Científicos creen haber descubierto una especie de universo paralelo

El descubrimiento se suma a la teoría del multiverso, que sugiere la existencia de universos alternativos y simultáneos.

¿Nuestro universo es único? De la ciencia ficción a la ciencia existe un concepto que sugiere que existen otros universos simultáneos, además del nuestro. En éstos, todas las decisiones que has hecho en esta vida se desarrollan en realidades alternas. El concepto se conoce como un “universo paralelo” y es una faceta de la teoría astronómica del multiverso.

universo-paralelo-cientificos-descubren 4

La existencia de múltiples universos, un multiverso, ha sido considerada como científicamente plausible. Si todos estos universos surgieron del mismo Big Bang, entonces es probable que estén sentados juntos en una fila, vibrando. Según las observaciones del doctor Ranga Ram Chary, investigador del Instituto de Tecnología de California en Pasadena, si estos universos se tocan entre sí, la colisión resultante dejaría algún tipo de evidencia.

Esto es similar a dos burbujas chocando entre sí. Estos “universos burbuja” se están expandiendo dentro del multiverso, chocaron entre sí a medida que se expandían después del Big Bang, y cada uno dejó una huella en la superficie exterior del otro.

universo-paralelo-cientificos-descubren 1

Teoría que lleva antecedentes

En los años 80, Stephen Hawking ya proponía la idea de que el Big Bang había generado más que sólo un universo. Infinitos universos con infintas formas cada uno. En un universo paralelo, tú podrías vestirte de una manera diferente, en otro tal vez no existirías, y quizás en otro, los dinosaurios seguirían en la Tierra.

El estudio de Hawinkg fue enviado al Journal of High Energy Physics 10 días antes de su muerte. Su último trabajo sugiere que nuestro universo puede ser uno de muchos similares al que habitamos. También señala un camino a seguir para que los astrónomos encuentren evidencia de la existencia de universos paralelos.

universo-paralelo-cientificos-descubren 2

 

Inflación eterna

Nuestro universo podría ser uno de muchos universos de burbujas, en un multiverso de ramificación y en constante expansión. Si nos topamos con otro universo, esto podría dejar una marca en el cielo estelar. El descubrimiento de otro universo sería estremecedor.

Es posible que pronto se realicen más estudios sobre este posible universo paralelo a través del PIXIE de la NASA, el Explorador de Inflación Primordial, cuyos instrumentos podrían observar y analizar con mayor precisión las señales de luz de las que habla Chary y obtener más datos sobre la inflación cósmica.



Elon Musk cree que el universo podría ser una simulación (y Neil deGrasse Tyson podría estar de acuerdo)

El universo se comporta de maneras impredecibles que siguen intrigando a empresarios y científicos por igual.

El empresario y famoso inventor Elon Musk estuvo hace unos días en el podcast del comediante Joe Rogan. Durante más de 2 horas, el dueño de Tesla (y futurista de tiempo completo) habló de muchos temas relacionados con el lugar de la especie humana en el universo, y de cómo éste podría ser el equivalente a un juego de video que lleva corriendo 13.8 mil millones de años.

Elon Musk en el programa de Joe Rogan

Pienso que lo más probable —y esto es sólo una probabilidad— es que existan muchas, muchas simulaciones. Bien las podemos llamar realidad, o bien podemos llamarlas multiverso.

El argumento de Musk es que cualquier creación (incluidas nuestras creaciones computarizadas) evoluciona con el tiempo. Esta evolución implica mejoras, que ayudan al equilibrio del sistema. Si esta hipótesis es correcta, afirma Musk, “entonces los juegos serán indistinguibles de la realidad, o la civilización va a llegar a su fin”.

Pero la idea de la realidad como un enorme videojuego parece un poco reduccionista. Musk parece creer que el objetivo del universo no es más que ser el entretenimiento de algún hiperprogramador. Parece que a Musk le interesa si la simulación resultante es divertida o interesante, más que tratar de comprender qué es lo que hace posible la simulación misma. Esto incluso le parece aburrido.

Sin embargo, a juzgar por el comportamiento del universo, la hipótesis de que se trate de una extraña simulación tampoco puede desecharse tan rápidamente.

 

El universo es un ajedrez sin instrucciones

hay-mas-granos-de-arena-en-la-tierra-o-estrellas-en-el-universo-

En el 2016, Neil deGrasse Tyson reunió a un grupo de científicos para conversar acerca de la “pregunta por la simulación”: si vivimos en un universo simulado, ¿seríamos capaces de distinguir que estamos dentro de una simulación? ¿Somos la única civilización, o solamente la única a la que tenemos acceso? ¿Es posible afirmar científicamente que la realidad existe? 

La doctora Zohreh Davoudi, profesora asistente del Departamento de Física Nuclear de la Universidad de Maryland, propone analizar los rayos cósmicos, partículas de energía de larga duración y una de las fuerzas más potentes del universo. Si imaginamos que el espacio-tiempo del universo estuviera hecho de pequeños pedazos (como los pixeles de una imagen de computadora), tal vez esa forma de energía nos permitiría ver que el universo no es un continuo, sino que está formado de un armazón más complicado.

Esta teoría se complementa con la de Max Tegmark, cosmólogo del Instituto de Tecnología de Massachusetts. Según él, la física es matemática, y cuando te acercas lo suficiente a las ecuaciones que explican la naturaleza, sus leyes son matemáticas, lo que implica que la naturaleza está “programada”. Desde el ADN de los seres vivos hasta los patrones de movimientos de quarks y electrones, el universo sigue reglas que no siempre podemos entender, pero reglas al fin.

Lo anterior nos recuerda la famosa explicación del físico Richard Feynman acerca del trabajo científico, al que compara con tratar de entender las reglas del ajedrez por la simple observación de sus piezas. DeGrasse Tyson utiliza este caso para ejemplificar el asombro de los científicos cuando “esa pequeña pieza que solía moverse solamente dos casillas se mueve hasta la otra parte del tablero, ¡y se convierte en otra pieza! Eso es extraño. Es poco común, pero pasa, y es una regla importante del juego que, la mayoría de las veces, no vemos. Así que me pregunto, ¿qué tanto se parece el universo en que vivimos a un tablero de ajedrez del que no tenemos manual de instrucciones?”.

Por su parte, Lisa Randall, física de la Universidad de Harvard —quien no cree que el universo sea una simulación—, opina que finalmente “no sabemos la respuesta, y seguimos haciendo ciencia hasta que falle. Esto es importante porque nos da un incentivo para hacer preguntas interesantes… que ciertamente vale la pena hacer, para ver hasta dónde son válidas las leyes de la física tal como las entendemos”. Y añade: “Tratamos de comprenderlas en la medida de lo posible.”

Nuestro conocimiento y tecnología actual tal vez no permitan llegar a una respuesta concluyente sobre si vivimos en una gran simulación, al estilo Matrix, que explique de manera uniforme fenómenos como los agujeros negros, los sueños o la conciencia. Sin embargo, seguir preguntándonos sin cesar, aunque parezca disparatado, es la única forma que tenemos de aprender.



Científicos rastrean por primera vez el origen de una “partícula fantasma” proveniente de otra galaxia

Un mensajero cósmico ayuda a científicos a descubrir una fuente de partículas de alta energía en el universo, las llamadas “partículas fantasma”.

Por primera vez, los científicos han identificado el origen de un neutrino que viajó desde fuera de la galaxia. Nadie sabe cuál es exactamente su fin, pero los neutrinos son partículas muy pequeñas, parecidas a los electrones, que viajan a una velocidad similar a la de la luz. Se sabe que abundan en el universo y que pueden atravesarnos por millones en tan sólo un segundo, sin que nos demos cuenta.

De manera que el hallazgo de su génesis es un hecho sin precedentes, que podría cambiar para siempre a la astronomía. ¿Por qué? Esto significa que ahora se cuenta con información sobre los posibles orígenes de los “rayos cósmicos de alta energía”, lo que puede ayudar a resolver un viejo misterio: de dónde proviene la radiación cósmica, descubierta por el físico Victor Hess en 1912. María Victoria Fonseca, presidenta de la Junta de la Colaboración MAGIC y catedrática de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), afirma:

Este trabajo pionero de coordinación entre técnicas de observación tan dispares en observatorios repartidos por todo el globo, en los lugares más extremos del universo, abre una nueva era en la detección de los mensajeros cósmicos, ofreciéndonos una nueva perspectiva del cosmos.

cientificos-descubren-origen-particulas-alta-energia-1
Disección de un hoyo negro / Hubble

Las partículas de alta energía proceden de un blazar, un agujero supermasivo en el centro de una galaxia que absorbe materia y emite chorros de radiación. Francis Halzen, el investigador principal del observatorio IceCube, dijo para el diario La Vanguardia:

Esta campaña ha cubierto todas las longitudes de onda del espectro electromagnético, desde la radio a los rayos gamma y, lo más importante, el neutrino de IceCube que lanzó la alerta.

Es por eso que este descubrimiento, que constituye un hito científico, abre nuevas posibilidades para la astronomía, ya que para ello se utilizaron dos tipos de mensajeros: ondas electromagnéticas y neutrinos.

cientificos-descubren-origen-particulas-alta-energia 3
Observatorio

 

El Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y IceCube explicaron que existe una alta probabilidad de que el neutrino se originara en un agujero negro activo en el centro de una galaxia distante de tipo blazar, en la constelación de Orión.

Según la revista Science, el hallazgo contribuye a abrir nuevas ventanas al universo. Antes se habían identificado dos fuentes de partículas de alta energía: el sol y una supernova cercana, en 1987. A partir del último descubrimiento se concluye que los blazares son una fuente de neutrinos astrofísicos. Los blazares están entre los fenómenos más violentos del universo y son un asunto importante para la astronomía extragaláctica.

 

Un rastro de la radiación cósmica

El universo está inmerso en rayos cósmicos, conjuntos de partículas aceleradas a grandes velocidades que llegan a la Tierra constantemente, aunque la atmósfera nos protege de ellos. Sin embargo, el origen de los rayos cósmicos más energéticos, conocidos desde hace más de 100 años, era un misterio hasta hoy.

cientificos-descubren-origen-particulas-alta-energia 5

Los rayos cósmicos consisten mayoritariamente en protones de altas energías. Según aclara Elisa Bernardini, investigadora principal del proyecto en MAGIC, científica de DESY Zeuthen y de la Universidad Humboldt de Berlín, el hecho de que sea tan difícil encontrar las fuentes de origen de los rayos cósmicos se debe a que “los protones de carga eléctrica positiva son desviados por los campos magnéticos en el espacio, por lo que, al no viajar en línea recta, no podemos ver la dirección de donde vienen”.

En cambio, los neutrinos y los fotones, al no tener carga eléctrica, viajan por el universo sin desviarse. Esto permite identificar los objetos astrofísicos en los que se crearon. Por otro lado, los blazares son objetos que pertenecen a la familia de los núcleos activos de galaxias; son conocidos como los más extremos y variables en todas las bandas del espectro electromagnético.