Consume frutas y no jugos para prevenir la diabetes

Un estudio demuestra que consumir jugos contribuye al desarrollo de diabetes tipo 2 mientras que ciertas frutas previenen esta enfermedad.

Un estudio reciente apunta a que consumir frutas enteras es mucho más saludable que consumir jugos naturales de las mismas. Investigadores del Reino Unido, Estados Unidos y Singapur estudiaron a casi 200 mil personas a lo largo de 25 años para determinar la manera en la que consumir ciertas frutas contribuye o previene el desarrollo de Diabetes tipo 2.

De las 187 mil personas que participaron en el estudio, 12, 198 (el 6.5%) desarrollaron diabetes tipo 2. La investigación seguía el consumo de ciertas frutas como lo son: uvas, duraznos, ciruelas, chabacanos, ciruelas pasa, melocotones, melones, manzanas, peras, naranjas, toronjas, fresas y arándanos de los sujetos. Cada cuatro años se les preguntaba qué tan seguido consumían una porción de cada fruta.

Los resultados indican que comer arándanos, uvas, manzanas peras y pasas reduce el riesgo de padecer diabetes tipo 2. Los investigadores determinaron que esto se debe a los beneficiosos niveles de Antocianina y Polifenoles en estas frutas.

Por otro lado el efecto de consumir jugo es lo opuesto: contribuye a un mayor riesgo de padecer diabetes tipo 2. De manera que remplazar una porción de jugo por una de arándanos reduce el riesgo de padecer diabetes por un 33% y remplazar el jugo por otras frutas tenía un efecto menor pero similar.

El investigador principal Qi Sun explica que al hacer jugo “nos deshacemos de la fruta y nos quedamos con líquidos que absorbemos rápidamente, llevando a un aumento de azucares en la sangre y en los niveles de insulina”. Por lo que nos recomiendan consumir frutas enteras en vez de jugos.

El estudio completo “Fruit consumption and risk of type 2 diabetes: results from three prospective longitudinal cohort studies” se publicó en BMJ el 29 de agosto del 2013.

También en Ecoosfera: ¡A disfrutar los mangos! Propiedades nutricionales y curativas de esta deliciosa fruta.



9 razones por las que deberías cambiar la dieta según tu genética

La nutrigenética es una rama que permite comprender cómo responde una persona a sus diferentes nutrientes en función de sus variaciones genéticas.

Aunque todas las personas somos genéticamente similares, existen algunas variaciones genéticas –polimorfismo– que provocan que el metabolismo reaccione de una manera diferente a otra frente a los alimentos. 

De manera que dependiendo de nuestros gentes, la dieta que consumamos afectará más –o menos– nuestra salud, facilitando el riesgo de contraer enfermedades como gastritis, colitis, dolores de cabeza, dermatitis, flujo nasal excesivo, inhabilidad para bajar de peso, cansancio, etcétera. Inclusive hasta se puede alterar la manera en que se metaboliza o se elimina un nutriente en concreto. 

La nutrigenética es una rama que permite comprender cómo responde una persona a sus diferentes nutrientes en función de sus variaciones genéticas. De acuerdo con sus investigaciones, el cuerpo comienza a sufrir de algunos síntomas en caso de que haya una alergia genética ante algunos alimentos. Te los compartimos: 

diet simpsons

Acné. Este tipo de reacciones se debe a que el cuerpo está expulsando toxinas que el hígado ya no puede soportar. 

Ganar peso. Debido a la acumulación de toxinas en el cuerpo, el mismo incrementa la producción de células grasas y retención de agua para así diluir las toxinas de los órganos internos. El estrés emocional también puede desencadenar este efecto. 

Celulitis. Es una acumulación de toxinas en las células grasas, basada en un estilo de vida sedentaria de muchos años. 

Dolor de cabeza. La mayoría de los dolores de cabeza son realmente reflejos de síndromes asociados con la inflamación intestinal a causa de comida tóxica, alcohol, medicamentos, estrés y alergias alimenticias. El intestino y el cerebro están conectados, por lo que el sistema digestivo está bajo mucho estrés, el dolor de cabeza suele ser una consecuencia segura. 

Reflujo o ardor en el pecho. Cuando el cuerpo no recibe un alimento óptimo para su digestión, tiende a expulsarlo de alguna manera. Aún si es regresarlo, de alguna manera, por el esófago causando gastritis, reflujo o ardor. 

Diarrea. Cuando el cuerpo está envenenado por alguna toxina, se defiende mediante la diarrea –para remover más rápido aquello que le hace daño–. 

Constipación. Cuando la comida es tóxica, el cuerpo activa el sistema de defensa que incluye la interrupción de la digestión por toxicidad. Esto puede provocar que la comida se quede acumulada en el tracto digestivo, liberándose en diarrea. 

Fatiga. El cuerpo no puede conseguir energía de toxinas pues no proveen energía. 

Adicciones. Ante la ausencia de energía, las personas suelen conseguir bebidas que aumenten un poco la vitalidad: café, cigarros, azúcar, narcóticos, alcohol, etcétera. 



10 frutas ideales para ayudarte a bajar de peso

Mejorando tu sistema digestivo quemas grasa e incrementas tu metabolismo; hazlo de una manera saludable con las siguientes frutas.

Las recetas infalibles y mágicas para bajar de peso en realidad no existen. Lo que sí existe son algunos alicientes que te ayudarán a hacerlo, uno de los más conocidos: comer mucha fibra.

La fibra mejora tu digestión y asimismo hace que tu metabolismo mejore y quemes más grasa. Las frutas, por su parte, además de tener azúcar buena para tu cuerpo y ser un excelente snack suelen tener fibra, algunas mucho más que otras.

Te presentamos las frutas con mayor fibra y por lo tanto increíbles aliadas en tu búsqueda para bajar de peso:

Frambuesas:

Consideradas como una súpercomida. Es de las que más proporción de fibra tienen, con una relación de 8 gramos por porción.  También son una buena fuente de vitamina C, K y manganeso.

Manzanas:

Solo la mitad de una manzana contienen entre 4 y 5 gramos de fibra gracias a su cáscara, así que no se la quites.

Caqui:

Además de que disminuye riesgos cardiacos, cada una tiene hasta 6 gramos de fibra.

Naranjas:

Una sola naranja contiene entre 2 y 3 gramos de fibra y solo 45 calorías. Si la quieres tomar en jugo solo recuerda dejarle la pulpa para obtener los beneficios de la fibra.

Fresa:

Por copa obtendrás 3 gramos de fibra, son deliciosas y es una de las frutas que puedes comer congelada y completa pero licuada en smoothies, por ejemplo.

Guayaba:

Es de las frutas con más fibra, con 9 gramos.

Zarzamora:

Aunque la mayoría de las bayas tienen mucha fibra, las negras son las que más, con 7 gramos por pieza.

Pera:

Cada pedazo de pera contiene entre 5 y medio gramos de fibra.

[m.skinnym]

 



TOP: 6 superalimentos que querrás integrar a tu dieta

Se trata de una especie de educación en el autocuidado, el cual permite a su vez, dirigir esta consideración hacia el exterior.

La alimentación es un tema extenso que requiere especial atención en lo que consumimos como en la manera de consumirlo. Se trata de una especie de educación en el autocuidado, el cual  permite a su vez, dirigir esta consideración hacia el exterior (al otro y al medio ambiente). Por ello es indispensable comprender que tanto el ser humano como el planeta requieren de un equilibrio en el consumo de ciertos productos, así como en el retorno a lo básico y natural.

Esta es la razón por la cual, con apoyo de Time Magazine, les compartimos los ingredientes básicos que necesitamos adaptar a nuestra dieta:

Mijo como sustituto de la quinoa. La quinoa resulta ser el nuevo súperalimento que ha alcanzado popularidad en gran parte del mundo. Su alta demanda ha provocado que los granjeros busquen nuevas tierras, y por tanto la antigua agricultura sustentable está desapareciendo así como se está comprometiendo el suelo fértil. Por ello el mijo puede convertirse en la materia prima ideal para cuidar tanto al medio ambiente como a la salud: “Retiene sus propiedades alcalinas aún después de cocinarse, lo cual ayuda a reducir la inflamación de la digestión sensible y otras alergias.”

mijo-131496

 

Guisantes (o chícharos) en vez de frijol de soya. Aunque la soya es uno de los alimentos que más boost de proteína ofrece, también se ha encontrado relacionado con implicaciones hormonales y OGM. A fin de evadir los productos químicos nocivos para la salud y conseguir altos niveles de proteína, la contrapropuesta es el chícharo.

iStock_Sweet Peas

La grasa como la nueva no-grasa. Durante años hemos evadido la grasa a toda costa. Sin embargo, estudios han demostrado que la grasa natural es necesaria para el desarrollo óptimo y saludable. Es importante diferenciar entre grasas trans y las grasas naturales.

butter

 

Carne local, y así fomentar el comercio nacional que de hogar a las familias de nuestro propio país.

carne-local

Harissa (paprika, cilantro, jitomate, ajo, chile y aceite de oliva) como sustituto de la salsa Tabasco.

harissa2-017

 

Matcha como el nuevo chai. Además de delicioso, la match es una bebida naturalmente energizarte que proviene de las hojas del té verde (por lo que posee las propiedades nutricionales del té). Ofrece un boost de antioxidantes, reduce el cortisol en la sangre, y aumenta la L-teína.

image



Prueba estas ecogalletas hechas con el ingrediente de la temporada navideña: la avena

Existen múltiples maneras de integrar la avena a nuestras dietas, en especial en estas fechas de navideñas

La avena, deliciosa, saludable y accesible, es un ingrediente que cuenta con múltiples propiedades nutricionales, tales como fibra y beta-glucano, proteínas, grasas no-saturadas, Omega 6, vitaminas como B1, B2, B3, B5, B6 y E y minerales como sodio, potasio, calcio, fósforo, magnesio, hierro, cobre y zinc. Gracias a ello, la avena ayuda a reducir el colesterol perjudicial, regula el funcionamiento intestinal así como los ácidos biliares, y promueve los aminoácidos esenciales; tiene un efecto de saciedad y absorción lenta, por lo que es recomendada para dietas y en pacientes con diabetes.

Existen múltiples maneras de integrar la avena a nuestras dietas, en especial en estas fechas de navideñas. A la hora de compartir aperitivos, postres o simplemente un snack, puedes ofrecer unas deliciosas galletas de avena hechas con esta receta:

Ingredientes: 200gr de copos finos de avena (machacados), 200gr de harina integral, 200gr de azúcar de caña integral (u 8 cucharadas de jarabe de agave), 1 sobre de levadura (tipo Royal), 1 naranja (aprovecharemos el zumo y la piel), 120ml de aceite y 150gr de chocolate (o chocolate troceado).

Instrucciones: Precalienta el horno a unos 200°C. Mientras tanto mezcla la avena, la harina, la levadura, la rayadura de la naranja y el azúcar o agave. Después de lograr una mezcla homogénea, añade el zumo de la naranja y el aceite. A continuación incorpora el chocolate. Vuelve a mezclar todo.

Forma pequeñas bolitas del tamaño en que deseas las galletas, aplanándolas de manera uniforme. Conforme las vayamos formando, las depositamos en la bandeja anteriormente barnizada con aceite o mantequilla. Introduce las bandejas con las galletas en el horno, esperando a que se doren (alrededor de 15 minutos) y ¡listo!



Los alimentos que debes evitar si sufres de estos males

Para fomentar la salud integral de nuestro ser, debemos tomar en consideración nuestra alimentación de acuerdo con nuestras propias necesidades corporales

La salud es un tema complejo. Consideramos que una buena salud se genera debido a la ausencia de una enfermedad, cuando en realidad se trata del resultado positivo de prácticas constantes en relación con el cuerpo, el pensamiento, las emociones y el espíritu. 

De modo que, para fomentar la salud integral de nuestro ser, debemos tomar en consideración nuestra alimentación de acuerdo con nuestras propias necesidades corporales. Según Melissa Breyer, editora de Modern Mother Nature, es importante tomar en consideración la dieta que necesita tu cuerpo para mantenerse en su óptimo funcionamiento. Así que escucha a tu cuerpo y enfócate en cuidarlo adecuadamente a través de la comida:

Consume menos alimentos con margarina si tienes altos niveles de colesterol. Escoge alternativas más saludables libres de grasas trans, las cuales aumentan los niveles de colesterol malo (LDL), reduciendo el colesterol bueno (HDL). Por ejemplo, mantequilla o aceite de oliva.

En caso de que quieras bajar de peso olvídate de los endulzantes artificiales, ya que inducen el aumento de niveles de glucosa (y por lo tanto, el incremento del peso) en el cuerpo. Además, estos productos se encuentran relacionados con la contaminación de la vida marina.

Si quieres regular tu sistema hormonal, evita consumir productos enlatados. No todos los productos cuentan con el certificado de higiene libre de Bisfenol A(BPA), un estrógeno sintético que altera el sistema hormonal. El BPA  se asocia con enfermedades como la infertilidad, el cáncer de mama, obesidad, diabetes, pubertad precoz y cambios conductuales, entre otros.

Reduce el consumo de azúcar dejando de comprar cereales comerciales. La mayoría de los cereales comerciales, tales como los de Kellogg’s, contienen 56% de azúcar en su peso. Ahora imagínate consumir un tazón de estos cereales a diario.

Si estás preocupado por los alimentos genéticamente modificados, procura evitar productos derivados de la soya y el maíz. En su lugar, busca productos que tengan el certificado libre de cualquier alteración genética.

Elimina los pescados si estás preocupado por el mercurio, el cual es una neurotoxina que puede afectar tanto al cerebro como al sistema nervioso en caso de una exposición constante.

Si te gusta la comida limpia, entonces olvídate de la comida chatarra, rápida o procesada. La mayoría de este tipo de alimentos cuenta con altos niveles de alteraciones genéticas, así como de químicos que pueden afectar al cuerpo. Además fomentan un gran riesgo de contaminación en todo el medio ambiente.

No bebas refresco si tienes diabetes.

Busca manzanas orgánicas en caso de que quieras productos libres de pesticidas (conocidos como principales cancerígenos).

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca