El nuevo tráiler de “Stranger Things” es el suceso (porque nos encanta la nostalgia por los años 80)

Esta serie evoca el pasado, pero demuestra que queda mucho por ver en el futuro. Y eso nos encanta.

Si algo caracteriza a la serie Stranger Things es su atmósfera, misma que nos transporta a los años 80 del siglo XX. Esta década aún añorada vio nacer a muchos millennials que hoy tienen 30 años, y sin duda muchos de los que nacieron después todavía se vieron marcados por las tendencias de los 80: por su música, su ropa, sus películas… en fin, su fosforescente cultura.

Lo interesante, no obstante, radica en cómo esta serie peculiar logra mezclar la nostalgia con la expectativa, lo que arroja pistas sobre el éxito que ha conquistado. Porque indudablemente vivimos en una época donde vemos con nostalgia hacia atrás, a veces pensando que todo lo bueno quedó en el pasado. Pero no cabe duda de que Stranger Things nos demuestra que el asombro sigue siendo una constante humana.

Y es que el nuevo tráiler de la tercera temporada de Stranger Things está repleto de instantes fugaces que nos hacen dudar de todo lo que podríamos haber creído hasta ahora sobre los personajes y sus diversas historias. Esta rara simbiosis entre el sentimiento de pena por los tiempos que ya no volverán y la expectativa por lo que pasará sin duda hace de Stranger Things una serie que nos lleva a apreciar la posibilidad de vivir en el momento presente. Porque en esta serie es realmente difícil predecir nada, sobre todo porque es una explosión de creatividad sci-fi que rompió parámetros –demostrando que aún es posible hacerlo–.

¿Quieres ver qué tan expectante te deja el nuevo tráiler de la tercera temporada de Stranger Things? Aquí te lo dejamos, y esperamos saber si te emociona tanto como a nosotros. Suponemos que no hay necesidad de recordar que se estrenará el 4 de julio, ¿verdad? Será una de las tantas cosas que ver este 2019 en Netflix.



Amor, vulnerabilidad y masculinidades alternas: entrevista con el poeta Jericho Brown

“Creo que especialmente para los hombres es difícil salir al mundo a decirles a todos ‘Estoy buscando intimidad. Estoy buscando ser vulnerable.'”

Jericho Brown, nacido en Louisiana en 1973, es uno de los poetas más interesantes de la escena literaria estadounidense actual. Con Please, The New Testament y The Tradition, tres breves pero contundentes libros, Brown ha cimentado una sensibilidad muy particular, donde se unen la rabia y el dolor de la violencia policial que sufren las comunidades afroamericanas, con los propios episodios de la vida del autor lidiando con temas como el racismo, la homosexualidad, la autoimagen corporal y lo que significa ser una persona sensible en un mundo que parece castigar la sensibilidad.

Portada de “The New Testament”

En una entrevista reciente, Brown comparó la creación artística con el enamoramiento. Según él, se trata de actos en donde nos ponemos en situación vulnerable, y que eso es precisamente lo que nos atrae del arte.

“Es como cuando estás enamorado. No te puedes enamorar sin ser vulnerable (…) Todo en nuestra cultura nos entrena para no ser vulnerables, para evitar la intimidad. Y la poesía nos pide que seamos de una forma en la que normalmente no estamos entrenados para ser. La poesía puede entrenarnos para ser así. No estamos entrenados para hacerlo. Creo que es difícil admitirlo para la gente. Creo que especialmente para los hombres es difícil salir al mundo a decirles a todos ‘Estoy buscando intimidad. Estoy buscando ser vulnerable.’”

Y es que, para Brown, los poetas siempre se escudan en ocupaciones secundarias cuando se les pregunta a qué se dedican: responden que dan clases o editan libros, pero no se nombran a sí mismos “poetas”, es decir, seres vulnerables.

jericho-brown
Jericho Brown (Imagen: AJC.com)

¿Pero qué significa exactamente ser vulnerable, y por qué eso debería ser importante?

Para Brown, se trata de que la poesía nos permita observar dentro de nuestros propios abismos sin sucumbir al vértigo. En sus propias palabras,

“Cuando empiezas a observarte a ti mismo encuentras un montón de mierda fea. ¿Sabes a qué me refiero? Así que, cuando hablo de ser vulnerables, me refiero a la habilidad para observar esa mierda fea. Transformar la mierda fea en lenguaje que va a convertirse en algo que esperamos que sea hermoso (…), pero no significa que creas que es hermoso. Puedes ver lo feo que es.”

La vulnerabilidad nos permite observarnos a nosotros mismos y a los demás sin voltear el rostro. Cuando hablamos de intimidad en aspectos emocionales, se trata de poder acercarnos a nuestros rasgos menos atractivos sin tratar de estetizarlos, ni hacer como que no están ahí.

El trabajo creativo (aunque, desde cierto punto de vista, cualquier trabajo, así como la vida misma, comportan un ingrediente de creatividad) es especialmente exigente a este respecto: la obra de arte le pide al artista su vulnerabilidad, y a su vez el artista debe estar atento para reconocer que esa vulnerabilidad que lo lastima puede nutrir su relación con el mundo.

“Escribir más allá de las líneas que salieron fácilmente. La gente llega a la línea fácil y creen que ya terminaron. Pero ese es solo el comienzo. Ahí es cuando te dices, ‘¡Mierda, ahora voy a tener que decir la verdad porque acabo de mentir!” (…) Para mí, eso es lo que quiero decir al hablar de ser vulnerables frente a la obra. Me refiero literalmente a sentarte y hacerla y tomar lo que te ofrezca. Y si no te está dando nada, entonces insistir en ella hasta que lo haga.”

Aquí puedes leer y escuchar algunos poemas de Jericho Brown en español.



“ReMastered”: la otra vida de los músicos más legendarios (Netflix 🎬)

¿Estuvo la CIA involucrada en el asesinato de Bob Marley? ¿Qué le pasó a Víctor Jara, el Bob Dylan de América?

Bajo el eslogan “The music you know. The stories you don’t” (“La música que conoces. Las historias que no”), Netflix incursiona en los momentos más álgidos en la carrera de algunos consagrados músicos –y su papel en la vida política de sus países–, en la serie documental ReMastered.

remastered-netflix-serie-documental-mejores-documentales-2019

Estrenada el 12 de octubre de 2018, ReMastered ya ha contado la turbulenta historia de artistas como Bob Marley, en cuyo asesinato estuvo involucrada la CIA­. También de Johnny Cash, a quien el presidente Nixon guiñó el ojo para aprovecharse de su popularidad. E incluso de algunas figuras menos conocidas pero muy importantes, como Jam Master Jay, un hip-hopero jamaiquino cuyo asesinato quedó impune.

El cuarto estreno de ReMastered fue este 11 de enero.

Massacre at the Stadium retrata la historia de Víctor Jara, el Bob Dylan de América, quien fue asesinado durante la dictadura en Chile en 1973. La popularidad de Víctor Jara es tal que el estadio donde fue asesinado fue rebautizado con su nombre para homenajearlo, y hasta hace poco sus fans y familiares aún buscaban justicia para el cantautor. Afortunadamente –aunque 45 años tarde–, el Estado chileno ya castigó a los culpables.

Todas estas historias –y otras cuatro que están aún por estrenarse– demuestran el lado político de la música, y cómo ésta tiene un impacto poderoso en la psique colectiva de cada generación. Más allá de romanticismos, la música como movimiento tiene la capacidad de transformar radicalmente a las colectividades y hasta de invertir toda suerte de estereotipos, como si se tratase de una suerte de hechizo.

Pero en realidad no es de extrañar que la música se entreteja con los acontecimientos sociales que son capaces de marcar a una generación. Porque la música equivale a otro lenguaje: uno mucho más cercano a las emociones. ¿Y qué hay más político que las emociones?

No dejes de ver ReMastered si quieres entender a mayor profundidad lo que la música implica para las sociedades contemporáneas, y el por qué de la correlación entre la cultura y la transformación del mundo.