Una imagen de la Vía Láctea de 9 mil millones de pixeles

La fotografía contiene un verdadero carnaval de estética astral que nos muestra la convivencia de 84 millones de estrellas.

Más allá de que este majestuoso retrato de la Vía Láctea le permitirá a los estudiosos desentrañar la compleja formulación de nuestra galaxia –o al menos realizar considerables avances–, lo cierto es que la imagen formada por 9,000 millones de pixeles representa, por sí sola, una oda a la perfección estética del cosmos. 

Conformada a partir de miles de imágenes captadas por el telescopio infrarrojo VISTA, operado por el Observatorio Europeo del Sur, esta fotografía evidencia diez veces más estrellas que cualquiera anterior, pues registra poco más de 84 millones de estrellas que cohabitan en la Vía Láctea. 

via-lactea-imagen-pixeles-universo fotos

Las nuevas tecnologías ópticas que incluye el VISTA, que utilizan ondas infrarrojas, permitieron penetrar en los cúmulos de gas y polvo estelar para llegar al núcleo de la espiral galáctica. La nitidez de la imagen es tal que si fuese impresa a la calidad estándar que se utiliza para ilustrar un libro de arte, la fotografía cubriría fácilmente toda la fachada de un edificio de tres niveles.

Por cierto, si eres suficientemente valiente y no temes intoxicarte de data astrovisual, puedes bajar la imagen completa, con un peso cercano a los 27 GB, en este enlace.



¿Qué es la misteriosa luz zodiacal que inunda los cielos de febrero?

Esta luz es un bello fenómeno astronómico que puedes ver esta misma noche.

En esta época del año, una misteriosa luz nocturna se erige desde el horizonte. Su forma cónica ilumina el cielo a tal grado que las antiguas civilizaciones tuvieron a bien llamarla “falso amanecer”. Se trata de la luz zodiacal, un fenómeno astronómico que se manifiesta justo después del anochecer. No necesitas un telescopio para admirarla, pues se aprecia a simple vista desde cualquier lugar del mundo.

luz-zodiacal-febrero-donde-verla-1
European Southern Observatory/Flickr

 

¿Qué es la luz zodiacal?

Lo más fascinante de esta luz no es sólo su hermoso aspecto, sino las condiciones que la provocan. Como explica la NASA, la luz zodiacal es el reflejo producido por una enorme nube interplanetaria que se extiende a lo largo del zodiaco. En el contexto astronómico, zodiaco se refiere al área del cielo por donde el sol traza anualmente su rumbo. 

La forma que adopta la luz zodiacal se debe a que subraya la silueta de la eclíptica, que es la línea curva dibujada por esta trayectoria solar. Hoy en día, los astrónomos entienden que el misterioso brillo se debe al reflejo de la luz solar en las partículas de polvo que flotan en nuestra galaxia desde tiempos inmemoriales. De hecho, se piensa que estas partículas son residuos del proceso que dio forma al planeta Tierra hace 4,540 millones de años.

 

¿Cuándo y cómo verla? 

La luz zodiacal no tiene un momento específico de aparición y su espectacular tamaño la hace fácil de divisar. El mejor momento para admirarla es justo a mediados de febrero. Ya entrada la primavera, esta columna de luz alcanza su punto de visibilidad máxima. Si habitas en el hemisferio norte, búscala después de la puesta de sol. Desde el hemisferio sur, es más aparente antes del amanecer.

Será más fácil divisarla durante todo este mes y hasta mayo. Recuerda buscar un sitio oscuro que esté alejado de las luces urbanas. Si quieres un verdadero reto, intenta ubicar el punto Gegenschein: un pálido óvalo de luz en medio de la luz zodiacal que la contaminación visual casi ha borrado del cielo. 



La Vía Láctea chocará con otra galaxia antes de lo esperado (y será una pirotecnia cósmica)

La especie humana futura presenciará un espectáculo cósmico sin precedentes.

Nuestra Vía Láctea está viajando directo hacia una galaxia vecina: la Gran Nube de Magallanes. Aunque se pensaba que el choque estelar sería primero con la galaxia de Andrómeda, científicos de la Universidad de Durham pronostican que será la Gran Nube de Magallanes la que colisione con la nuestra primero, en aproximadamente 2 mil millones años, de acuerdo con el sito Sky News.

Por ahora, esta galaxia enana orbita a una distancia segura de la nuestra, ¿Será que para entonces la especie humana y demás vida del planeta esté en riesgo de extinción? Acorde a los investigadores, los humanos no sólo estarán completamente a salvo, sino que nuestra especie presenciará un espectáculo increíble. La Vía Láctea absorberá a la Gran Nube de Magallanes, y el agujero negro que se encuentra en su centro engullirá sus estrellas y nebulosas. ¿Qué pasará después? El agujero se inflará a ocho veces su tamaño normal, convirtiéndose en un cuásar.

El oscuro centro de la Vía Láctea se convertirá en un cuásar: el objeto más luminoso del universo.

Los investigadores aseguran que el cielo explotará en un espectáculo de fuegos artificiales. Mientras, este agujero negro supermasivo emitirá rayos de energía radioactiva extremadamente brillante. El poder del cuásar que se formará será enorme: estos objetos cósmicos tienden a arrojar una luz 100,000 veces más brillantes que la propia Vía Láctea.

La gigantesca colisión entre galaxias tendrá otras consecuencias. Se predice que el orden de las constelaciones que conocemos se modificará, transformando por completo la geografía del cielo nocturno. Algunas estrellas se perderán para siempre en el olvido; otras serán arrojadas a galaxias cercanas. Aunque el hecho impresiona, realmente no se necesita de una explosión para desordenar las estrellas: nuestras constelaciones viven en transformación constante.

¿Cómo se verá este evento astronómico en 2,000 años? ¿Nuestros descendientes contarán con tecnologías inimaginables para disfrutarlo? Lo seguro es que el planeta Tierra estará a salvo, pues es poco probable que el cuásar acabe con nuestro sol. Los humanos del futuro sólo tendrán la envidiable tarea de encontrar un sitio oscuro, acomodarse y disfrutar de este maravilloso show espacial.