Tu cuerpo detecta eventos futuros antes de que ocurran (sobre la neurociencia de prever el futuro)

La precognición es una habilidad real y no sólo un fenómeno paranormal.

Existen fenómenos psíquicos que durante mucho tiempo han permanecido como mera superstición, y se asocian con lo irracional e imposible. La capacidad de adivinar el futuro, también llamada precognición o premonición, es uno de ellos.

Dejar de lado estos fenómenos fue un error de la ciencia durante mucho tiempo: uno de esos errores que omitían la importancia de indagar en cuestiones de carácter místico y mitológico que han estado presentes en todas las culturas, y cuya explicación científica no sólo es factible, sino que su estudio es importante más allá de si son verificables.

Porque lo místico es algo sin pretensiones de verdad: un recurso intuitivo más cercano al arte y a la creación espontánea, un fermento de la cultura y la vida misma, y que ahora podría ser un fermento de avances científicos insospechados.

 

¿Cómo funciona la precognición según la neurociencia?

precognicion-adivinar-futuro-neurociencia-psicologia

Sabemos que el cerebro y el organismo forman un mecanismo complejo, aún misterioso en muchos sentidos. Pero la neurociencia se ha encargado de desvanecer diversas falacias respecto a esta machina de sugerentes capacidades, cuyos límites no conocemos. Atrás quedó el mito de las diferencias entre los hemisferios del cerebro, o la teoría –antes contundente– de que el número de neuronas es la base de la inteligencia.

Dejar atrás ciertos prejuicios ha hecho que la ciencia amplíe sus horizontes, al grado de que ha sido capaz de indagar en lo que antes desdeñaba. Un estudio publicado en Frontiers in Human Neuroscience lo demuestra, pues en el mismo se ahonda sobre las actividades cognitivas anticipatorias del organismo y sus posibles implicaciones.

Experimentos como este –y muchos otros que han tenido lugar las últimas décadas– han indicado que el cuerpo humano puede, de hecho, detectar de manera aleatoria estímulos que ocurrirán entre 1 y 10 segundos después. Es decir: tiene una habilidad precognitiva real.

La cognición es el acto de conocer: algo que se hace a nivel cognitivo y que involucra a todo nuestro organismo, especialmente el sistema nervioso autónomo (encargado de controlar las funciones involuntarias), el sentido del tacto y algunos órganos. Sin esto, no seríamos capaces de razonar.

precognicion-adivinar-futuro-neurociencia-psicologia

La conclusión de los experimentos es que el fenómeno de la precognición es tan real como la cognición misma; pero su complejo funcionamiento es lo que mantiene la cuestión todavía como un relativo misterio. La psicología, por su parte, atribuye la precognición al inconsciente y a habilidades intuitivas relacionadas con él.

Lo que la comunidad científica se pregunta es si en un futuro será posible encontrar métodos para que la precognición no ocurra sólo a nivel inconsciente. Pero algo es seguro: si las investigaciones neurocientíficas y psicológicas siguen abordando lo que está lejos de lo meramente supersticioso o paranormal, como la precognición, es probable que evolucionemos nuestro cerebro a grados insospechados.

Porque no cabe duda de que la vida es un proceso multidimensional, multifacético, que fluye en distintos planos (los sueños son un ejemplo de ello). Por eso, más allá de la verificación científica, lo místico tiene un papel cultural clave: hay una lógica en ello que no debe ser objeto de desprecio, sino de un tipo de pasión y curiosidad más cercanas a la alquimia y a la joie de vivre. Algo que, para nuestra clarividente fortuna, la ciencia parece haber entendido.



Música fresca: un poco de lo mejor del momento sonoro (I)

Una carta de navegación sonora: recomendaciones de algo de la mejor música que se está creando hoy.

Sin música la vida sería un error.

F. Nietzsche

Una carta de navegación sonora…

Aquí compartimos algo de la música más estimulante, y siempre de reciente manufactura, que vamos encontrando. Géneros varios y artistas diversos, reunidos en breves selecciones bajo una sola constante: celebrar la creatividad sonora que alimenta el imaginario musical y que, por fortuna, acompaña nuestros soles y tormentas.   

Música fresca (I) 

1. Nils Frahm

2. Holy Motors

3. Casino Versus Japan

4. Kid Gusto

5. Steve Hauschildt

 

All Melody (2018) / Nils Frahm

Un disco minucioso, perfectamente construido y que tal representa el máximo punto que, hasta ahora, ha alcanzado este brillante músico alemán.

 

Slow Sundown (2018) / Holy Motors

Esta banda de Estonia nos convida psicodelia pop con un poco de melancolía cinematográfica; un álbum perfecto para imaginar historias y navegar la noche. 

 

Suicide by Sun (2018) / Casino Versus Japan

La celebración de los 20 años de una de las trayectorias más discretas y refinadas de IDM. 

 

 

Woza Beat REMIXED (2018) / Kid Gusto 

Invocando los dancefloors africanos de los 70’s, con ligeras intervenciones de house, el productor, ingeniero y DJ angelino atina un gran álbum. 

 

Dissolvi (2018) / Steve Hauschildt

Esta mezcla de ambient y minimal techno, con alusiones IDM, es una verdadera delicatessen electrónica. 

 

Curaduría: @Surrealindeath & @ParadoxeParadis



Mira cómo se desdobla este poema de Pablo Neruda en una preciosa animación (Video)

Vale la pena ver esta preciosa intervención audiovisual al poema “El pájaro yo”, del gran poeta chileno.

Más que un arte, la poesía es una especie de perfume que puede impregnarlo todo. Tal vez por eso aparece hasta en los rincones más inusitados y toma innumerables formas. La poesía, como esencia, es maleable.

Una re-mediación poética es precisamente lo que realizó el estudio brasileño 18bis a partir de “El pájaro yo”, obra original del Premio Nobel chileno, Pablo Neruda. Para lograrlo, se recurrió a una técnica de esténciles y papel (capas de papel desplegables, que en la repetición transmiten una idea de movimiento) para narrar la historia de una bailarina en busca de la libertad. 

“El pájaro yo” es un poema que aparece en la compilación póstuma de Neruda y, entre otras, cosas nos recuerda el amor del chileno por la ornitología –en su casa de Isla Negra dedicaba bastante tiempo a observar aves–. 

Poesía animada, remolcada y transcultural para estimular la mente contemporánea: