciones vegetarianas cuando comen en restaurantes. Elige opciones que poco a poco te vayan acercando al veganismo. 

Habla al respecto con amigos y familiares. A veces nuestras dietas afectan a las personas con quienes vivimos y vemos constantemente. Si compartimos nuestras decisiones, probablemente podemos llegar a un acuerdo en conjunto. E incluso apoyo. 

El internet puede ser un buen consejero en estos casos. Desde información nutrimental hasta recetas vegetarianas, estos son algunas de las opciones que puedes encontrar: 

5 deliciosas y sencillas recetas cuyo ingrediente secreto es el aguacate

TOP: 10 recetas vegetarianas para esta Navidad

TOP: 5 recetas deliciosas para integrar la chía a tu dieta diaria

 – Considera comprar productos orgánicos o locales. En caso que no puedas dejar de consumir carne inmediatamente, compra productos orgánicos o locales que estén libres de procesos tóxicos que afecten al medio ambiente. Esto reducirá tu huella ecológica en el planeta. 

 



Sobre el cómo consumir carne disminuyó el tamaño de la mandíbula humana

Para nuestros antecesores comer carne devino en un menor esfuerzo muscular.

Foto: SLP

Entre los muchos cambios que experimentó el homo erectus (que apareció hace unos 2 millones de años) hasta su transformación en el homo sapiens, la disminución en el tamaño de mandíbula fue uno de los más notables.

Los científicos durante años habían asociado este cambio a la cocción de los alimentos, que habría de volver más blandas las semillas, vegetales, y la carne. Sin embargo nuevas investigaciones de la Universidad de Harvard, lideradas por  los profesores Daniel Lieberman y Katherine Zink, sugiere que la cocción de los alimentos (hace unos 500 mil años) llegó mucho después que el notable cambio de la mandíbula.

Según los resultados, lo que había generado esta importante modificación fue el consumo de carne:

Pero en algún punto de la evolución humana se produjo un cambio, comenzamos a comer menos. Y solo fue posible por dos factores: alimentos con mayor contenido de energía, pero también que eran más difíciles de digerir.

Los investigadores encontraron también que el consumo de carne demandaba un menor esfuerzo muscular en la mandíbula, pues es más blanda que algunos vegetales y semillas.

La carne requiere menor esfuerzo para ser masticada que otro tipo de plantas y semillas de las que se alimentaban los primeros humanos, pero su incapacidad de los molares para que masticar la carne cruda podría ser una de las razones por las que no se consumía hasta que no se inventaron las primeras herramientas de piedra, hace 3 millones de años, concluye el estudio.

 



¿Cómo comer vegano si no está en el menú?

La comida del mundo ofrece numerosas opciones veganas para ti, aunque no sean consideradas como tales.

Foto:m-x.com.mx 

No todo lo que es vegano está etiquetado necesariamente como vegano (que prescinde de productos animales),  así como no todo lo que es orgánico está etiquetado necesariamente como orgánico. Recordemos que los productos locales de producción a poca escala suelen orgánicos aunque nadie lo especifique así.

Los polución no industrial, que aún persiste en atisbos regionales, suelen seguir procesos milenarios mucho más sanos y también es importante valorar este tipo de productos y no solo los que están inmiscuidos, en ocasiones, en el bluff de la moda sana.

Si estás en la calle, existen algunos tipos de alimentos que no siendo exclusivamente veganos en realidad se acercan a esta práctica por su naturaleza. El sitio One Green Planet ha tenido la increíble idea de separar este tipo comida internacional que muy probablemente te ofrecerá opciones veganas.

Lugares de Bocadillos, baguettes y sandwiches:

En los establecimientos donde venden este tipo de alimentos los ingredientes suelen ser de una gama enorme respecto a vegetales deliciosos, muchos de ellos gourmete, como champiñones, pimienta, cebolla, olivas, espárragos, alcachofas, etc. La gama es interminable.

Comida Italiana

Podrías pedirte un Minestrone (sopa de verduras hecha con la de la época del año) y acompáñala con pan con pesto y aceite de oliva. Podrías también optar por una pasta primavera pidiéndole al mesero, que si lleva la receta del sitio lleva huevos, los omita, acompañada por salsa roja; asegúrate que esta no esté hecha con queso. Algunas pizzas, cada vez más, prescinden de quesos.

Comida Asiática

Tanto la comida tailandesa, india, así como la china y japonesa, son quizá el paraíso algo involuntario del veganismo. Por sus legados filosóficos, sobre todo en la India, ofrecen muchos platillos solo de origen vegetal. En el caso de la china y japonesa, por ejemplo, puedes ordenar muchos platillos asegurándote de pedirlos prescindiendo de cualquier producto de origen animal. Asegúrate también de que los caldos y salsas no estén preparados con aditivos de origen animal.

Árabe

La cantidad de platillos sin carne son también numerosos, como el hummus, los frijoles, pitas, falafel, arroz, etc.

Mexicana, Latinoamericana y Española

Burritos, enchiladas, tacos, paella, etc., pueden hacerse de manera vegana fácilmente si lo pides.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca