Un magnífico espectáculo del cosmos como jamás se había visto antes. Jheison Huerta consiguió detener el tiempo en una fotografía de la Vía Láctea que la NASA calificó como la imagen del día. Un fenómeno que no es fácil de captar y cuya magia pocos tienen la suerte de descubrir.

Varios aseguran que la fotografía de la Vía Láctea es el reflejo del universo; de hecho, la NASA le preguntó a sus seguidores en redes sociales si creían que lo que estaban viendo era el vivo ejemplo del espejo más grande del mundo.

Y poco después, la NASA afirmó que la fotografía astronómica del día era en efecto nuestro espejo terrestre filtrando la más pura y radiante magia cósmica. Jheison Huerta, autor de la imagen, aseguró que antes de captar este maravilloso cielo estrellado pidió ayuda a la naturaleza:

“Lo primero que me vino a la mente fue la conexión entre el hombre y el universo. Todos somos hijos de las estrellas”.

via-lactea-jheison-huerta-nasa
Jheison Huerta

La imagen de la Vía Láctea capta una extensión de 130 kilómetros planos de una fastuosa lluvia de estrellas. La exorbitante relación entre el ser humano y la astronomía nos empapa de un significado profundo con el cual podemos experimentar la vida. Cada uno tiene en sus manos la conexión que sembrará con el cosmos.

Esta fotografía de la Vía Láctea es una de tantas posibilidades para encontrar sincronicidad con el espacio y entender que estamos vinculados hasta en lo más profundo y ascético con nuestro entorno. 

 

Sigue leyendo: La infinita fuerza del cosmos: increíbles imágenes de tormentas espaciales