El sentido del oído nos mantiene alerta de todo lo que nos rodea, gracias a él aprendemos a conocer nuestra realidad. Conforme crecemos aprendemos a distinguir los sonidos y de dónde provienen, gracias a que nos habituamos a nuestro entorno. Sin embargo, tierra firme no es el único lugar en el mundo habitable, en las profundidades del océano existen también una cantidad innumerable de sonidos que desconocemos, ya que no forman parte de nuestra realidad. Para comprender más sobre ellos, la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica colocó un sistema de hidrófonos que captan los sonidos de las profundidades. Y desde 1991, ha quedado en el aire un inexplicable sonido captado en las profundidades del Pacífico, una especie de barrido ascendente.

sonido de barrido en el Pacífico
NOAA

Puede que el planeta Tierra ostente el nombre de este elemento natural, sin embargo, está mayormente compuesto por agua. Más del 70% del recubrimiento de nuestro planeta está compuesto por agua, que a su vez tiene un porcentaje del 96.5% de agua salada. Lo que significa que los océanos son los ecosistemas más extensos de la Tierra. Y según algunos, tan sólo hemos recorrido el 5% de ellos, incluso hay quienes aseguran que conocemos más sobre el espacio que de las profundidades marinas.

Sonido de barrido ascendente 

Lo que conocemos sobre lo que yace allá abajo es todavía muy escaso y para ampliar el panorama se han realizado diversas investigaciones sobre las criaturas que habitan las profundidades. Pero también sobre los sonidos que emanan desde las aguas marinas. La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (NOAA), desplegó un sistema de hidrófonos que captan los sonidos de distintas frecuencias provenientes del fondo oceánico. Se les diseñó originalmente para detectar submarinos en la época de la Guerra Fría. Sin embargo, conforme pasan los años, han servido para captar otros sonidos como el barrido ascendente (upsweep), que parece no tener explicación.

sonido inexplicable Pacífico
NOAA

El sonido ya estaba presente cuando la red de hidrófonos comenzó a grabar en agosto de 1991 y se le puede escuchar hasta la fecha. Consiste en un largo tren de sonidos de barrido ascendente de banda estrecha de varios segundos de duración cada uno. Y según explica la NOAA, es lo suficientemente alto como para registrarse en todo el Pacífico. Lo más extraño es que parece ser estacional, es decir que es continuo y ha estado resonando en las profundidades desde que se le descubrió. Aunque según los hidrófonos, presenta picos sobre todo en primavera y otoño. Aunque no se sabe si esta subida se debe a los cambios estacionales o al entorno de propagación del sonido.

La fuente sigue siendo desconocida por los científicos, aunque hasta ahora la explicación más acercada es que podría provenir de la actividad sísmica y volcánica. Pero sólo se trata de una suposición ya que la posición del sonido, está cercana a la ubicación de la sismicidad volcánica inferida del Pacífico. Una muestra de que conocemos muy poco de las profundidades marinas, en las que suceden fenómenos y habitan criaturas que poco podríamos imaginarnos.