Un simple tuit salva a 26 chicas de convertirse en esclavas sexuales

El tuit de un hombre en la India contribuyó a frustrar los planes de un par de traficantes que habían capturado a 26 niñas para explotarlas sexualmente.

El 5 de julio el pasajero Adarsh ​​Shrivastava, que viajaba en tren al estado de Uttar Pradesh, vio que en su cabina había un gran número de niñas, visiblemente angustiadas.

Instintivamente, Shrivastava sacó su teléfono, creó una cuenta de Twitter y escribió un mensaje en el que etiquetó a varias autoridades de su país, como el Ministerio de Ferrocarriles y la Oficina del Primer Ministro de la India, Narendra Modi.

Estoy viajando en (el tren) Avadh Express. Asiento S5. En mi cabina hay 25 niñas, todas jóvenes, algunas lloran y se sienten inseguras. Posibles negocios con personas. Mi estación actual es Hari Nagar y mi próxima estación es Bagaha y luego Gorakhpur. Por favor ayuda.

tuit-salva-26-ninas-esclavas-sexuales-india

La escena le pareció extraña y, a la vez, familiar: justo 1 mes antes el gobierno de la India, a través de la Comisión Nacional de Protección a los Derechos de los Niños, había lanzado un programa entre usuarios de trenes para que avisaran a las autoridades si veían a niños vulnerables en una probable situación de abandono o riesgo. Las imágenes del programa de prevención eran similares a lo que Shrivastava veía a sólo unos metros.

En cuestión de minutos, la policía india tuiteó que tomaría las medidas necesarias y que pronto llegaría al tren. Media hora más tarde, un grupo de policías vestidos de civil subieron al tren y arrestaron a dos hombres de 22 y 55 años que acompañaban a las niñas y que ahora están siendo juzgados por trata de personas.

La policía que vigilaba los trenes en esa parte de la India informó en un comunicado que las niñas, que probablemente habían sido vendidas como esclavas sexuales, fueron devueltas a sus respectivas familias.



Mira a esta célula convertirse en un organismo (video 📽️)

Admira las maravillas de la diferenciación celular.

Los misterios que esconde la biología son infinitos y su explicación nunca dejará de ser fascinante. ¿Cómo es que una simple célula puede convertirse en un organismo entero? ¿Cuántos microorganismos no habitan ahora el cambiante universo de nuestro cuerpo? Hay veces que la naturaleza tiene todas las respuesta, sólo basta con prestar atención. 

Este video muestra, en tan sólo 6 minutos, el nacimiento de una larva a partir de un zigoto. Más allá del resultado final, lo más bello del cortometraje de Jan van Ijken es su énfasis en el proceso de diferenciación celular, capturado en microscópico detalle. Su nombre es Becoming, gerundio que en inglés describe el estado permanente de convertirse en algo. Incluso su final es el anuncio de un devenir más largo. Esa larva se transformará en un tritón, un organismo que, como nosotros, no dejará de cambiar hasta el día en que deje de serlo.

Esa es, finalmente, la naturaleza de todos los seres, animales y humanos: el cambio. Tómate unos minutos para apreciar este milagro en movimiento y deja que fluyan tus propias reflexiones.

 

 

 



Esta mujer tocó una pieza de Bach a 3,000 metros de altura

Ruth Boden llevó su pasión por la música de Bach al punto más alto…literalmente.

Ruth Boden se toma muy en serio su pasión por la “música de altura”. Tan es así, que decidió escalar los más de 3,000 metros de altura que tiene la Montaña Wallowa en Oregon con su violonchelo amarrado a la espalda. ¿Su propósito? Tocar música de Johann Sebastian Bach desde la cima; y más allá de sobrevivir en el intento, esta mujer logró una improbable fusión: música clásica + adrenalina.

“Quiero trascender los lugares comunes de la música”: precisamente este espíritu documental Andante, que sigue a Ruth en su curiosa travesía. El título juega con el término musical y la extenuante caminata que esta mujer emprendió, acompañada de su preciado instrumento y del director Gavin Carver, quien dio más de una pirueta para proteger su cámara del viento. 

Hay que admitir que Ruth logró su cometido de ir más allá de lo común. En el entorno de la música clásica, que a veces puede resultar algo rígido, su aventura es un giro refrescante y una muestra de que no hay límites para llevar más lejos aquello que nos apasiona. Mira un fragmento aquí: