La muerte ha estado presente en la filosofía humana desde que tenemos conciencia, es un tema que intriga en todos los sentidos. ¿Qué se siente morir? ¿Hay vida después de la muerte? ¿Existe la resurrección? Son cuestiones de las que quizá nunca encontraremos una respuesta, sin embargo, nunca dejaremos de preguntarnos.

Pero el desarrollo de las ideas cada vez se vuelve más complejo a medida que ampliamos nuestros horizontes con la tecnología. Por ello la respuesta se he transformado de ¿existe vida después de la muerte? a ¿es posible crear vida después de la muerte? Y parece que teóricamente es posible.

vida después de muerte

En 2018, Alexey Turchin y Maxim Chernyakov quienes pertenecen al Movimiento Transhumanista Ruso, escribieron un artículo donde hacen un recorrido glorioso sobre las principales formas para en que la ciencia podría rozar la resurrección y la inmortalidad. Desde criogenización, hasta la bionanotecnología para el tratamiento de las enfermedades. Una a una van desfilando distintas tecnologías a través del escrito, mediante las cuales podríamos llegar a una vida útil y más larga.

criogenización

Sin embargo, quizá la más rara de ellas sea el esbozo del “Plan C”, un proyecto para crear una simulación del pasado de la humanidad. A través de inteligencia artificial capaz de reconstruir personas digitalmente, alcanzaríamos la resurrección y en cierto sentido, la inmortalidad. La IA, utilizaría ADN para replicar modelos de simulación virtuales de personas que han trascendido al otro plano.  

Esferas Dyson 

“La idea principal de una simulación de resurrección es que, si uno toma el ADN de una persona pasada y lo somete a la misma condición de desarrollo, además de corregir el desarrollo basándose en algunos resultados conocidos, es posible crear un modelo de persona pasada que está muy cerca del original”, escriben los autores.

esfera dyson resurrección

El único y pequeño inconveniente es que, para generar este tipo de Inteligencia Artificial, se requiere de una gran cantidad de poder de cómputo que hasta ahora no tenemos. Necesitaríamos crear una esfera de Dyson, que básicamente es una megaestructura en órbita que rodea una estrella masiva, con la finalidad de capturar la energía solar. Teóricamente esta sería la única manera de generar mucha más energía de la que podría generar un planeta.

esfera dyson resurrección

Aunque suena a una idea sumamente aprovechable, para lamento de ambos autores, lo cierto es que parece no haber argumentos que sustenten la viabilidad de las esferas Dyson. Nuestros conocimientos de ingeniería aeroespacial no dan para construir una megaestructura y luego transportarla al Sol. Por ahora tendremos que conformarnos con la tecnología que sí está a nuestro alcance y lo más parecido a la resurrección hasta ahora, son los chatbots

Sigue leyendo: La Inteligencia Artificial podría facilitarte la vida, pero tendrías que sacrificar tu lado humano ¿aceptas?