“La experiencia del cáncer terminal no fue tan sombría como pensaba”, señala Elliot Dallen. Cinco meses después de su diagnóstico sigue con vida y aunque pensaba que la pandemia cambiaría su forma de vivir los últimos días, ahora se siente ocupado y optimista.

Durante las primeras semanas de encierro, Dallen encontró una comodidad placentera en el tiempo. Disfruta despertar cuando le apetece y tener pocos planes en la agenda. En general, ama hacer con el tiempo lo que él quiere. Ciertamente, durante los últimos meses su energía disminuyó. Físicamente luce distinto, ha perdido peso y la tos se ha vuelto parte de su rutina.

luna-plantas-influencia

En cierto momento, la soledad de la pandemia estaba haciendo estragos en su mente y necesitaba compañía. Por suerte, su hermana llegó en el momento justo. Tener cerca a un familiar lo cambió todo. Después vino una propuesta médica que, según los oncólogos, consistía en algunas drogas que podrían alargar su vida unos meses. Al final, esto resultó imposible de sobrellevar, y entonces llegó el momento de aceptar lo inevitable: no había tratamiento.

Aceptar el cáncer terminal era una batalla emocional y mental sobre la cual Dallen se vio obligado a reflexionar. El momento había llegado y comenzó analizando lo buena que fue su vida en las primeras décadas, las cosas que quería hacer y cómo pensaba llegar a los 40 año con niños, una hipoteca, etcétera.

El objetivo era vivir la vida al máximo, aunque, como él dice, “la segunda parte de esta historia ya no se escribirá”. Elliot asegura que será una pena no ver lo que sucederá, pero al final todo el mundo muere, y siempre habrá experiencias que falten en la vida.

plantas-vida-muerte-ser-cancer

 

Sintiendo a la víctima del cáncer terminal

Dallen comprendió que las relaciones se complican cuando estás en la etapa final. “Definitivamente he estado sintiendo a la víctima”, agrega. La sombra de tristeza aparece a pesar de querer diversión, risa, felicidad y alegría.

Elliot intenta que todos se relajen y sean capaces de sentir el amor. El momento de morir no está lejos y la medicina ha ayudado para que el proceso sea más suave, e incluso a disminuir el miedo. Pero, además de reflexionar sobre lo bello y no tan bello de su vida, Elliot Dallen encontró los aspectos que se volvieron realmente importantes antes de morir.

También en Ecoosfera: Escultura del dolor: arte que medita el significado de la vida y la muerte

sexo-sentido-vida-sexualidad-ser-positivo

 

Lecciones sobre la vida antes de la muerte

La importancia de la gratitud

Encontrar consuelo en recordar y agradecer la familia que tienes, los amigos hechos, los momentos compartidos, el privilegio de la vida.

 

Una vida, si se vive bien, es lo suficientemente larga

Depende de cada persona el significado de vivir bien. La clave está en no perder el asombro; así que empápate cuanto puedas de asombro y belleza. Aprecia lo maravilloso y lo pequeño. Cuida tu cuerpo, aprovecha tu tiempo y energía.

 

Ser vulnerable y conectarse con los demás

Abrir los sentimientos y aceptar ayuda, a veces da los mejores años de la vida. La vulnerabilidad muestra la esencia de las personas, y nada mejor que conocer a todos los que nos rodean.

 

Haz algo por los demás

Piensa en aquellos que no han tenido tus privilegios. Ayuda a los que tienen menos en cualquier sentido, siempre será increíblemente favorecedor para el alma ayudar a los que nos necesitan.

 

Protege el planeta

Esto es muy importante, porque la humanidad se enfrentará a enormes desafíos. Reducir las emisiones y salvar los hábitats va a determinar la vida del ser humano. Hemos tenido la suerte de presenciar maravillas naturales, pero ¿hemos comprendido lo valiosas que son?

 

Dallen intentó definir un propósito para su propia vida después de recibir su diagnóstico de cáncer. Con el tiempo, descubrió que es natural intentar dilucidar cómo disfrutar la existencia, y lo hizo en el momento más difícil de su vida. ¿Estás listo para vivir?

 

Sigue leyendo: ¿Cómo vencer el miedo a la muerte?