Además de ser integrante de la legendaria banda de punk Choking Victim, Sascha DuBrul es parte del equipo del Centro Médico de la Universidad de Columbia. Con una vida entre un modesto escenario y un prometedor centro de investigación, DuBrul ha abierto un nuevo panorama para el tratamiento de los trastornos mentales a través del punk.

Un pequeño grupo de médicos, entre ellos DuBrul, está creando un modelo de atención especializado para pacientes con psicosis. Este proyecto incluye un tratamiento de apoyo personal. Esto quiere decir la construcción de relaciones cercanas entre pacientes y profesionales de la salud mental. El propósito es crear un plan que atienda principalmente a adultos jóvenes y contribuya en la prevención del desarrollo de enfermedades mentales, así como a un tratamiento óptimo.

sascha-dubrul-punk-musica-trastornos-mentales

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció que con los fondos económicos se podrá llegar a garantizar un tratamiento completo a todos los jóvenes con enfermedades mentales. Después de haber experimentado en carne propia el sistema psiquiátrico, DuBrul se convirtió en un especialista médico, o lo que el llama “un sanador herido”.

De joven, cuando tenía unos 20 años, fue diagnosticado con depresión maníaca. Sin embargo, lo único que recuerda de esa experiencia es salir del hospital sedado y con pocas esperanzas de hacer una vida normal, hasta que encontró el lado punk.

También en Ecoosfera: ¿Qué tan cercana es la “locura” del Joker a un trastorno mental?

 

La conexión entre los trastornos mentales y el punk

Un joven DuBrul, decidido a demostrar a que para un paciente había mucho más que sedantes, encontró entre los punks un nicho en el cual exhibir su hostilidad hacia el sistema psiquiátrico. Encontrando un refugio en la frenética melodía de la música punk, el músico y al mismo tiempo paciente experimentó una confianza única. A partir de ahí, el camino de DuBrul por el punk fue una forma de medicación sin efectos secundarios.

“Agradezco al punk rock por darme el espacio para ser yo mismo y no tener miedo de mi ira y locura” – (DuBrul).

Sin embargo, después de un tiempo, una depresión abatió al músico. Tras atravesar un asfixiante aislamiento durante su hospitalización, DuBrul escribió “El mundo bipolar”, un artículo que detalla sus experiencias.

trastornos-mentales-salud-mental

“Siento desesperadamente la necesidad de conectarme con otras personas como yo.

Poder validar mis experiencias y no sentirme tan solo en el mundo” – (DuBrul).

A partir de este artículo, DuBrul logró conectar con personas que habían vivido experiencias similares, y en parte de ahí surgió el modelo de atención colectiva. Así nació el Proyecto Ícaro, una comunidad que buscar brindar un contexto más amplio sobre la salud mental.

 

Un giro inesperado que dio frutos

A medida que el sitio comenzó a crecer, el Proyecto Ícaro se asoció con la Universidad de Nueva York. Así, la institución pidió al creador de este proyecto generar una red de apoyo de salud mental más integral dentro del campus.

En 2008, con el proyecto arrancando en la Universidad de Nueva York, el Hospital Bellevue invitó a este activista punk a hablar en una conferencia sobre su visión de un modelo de atención mental más centrado en el paciente. Sin embargo, otro ataque de psicosis llevó al músico nuevamente a las manos del sistema.

sascha-dubrul-sistema-psiquiatrico

Abrumado por otra difícil hospitalización, DuBrul salió sin poder retomar sus actividades. Pero había una en particular que llamaba su atención: estudiar una carrera universitaria. Después de completar satisfactoriamente sus estudios e ir más allá en el entendimiento de la salud mental, DuBrul regresó a escena.

Ahora, con más experiencia que nunca, el músico punk trabaja en el Centro Médico de Nueva York para revisar la forma en que se trata a los pacientes con trastornos mentales. “Es increíblemente punk lo que estoy haciendo ahora, estoy cambiando activamente el sistema de salud mental”, agrega DuBrul.

 

Sigue leyendo: El antihumanismo de los tratamientos psiquiátricos (un atentado contra el sujeto)