En esta reserva de Inglaterra puedes hacer yoga con lémures

Aunque quizá sólo querrás abrazarlos y jugar con ellos…

La palabra yoga significa “unión”. Y es que, estrictamente, el yoga es una disciplina que aspira a la unión del espíritu con el todo. Pero en ese sentido, quizá no haya re-unión más significativa que la de nuestro espíritu con la naturaleza. Entonces, ¿qué mejor que practicar yoga junto con animales? Ejemplos de esta lógica ya hay muchos: incluso hay yoga con caballos.

Pero hacer yoga con animales que no sean domésticos o de granja parece improbable. A no ser que un hotel nos facilite tener esta experiencia con animales salvajes, sin que ello implique su cautiverio. Si a ello sumáramos que dicha experiencia fuese junto a tiernos animales como los lémures, tendríamos una sesión de reconexión espiritual y natural que además reactivaría nuestra empatía y nuestro amor.

Eso es lo que hace el Armathwaite Hall Hotel & Spa, en Lake District, un área rural en Inglaterra. Ahí, es posible hacer yoga con las decenas de lémures que viven alrededor y que, con alegría, reciben a los yoguis. Estos lémures forman parte de la reserva natural fundada por el propio hotel y que se dedica a la conservación de especies en peligro de extinción, particularmente de aquellas pertenecientes a la conflictiva zona de Madagascar, como los propios lémures. 

Las clases de “Lemoga” son parte de una serie de actividades del hotel que facilitan el contacto de los huéspedes con la vida salvaje que rodea al recinto. Entre la fauna se encuentran los lémures, pero también hay adorables alpacas y suricatas. Y tanto es el compromiso de este hotel con la naturaleza que el 10% de lo recaudado en el “Lemoga Spa Break” es donado a la conservación de Madagascar. Así que se trata de una experiencia completa. 

yoga-animales-hotel-lemures-naturaleza

yoga-animales-hotel-lemures-naturaleza

yoga-animales-hotel-lemures-naturaleza

yoga-animales-hotel-lemures-naturaleza

yoga-animales-hotel-lemures-naturaleza

yoga-animales-hotel-lemures-naturaleza

yoga-animales-hotel-lemures-naturaleza



La intuición como señal de mayor inteligencia

¿Cómo resuelves los retos que te presenta la vida? Si lo haces con más intuición, quizá seas más inteligente.

Para algunos científicos, la intuición podría ser la forma más elevada de inteligencia. Por supuesto, la inteligencia no es algo que pueda determinarse fácilmente, pues está compuesta de diversos elementos. Para muchos, no obstante, lo más importante es la capacidad de razonar. Pero usar la intuición, aunque ésta sea una forma preconsciente de entender las cosas, puede ser mucho más poderoso que usar la razón. 

Pero antes, ¿qué es la intuición?

intuicion

Esta habilidad es regulada por la red neuronal preconsciente y es, básicamente, lo que nos permite sobrevivir. Gracias a la intuición podemos hacer las cosas más mundanas sin tener que razonarlas hasta sus ultimas consecuencias, como lo puede ser caminar o abrir una puerta.

Pero además, este instinto regula nuestro entendimiento de la realidad, actuando como un filtro entre la información y nuestro cerebro. Es así que la intuición nos ayuda a distinguir entre lo verdadero y lo falso, y como puede darnos pistas sobre lo que es mejor para nosotros en un momento dado.

El director del Max Planck Institute for Human Development, Gerd Gigerenzer, quien además es autor del libro Gut Feelings: The Intelligence of the Unconscious, piensa que son estas características las que hacen de la intuición la forma más elevada de inteligencia. Según contó para Forbes, él mismo es al mismo tiempo racional e intuitivo.

En mi trabajo científico, tengo corazonadas. No puedo siempre explicar por qué creo que un camino es el camino correcto, pero tengo que confiar en ello y seguir adelante. También tengo la habilidad de corroborar estas corazonadas y averiguar de qué se tratan. Esa es la parte científica.

Como la intuición es lo que ha llevado a este psicólogo a realizar sus mayores aportes al mundo de la ciencia, no duda en catalogarla como una forma de inteligencia. Y más aún, como la más elevada. Y es que, según Gigerenzer, la intuición promueve un mayor aprovechamiento de la curiosidad, la que, apoyada en esta habilidad intelectual, puede abonar mucho a nuestra búsqueda de conocimiento.

Déjame ponerlo de manera más simple. Si todo lo que haces consiste en sentarte en una silla y confiar en tu intuición, no estás ejercitando mucho que digamos tu inteligencia. Pero si a partir de ella profundizas en un tema y estudias sus diversas posibilidades, estás ejercitando tu inteligencia.

Así que, si no confías en tu intuición, piensa otra vez. Y ponla más seguido en práctica, como una más de las maravillosas habilidades de tu cerebro. Pero, ¿cómo hacerlo?

Despierta tu intuición

Hacerte más intuitivo es difícil con las dinámicas actuales. Por ejemplo, la productividad que nos exigen en nuestros trabajos suelen mermar a nuestra intuición, porque nos exigen fríos cálculos y nos colocan bajo presión. No obstante, ejercitar al cerebro y a las emociones para ser más intuitivo es posible.

Lo único que tienes que hacer es ponerte en sintonía con tus sentidos. De lo que se trata es de aguzarlos todos para poder utilizarlos de manera inconsciente, para lo cuál tendrás que acostumbrarte a realizar sesiones de meditación cotidianas, y entablar diálogos con tu yo interno más seguido. Pero si quieres saber más de cómo despertar a tu yo intuitivo, puedes ver nuestra guía aquí. Porque somos fans de la intuición. Y creemos que si se convierte en una fuerza colectiva, podremos evolucionar como civilización.

 

*Imágenes: 1) Claude Monet, Water Lilies; 2) Dirk Salm / Public Domain



Nueva moda: ¿yoga con caballos? (VIDEO)

La antigua práctica del yoga ha llegado a formas insospechadas en otras partes del mundo. Esta es quizá la más extraña de todas.

Seguramente los yoguis originales nunca anticiparon que su práctica se volvería tan cotizada que llegaría a incluir caballos. Pero después de tantas décadas de practicar, se esperaría que hubiera retoños (aunque estos fueran raros y controversiales como el yoga con bebés).

 

De entre las formas más extrañas que el yoga ha generado, está el yoga equino, practicado en la Escuela Argentina de Doma India. Esta escuela se estableció hace 50 años en San Luis, Argentina, y se basa en la filosofía de la domesticación no violenta de caballos, la cual, de acuerdo a ellos, puede establecer un vínculo significativo entre el equino y el hombre. La familia Scarpati, que lleva el programa, considera que los caballos son sagrados, y aplican sus conceptos de yoga en caballos salvajes, traumatizados o nerviosos.

“El método es domesticar al caballo de acuerdo a su naturaleza, evitando causar miedo y dolor, y ganando su confianza y lealtad”, apuntan en el sitio. “Este método nos da una idea clara de cómo tratar a un caballo, y cuándo y cómo enseñar lo que queremos lograr. El caballo aprende por persuasión, y, conociendo su naturaleza, su comportamiento y su psicología, podemos persuadir y enseñar un sinnúmero de ejercicios que harán al caballo un animal perfecto para cualquier disciplina”.

Aunque La Escuela Argentina de Dolma India predique el respeto y la gentileza, el yoga equino sigue causando controversia ya que nadie puede decir con certeza si los caballos se sienten cómodos y en paz al hacer posiciones de yoga. ¿Tú qué piensas?