La legendaria pasarela de Victoria’s Secret está en extinción (y esto es un triunfo para las mujeres)

La gordofobia y la transfobia de la marca solamente aceleraron una caída que los mercados venían previendo desde hacía años.

Victoria’s Secret fue fundada en 1967. Desde entonces, muchas cosas han cambiado. 

Nuestras construcciones sociales sobre qué es y cómo debe verse un hombre y una mujer han sufrido una verdadera revolución, que no sólo ha modificado cómo nos enunciamos, vestimos, actuamos y ejercemos nuestra sexualidad: el mercado que hacía posible el enorme éxito de esta marca de lencería también ha cambiado.

Tras las polémicas declaraciones de Ed Razek, director de marketing de Creative Services of Limited Brands, la empresa matriz de Victoria’s Secret, la marca ha enfrentado los peores números en su historia. Y es que en una entrevista con Vogue, Razek afirmó que VS no incluiría mujeres transgénero ni mujeres de talla grande:

¿Deberíamos contar con transgénero en el desfile? No, no creo que debamos porque nuestro espectáculo es una fantasía. Es un programa de entretenimiento de 42 minutos único en el mundo…

Las respuestas de rechazo a estas declaraciones, provenientes de figuras como Rihanna, quien con su marca de lencería Savage x Fenty apoya la diversidad, o Kendall Jenner, no se hicieron esperar, lo que ocasionó que VS cerrara este año con un precio mínimo histórico en sus prendas debido a la falta de demanda. La disculpa pública que Razek ofreció por su falta de sensibilidad tampoco hizo mucho por mejorar sus números: durante los últimos meses, Victoria’s Secret ha tenido que cerrar cerca de 20 tiendas en toda la Unión Americana.

Sin embargo, la cereza del pastel ha sido la estrepitosa caída del rating de su desfile anual, Victoria’s Secret Runway Extravaganza, grabado el 8 de noviembre de este año y emitido para la audiencia estadounidense el sábado 2 de diciembre, con sólo 3.3 millones de espectadores, los números más bajos desde su primera emisión en 1996.

victorias-secret-nielsen-forbes
Los números de Victoria’s Secret llevan años en picada (Imagen: Nielsen, Forbes, Racked)

Lo cierto es que la audiencia del desfile llevaba años cayendo. En 2017 tuvo 5 millones de espectadores, la mitad que en 2013. Las declaraciones de Razek no hicieron sino acelerar lo inevitable. En un mundo (y una industria) cada día más preocupado por la inclusión y la diversidad, no hay lugar para la transfobia y la gordofobia.

El espectro de la feminidad está siendo reconocido en una diversidad más amplia que la que permiten las etiquetas de mercado, así como las ideas sobre lo que es “sexy“: las mujeres se niegan a seguir siendo un “espectáculo”, y como demuestra este caso, están dispuestas a crear sus propias reglas.



De la culpa, la frustración y cómo evitar caer en ese espiral con la meditación

No hiciste lo que debías, pero, ¿sentir culpa arreglará algo?

Realizar una disciplina requiere, precisamente, disciplina, es decir, tener orden y paciencia para poder aprender. Si queremos obtener resultados en una práctica, como la meditación o cualquiera semejante, necesitamos comprometernos: darle suficiente tiempo a la semilla que plantamos para que pueda florecer. Lo importante no es ni siquiera el “objetivo final”, sino hacer que el camino sea agradable.

Pero sucede a menudo que perseguir con tanta ansia la disciplina y la perfección nos lleva a retroceder en ese camino. Nos exigimos tanto que cualquier tropezón es como un pecado. Y eso nos hace entrar en una espiral de culpa: una caída sin fin previsible que nos lleva desistir. Y ahí surge la pregunta: ¿sirve de algo juzgarnos tan severamente? Parece ser que rara vez nos ayuda. Lo que sí sirve es conocernos, y eso requiere conocer y reconocer también a nuestra culpa.

como-dejar-sentir-culpa-no-juzgarse-tener-disciplina

Observa tu culpa (no juzgues) 

En un genial artículo para Tricycle, la psicóloga clínica Tara Brach –también experta en meditación– afirma que lo primero que tenemos que hacer es analizar nuestra culpa.

Según esta experta, observar nuestra propia culpa –que la desata, cómo se desarrolla y cuáles son sus consecuencias– nos ayudará a saber cómo lidiar con ella. Pero antes que nada, nos ayudará a saber que la culpa es ni más ni menos que un sentimiento natural y que no podemos evitarlo. Es uno de esos pensamientos obsesivos que, según la filosofía zen, no debemos intentar bloquear, sino dejar fluir.

Como dice Brach, la culpa puede ser un llamado de atención: un recordatorio de que debemos escuchar a nuestro corazón y lo que realmente queremos. Por otro lado, puede ofrecer una oportunidad de adaptación, porque si nos sentimos mal por algo que no hicimos, ¿qué nos impide hacerlo en otro tiempo o lugar? Lo importante es que la culpa no se convierta en una espiral que conduzca a un paralizante remordimiento. Y menos si no hay razón para ello, ya que a todos se nos puede olvidar hacer algo, o nos puede distraer una preocupación. Porque a decir de Brach:

Actuar desde la culpa no transforma. Sólo refuerza nuestra identificación con un yo deficiente.

como-dejar-sentir-culpa-no-juzgarse-tener-disciplina

En ese sentido, la culpa es un sentimiento que precede o acompaña a la depresión –el trastorno paralizante por excelencia–, pero que visto de cerca pierde todo sentido. ¿De dónde viene el “sentirnos mal” o nuestra depresión? ¿No vendrá acaso de una aspiración errónea? “Debo ser el mejor”, “No puedo fallar”, “Todo tiene que salir a la perfección”, son imperativos que a veces no son lo que queremos, sino lo que nos imponen.

Para escuchar el mensaje que el sentimiento de culpa nos quiere mandar tenemos que deshacernos de estos imperativos sociales. Después, debemos ver si más allá de estos mandatos hay alguna necesidad interna que no estemos logrando realizar debido a nuestra falta de compromiso o disciplina. Esa será una culpa más sincera y a la que valdrá la pena escuchar, para saber así en qué debemos reflexionar o qué debemos cambiar en nuestra vida.

Un extra hack: conéctate con el aquí y el ahora

Es importante no olvidar que es la vida contemporánea la que nos hace tan difícil el ser disciplinados. Prestar atención por más de un segundo, en nuestra época, es casi imposible, aunque sea tan importante. Si quieres ser disciplinado y más constante, quizá debas intentar con prácticas que no sean tan demandantes y que te permitan entrar a lo que la psicología llama “el estado de flujo”. Por ejemplo, pintar, origami o tejer: tareas creativas que, al realizar, nos permiten entrar en estados meditativos, y que logran conectarnos con el aquí y el ahora gracias a que ejercitan la constancia y la concentración.

 

*Imágenes: 1) cc; 2) Archive Timothy McCarthy; 3) Muhammed Sajid



Revertir el calentamiento global: científicos logran convertir CO2 en fuente de energía

Este carbón producido industrialmente podría alimentar futuros vehículos y utilizarse como supercapacitador.

En una ironía magistral, científicos de la Universidad de Melbourne lograron dar marcha atrás al “reloj de emisiones” y convertir dióxido de carbono (CO2) en una “sustancia sólida similar al carbón”. El doctor Torben Daeneke, uno de los coautores del experimento, explicó a los medios que 

“hasta la fecha, solo era posible convertir el CO2 en un sólido aplicando temperaturas extremadamente altas, lo que lo volvía poco viable a escala industrial.”

Sin embargo, una serie de nuevas técnicas de emisión negativa permitieron la transformación utilizando un metal líquido con nanopartículas del metal cerio.

Las propiedades del cerio le permiten convertir el CO2 en carbón sólido a temperatura ambiente, lo que mejora las probabilidades de hacerlo viable a nivel industrial.

Negocio redondo o solución al cambio climático?

Según el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, la comunidad global debe eliminar entre 100 mil millones y 1 billón de toneladas métricas de dióxido de carbono de la atmósfera antes del año 2030, si es que deseamos evitar una catástrofe climática.

Hasta el momento, sólo 1% de las emisiones de carbón son eliminadas por métodos industriales. Además, los gobiernos del mundo siguen dependiendo en gran medida de los combustibles fósiles, y ven con cierto desdén o indiferencia las propuestas de energías renovables.

El “rebranding” del carbón en carbón, o el eterno retorno del mercado

La explicación de esto probablemente esté en que los gobiernos se han acostumbrado a esperar la iniciativa de los mercados para desarrollar, a partir de ahí, políticas públicas. Y, cambio climático o no, el mercado está determinado a seguir funcionando; y hasta cierto punto eso puede ser la solución.

Dorna Esrafilzadeh, investigadora de la Universidad de Melbourne, explicó que el carbón obtenido por este método tiene la particularidad de ser un excelente conductor de electricidad, lo que podría hacerlo candidato para impulsar supercapacitadores de futuros vehículos.

Esta técnica también produce combustible sintético en una de sus etapas, el cual podría tener aplicaciones industriales.

Tal vez lo que hacia falta para solucionar el cambio climático era que alguien encontrara la forma de comprar y vender la contaminación misma.