Cuando Pixar lanzó la primera película de Toy Story, muchos de nosotros éramos niños, o quizá todavía ni siquiera nacíamos. Eso fue en 1995, es decir, hace 24 años. La mayoría de quienes vieron esta película cuando tenían menos de 10 años hoy tienen por lo menos 25 años, y quizá hasta 30 o 35.

No extraña que ante los adelantos de la cuarta entrega de esta entrañable saga, la mayoría sienta el peso del tiempo encima. Los comentarios en redes sociales así lo demuestran, no sin un giro de humor y un poco de nostalgia.

Así, el nuevo tráiler de Toy Story 4 nos recuerda que nunca somos demasiado grandes o “viejos” como para ver caricaturas, ni mucho menos para jugar o hacerle guiños a la idílica etapa de la infancia.

De hecho, psicoterapeutas y psicólogos coinciden en que ver caricaturas es bueno para la salud de los adultos, ya que éstas permiten aliviar síntomas de ansiedad y depresión. Se trata de lo que Freud llamó “mecanismos de defensa”, los cuales sirven para sobrevivir a los conflictos cotidianos. En el caso de las caricaturas, y más de películas animadas como Toy Story, resulta bastante obvio por qué verlas nos proporciona alegría y bienestar.

Aunque quizá el hecho de que que queramos seguir viendo caricaturas –y nos emocione tanto ver el tráiler de Toy Story 4– se deba a que, en el fondo, nunca dejamos de ser niños. Como dijera el poeta Fernando Pessoa, “nunca fui sino un niño que jugaba”.

Aquí te dejamos el tráiler de Toy Story 4 para que lo compruebes por ti mismo.